Desayuno equilibrado y sano para niños

Desayuno equilibrado y sano para niños

78
0
Compartir
El apetito del niño depende de su crecimiento y nivel de actividad. Imagen: Maddox74

Una alimentación completa y saludable es fundamental para que los niños crezcan sanos y fuertes; de una nutrición infantil completa y correcta dependerá no sólo su desarrollo físico, sino también psíquico y mental.

La niñez es un período crucial en el desarrollo físico y psíquico de las personas. Es por eso que se deben cubrir las necesidades de los niños a medida que van creciendo, ajustándose a cada paso.
Es muy importante que desde su nacimiento el niño siga una alimentación adecuada a sus necesidades, sin excesos ni carencias. De esta manera y cuidando a la vez el proceso educativo y la adquisición de hábitos alimentarios, se ayudará a garantizar un desarrollo óptimo.

Para los niños es fundamental comer alimentos saludables pero padres y niños no siempre se ponen de acuerdo acerca de lo que deben comer. Entonces, ¿cómo puedes asegurar que los niños están comiendo los alimentos correctos?

Comienza con buenos hábitos alimenticios

Los niños de corta edad necesitan tres comidas regulares, más una o dos colaciones o refrigerios, siempre teniendo en cuenta que:

  • Se deben planificar el horario de todas las comidas principales y de las colaciones de tal forma que no queden demasiado cerca de los horarios de las primeras.
  • Se deben elegir alimentos de los cinco primeros grupos alimenticios señalados en la Guías Alimentarias.
  • Procura enseñar buenos hábitos alimenticios con el ejemplo. Tus hábitos alimenticios saludables harán que tú también seas más saludable.
  • Disfruta las comidas con tus hijos. Ellos aprenderán de ti cómo y qué comer.

Porciones para niños

Sirve porciones pequeñas a los niños de corta edad; si se quedan con hambre, ellos pedirán más comida. Ofréceles nuevos alimentos en porciones aún más pequeñas, como una o dos cucharadas, así se vayan adecuando y más adelante podrás incorporarlas en mayor cantidad y frecuencia.

Si tienes niños quisquillosos para comer

Con frecuencia los niños quieren comer el mismo alimento comida tras comida. Este comportamiento se conoce como “manía por un alimento”. Por lo general, esta manía no dura lo suficiente para perjudicar la salud del niño; si se trata de un alimento saludable, los padres pueden permitir que el niño lo siga comiendo hasta que se le pase la manía.
Es posible que los niños de corta edad coman menos un día y más al día siguiente; su apetito depende de su crecimiento y nivel de actividad. Si crees que el niño está comiendo muy poco o demasiado, consulta siempre a profesionales.

Utiliza las Guías Alimentarias para Niños, te ayudará a enseñar a tus hijos qué deben comer para crecer y mantenerse saludables. En ésta se muestran los alimentos que los niños conocen y disfrutan. La alimentación sana es la respuesta para su desarrollo pleno.

Ofrece a los niños de corta edad una variedad de alimentos de los primeros cinco grupos alimenticios. Cada grupo proporciona las sustancias nutritivas y la energía que los niños necesitan. Ningún grupo alimenticio es más importante que otro. Para crecer y ser saludables, los niños necesitan comer diferentes alimentos cada día, en distintas proporciones.

Un desayuno equilibrado puede prevenir la obesidad infantil

Un desayuno equilibrado, debe estar compuesto por los tres primeros grupos de alimentos de las guías alimentarias. Estos son:

  • Leche, yogur o quesos -pueden ser de origen vegetal-
  • Frutas o zumo (jugo)
  • Hidratos de carbono (cereales, legumbres y derivados: hojuelas de maíz, panes, galletas.)
  • Otros: dulce o productos lácteos grasos de forma moderada, pero no son indispensables.

Cuando el desayuno aporta los alimentos citados arriba, con toda seguridad, contribuirá a que los niños tengan más energía y más fuerza para desarrollar las actividades que les exija el día. El tiempo que dedican al desayuno es importante también. Debe ser mayor a 10 minutos. Esto es relevante del mismo modo con el resto de las comidas.

El desayuno es la comida más importante del día. Supone, al menos, ¼ de las necesidades nutricionales de los niños. Cuando los niños no desayunan bien no tienen la energía y la vitalidad para afrontar el esfuerzo físico e intelectual que les exigen las actividades escolares.

En resumen, los niños que desayunan mal o no lo hacen tienen repercusiones, siendo el aumento de la obesidad infantil, en la mayoría de los casos, una consecuencia directa de un desayuno insuficiente. Además, un desayuno no adecuado hará con que los niños sientan a media mañana la necesidad de un gran aporte energético, encontrados en productos de alto contenido de azúcar y de ácidos grasos; otra relación directa con el crecimiento de los índices de sobrepeso y de obesidad durante la infancia, por su alto contenido calórico y bajo contenido nutricional.

El desayuno ideal

En muchas ocasiones, por la falta de tiempo, las prisas, y los atrasos, algunas familias prescinden de dar de desayunar a sus hijos en casa. Son obligados, por las circunstancias, a llevaren a sus hijos más temprano al colegio y que desayunen allí o no lo hagan.
Una alternativa sería planificar o preparar total o parcialmente el desayuno del día siguiente.

En algunas escuelas se sirve el desayuno o una colación que no siempre es controlado por nutricionistas, lo que significa que no siempre se puede confiar en ese servicio. Los padres deben conocer qué desayunas los chicos.

Todo es una cuestión de hábito. Si desde la más temprana edad los niños son acostumbrados a desayunar bien, su organismo se habituará a esta costumbre,y le exigirá un buen desayuno todos los días, y ellos se sentirán satisfechos. Y la familia estará previniendo lo que hoy es una preocupación mundial de los expertos de alimentación: la obesidad infantil y la mala nutrición.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO