Aloe Vera, aliada de la salud y la piel

Aloe Vera, aliada de la salud y la piel

814
0
Compartir
Planta medicinal con múltiples usos externos e internos desde la antigüedad. Foto: Chris Littler

Es muy rica en nutrientes y otras sustancias de interés para nuestro organismo con acción emoliente, cicatrizante, coagulante, hidratante, antialérgica, desinfectante, antiinflamatoria, astringente y laxante. Los científicos han identificado más de 75 compuestos, principalmente vitaminas, minerales, enzimas y aminoácidos.

El Aloe Vera –Aloe Barbadensis Miller– es una planta conocida a nivel mundial por ser muy beneficiosa para la salud. Su presencia se remonta a los orígenes de la humanidad, pero sus múltiples propiedades se están comercializando desde hace mucho menos tiempo. Se ha escrito que Alejandro Magno conquistó la isla de Socotora, en el Sur de Arabia, porque en ella había gran cantidad de aloes. Según dicen, la propia Cleopatra usaba diariamente el aloe como un ingrediente esencial en su cuidado diario.

Aloe vera vérsatil: en jugo, hojas o pomada

Zumo o jugo: El jugo del Aloe Vera se extrae de la pulpa, ya que la piel es muy irritante. Esta es la forma más popular de tomarlo: se diluye una cucharada sopera en medio vaso de agua y se toma de una a tres veces al día antes de las comidas.

Gel: El Aloe Vera forma parte del gel de ducha para poder aplicarlo en la higiene diaria. Es una forma poco concentrada -depende del fabricante- pero en cambio es una forma de aplicarlo cada día.

Fresco: Aplicar la hoja de Aloe Vera hendida directamente sobre las quemaduras, las heridas, la piel seca, las infecciones por hongos y las picaduras de insectos. Pueden tomarse hasta dos cucharadas en un vaso de agua o con zumos de frutas tres veces al día como tónico.

Pomada: Abrir varias hojas de Aloe Vera para obtener gran cantidad de gel y hervirlo hasta formar una pasta espesa que se guarda en frascos limpios en un lugar fresco y se utiliza igual que las hojas.

Vino Tónico: El gel de Aloe Vera fermentado con miel y especias recibe el nombre de “kumaryasava” en la India y se emplea como tónico contra la anemia y los trastornos de la función digestiva y hepática.

Inhalaciones: Utilizar el gel de Aloe Vera en vahos contra la congestión bronquial.

Tintura: Utilizar de uno a tres mililitros (ml.) de Aloe Vera por dosis como estimulante del apetito o contra el estreñimiento. Cuidado, su sabor es desagradable.

Polvo: Se usan de 100 a 500 mg. de Aloe Vera por dosis o en forma de cápsulas como purgante para el estreñimiento persistente y para estimular el flujo de la bilis.

Propiedades y sustancias naturales que contiene

  • Aloemitina: Previene y controla la propagación de ciertas formas cancerígenas.
  • Aloemodina: Regula el funcionamiento de la mucosa intestinal.
  • Aloeoleina: Mejora úlceras duodenales y estomacales. Disminuye la acidez.
  • Aloetina: Neutraliza el efecto de las toxinas microbianas.
  • Aminoácidos: Interviene en la formación de proteínas.
  • Carrisina: Refuerza el sistema inmune y aumenta las defensas.
  • Cretinina: Resulta fundamental en las reacciones de almacenaje y transmisión de la energía
  • Emolina, Emidina, Barbaloina: Generan ácido salicílico, de efecto analgésico y antifebril.
  • Fosfato de manosa: Actúa como agente de crecimiento de los tejidos con efecto cicatrizante
  • Mucílago: Posee actividad emoliente sobre la dermis.

Más nutrientes:

Vitaminas: Betacaroteno, B1 o tiamina, B2 o riboflavina, B3 o niacina, B6 o piridoxina, B12 o cianocobalamina, vitamina C ó ácido ascórbico y vitamina E.
Minerales: Calcio, fósforo, potasio, hierro, sodio, magnesio, manganeso, cobre, cromo y cinc.
Polisacáridos: Un número en constante aumento de terapeutas y médicos han trabajado durante años con el aloe vera y han comprobado con la práctica sus beneficios. Se piensa que uno de los principales factores de las propiedades curativas de esta planta sea su contenido de polisacáridos o hidratos de carbono complejos.
Aminoácidos esenciales: Isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina y valina.
Aminoácidos no esenciales: Ácido aspártico, ácido glutámico, alanina, arginina, cistina, glicina, histidina, hidroxiprolina, prolina, serina y tirosina.
Enzimas: Fosfatasas, amilasas y bradiquinasas que estimulan el sistema inmunitario y tienen acción analgésica y antiinflamatoria; catalasas que previenen la acumulación de agua en el cuerpo; celulasas que favorecen la digestión de la celulosa, creatina fosfoquinasa de acción en el músculo y lipasas que ayudan a la digestión.
Ácidos grasos: En particular, el ácido caprílico, el cual se usa en el tratamiento de las infecciones por hongos.

Otras sustancias con efectos medicinales son aloina -antibiótico, purgante-, isobarbaloina -analgésico, antibiótico-, ácido aloetico –antibiótico-, emodina -bactericida, laxante-, ácido cinámico -analgésico, anestésico-, aceite eterolo –tranquilizante- y ácido crisafánico -fungicida para la piel-.

Muy efectiva para la piel y la cara

Combate las siguientes manifestaciones: Sequedad de la piel, manchas en la piel, irritaciones cutáneas, quemaduras, acné, eccemas, verrugas, psoriasis, torceduras, esguinces, dolores reumáticos, artritis, úlceras bucales, gastritis, úlceras gastroduodenales, síndrome del colon irritable y flatulencias.

Combina con estas plantas: Llantén mayor, malvavisco, malva, avena, rosal, aceite de onagra, borraja, caléndula y cola de caballo.

Es presentada en las siguientes formas: Se administra oralmente bajo forma de bebida -zumo de las hojas, té de aloe- y en polvos y cápsulas. Actúa como purificante y desintoxicante dulce pero es necesario utilizar solo el gel y no la aloina presente bajo la capa de recubrimiento de la hoja. De esta forma acciona sobre todo el aparato digestivo y penetra en el tejido celular. Además elimina las células muertas de la piel, ayuda a regenerar el crecimiento de las nuevas y favorece la salud de los tejidos acelerando la curación.

5 consejos para utilizar el Aloe Vera

1) Dejar al aloe vera tiempo suficiente para actuar, al menos tres meses, de forma que el organismo pueda adaptarse al producto bajo el asesoramiento de un profesional cualificado.
2) Cuando comience a tomar aloe vera en forma líquida debe nivelar cual es la dosis óptima para usted. La dosis depende del uso, por lo que será distinto si pretende utilizarla solo como tónico, o bien, para un problema específico, digestivo o de la piel.
3) La mayoría de la gente toma el zumo con el estómago vacío, pero se dice que ayuda a las digestiones por lo que puede tomarse un poco antes o después de comer abundantemente.
4) Si surgieran síntomas aparentemente sin motivo y se piensa que la causa pueda ser el aloe vera, suspenda la toma por dos o tres días. Se recomienda comenzar de nuevo con dosis muy pequeñas que se irán aumentando progresivamente, para dar tiempo al organismo a habituarse a esta sustancia.
5) Si sufre un aumento de las deposiciones, es necesario beber mucha agua y disminuir la dosis.

Sábila, múltiples usos en un solo producto

Entre las virtudes curativas que se le atribuyen podemos mencionar:

  • Actúa como antiinflamatorio, analgésico, antiviral y antitóxico.
  • Previene y reduce la inflamación artrítica.
  • En úlceras gastrointestinales, tras la atención médica precisa, puede tomarse jugo de aloe cuatro veces al día antes de las comidas y al acostarse.
  • Trata los problemas intestinales y facilita la digestión por su alto contenido en enzimas.
  • Reduce el azúcar en la sangre en casos de diabetes.

Precauciones sobre el uso de aloe vera:

El aloe carece de efectos secundarios y no es tóxico, pero algunas personas pueden ser alérgicas, por lo que siempre es mejor frotar un poco en la piel suave del antebrazo, y si eres alérgico a los pocos minutos sentirá un pequeño picor y algo de erupción.
También se pueden derivar efectos indeseables por su mal uso. Siempre es necesario consultar antes de dejar el tratamiento médico. Asimismo, ante cualquier efecto secundario, primero es aconsejable que sea atendida y valorada por un especialista. El uso de esta planta, tanto por vía interna como externa, es prácticamente siempre compatible con cualquier otro tratamiento.

Otras situaciones para estar alerta:
-No se debe emplear durante el embarazo ya que los glúcidos de la antraquinona son fuertemente purgantes.
-Las hojas en grandes dosis pueden producir vómitos.
-Algunos cosméticos apenas incluyen cantidad de aloe en sus productos. Hay que asegurarse de que poseen suficiente cantidad.

Descripción de la planta de Aloe Vera:

Es una planta perteneciente a la familia botánica de las Liliaceas, rica en vitaminas, aminoácidos y enzimas. La palabra “Aloe” deriva probablemente del árabe “Alloeh”, que significa “sustancia amarga” o bien del griego “Alos” que significa “mar”. Está acompañada por la palabra latina “Vera” porque en la antigüedad esta variedad era considerada la más eficaz de las medicinas populares.

Crece en climas tropicales, en terrenos arenosos y áridos. Se asemeja a un cactus pero en realidad es una planta perenne. Se caracteriza por hojas verdes y largas, duras, con forma de espada, punta aguda y una serie de puntas de aspecto amenazador sobre cada borde. Las hojas crecen directamente del suelo, según un esquema de arandela. El género aloe tiene la capacidad de conservar el agua de lluvia, lo que le permite sobrevivir por largos períodos de tiempo en condiciones de sequía. Después de tres años de vida de la planta, el gel contenido en las duras hojas verdes externas posee su máximo nivel de contenido nutricional.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO