Bebidas light: ¿Cuáles son sus efectos?

Bebidas light: ¿Cuáles son sus efectos?

962
0
Compartir
Todas las gaseosas están compuestas por agua carbonatada y azúcar o edulcorantes. Foto: Marcos André

Ante la palabra “light” en las etiquetas de los productos, tendemos a asumir que éstos son total y absolutamente sanos, contribuyendo al cuidado de nuestra salud. Pero, ¿qué es lo que hace que un producto sea light?

En el caso puntual de los refrescos y gaseosas, reciben la denominación light aquellas bebidas cuyo aporte calórico es casi nulo, por lo que hablar de productos dietéticos en el sentido más estricto sería correcto. Pero en el caso de otros productos industriales, como los dulces, el azúcar es reemplazado por edulcorantes como el sorbitol (común en los chicles sin azúcar), la sacarina o el aspartame.

La ventaja de las gaseosas light, desde el punto de vista dietético, es que aportan muy pocas calorías: una lata contiene unas 2 calorías, mientras que la gaseosa común contiene 149 calorías por lata. Y es por su bajo aporte calórico el motivo por el cual muchas personas las consumen de forma desmedida, ignorando que un consumo excesivo de este tipo de bebidas puede confundir al organismo y perjudicar el seguimiento de una dieta.

Las bebidas gaseosas light pueden acarrear una serie de problemas relacionados con el metabolismo y la función del calcio en el organismo. Las bebidas cola light, por ejemplo, por su alta concentración de fósforo, alteran la absorción de calcio en los huesos, pudiendo provocar problemas de densidad ósea. Al mismo tiempo, por su composición, incrementan la disolución del esmalte de los dientes.
Es importante recordar que, si bien carecen de azúcar, estas bebidas no están exentas de contener otros activos que no son precisamente beneficiosos para la salud. Otro ejemplo de esto es la cafeína, que en altas concentraciones puede provocar estrés en los riñones.

Composición de las bebidas light

Todas las bebidas gaseosas comparten, básicamente, una misma fórmula: agua carbonatada, y azúcar o, en el caso de las bebidas light, edulcorantes. Lo que distingue una bebida de otra en sabor, olor, color y apariencia es lo que se añade después: jugo de frutas como naranja o limón, extractos vegetales como cola o quinina, además de aditivos diversos como conservantes, acidulantes y colorantes.

El gas carbónico aligera y suaviza la percepción del sabor dulce en las bebidas colas y de naranja y amargo en tónicas. De esta manera, al terminar el trago predomina una sensación fresca y agradable, con las burbujas potenciando el aroma y acidez de la bebida.

Optar por las versiones light es inteligente: su aporte calórico es mínimo o incluso nulo, y el aspartame E951 y otros edulcorantes utilizados, según el saber científico actual, no resultan perjudiciales para la salud. Además, las cantidades de edulcorantes contenidas en estas bebidas son razonables; para superar la ingesta diaria sugerida por autoridades sanitarias un adulto tendría que consumir 8 litros de bebida light por día.

Las bebidas tónicas están compuestas por agua y gas carbónico (agua gasificada), azúcar o edulcorantes, aditivos, y extracto vegetal de quinina, un alcaloide amargo que se extrae de la corteza del árbol quino y que tiene efectos tonificantes sobre el sistema nervioso. En las bebidas colas, la cafeína proviene del extracto de nuez cola, fruto tropical que la contiene de forma natural.

Como sustancia estimulante, en dosis moderadas no mayores a los 200ml al día, la cafeína favorece el trabajo intelectual y la actividad muscular. Pero en cantidades mayores puede provocar ansiedad e insomnio, siendo este efecto aún más pronunciados.

Los refrescos cola suelen contener 11ml. de cafeína cada 100ml. El té negro contiene el doble, las bebidas energéticas o energizantes el triple, y el café de filtro contiene 7 veces más. Además, las bebidas cola contiene ácido fosfórico, un aditivo acidulante y antioxidante, cuyo consumo excesivo se relaciona con la descalcificación de los huesos.

Las bebidas a base de jugo de naranja, limón o pomelo contienen un promedio de 7gr. de azúcar por litro que les aporta el zumo concentrado de la fruta. Pero a diferencia de otras bebidas gaseosas, aquellas a base de zumo contienen vitaminas y minerales que los otros carecen.

Efectos de los refrescos en la salud

  • Acidulantes y huesos: el consumo habitual de refrescos cola supone un aporte extra de fósforo, que en cantidades elevadas tiene un efecto desmineralizante y está directamente relacionado con la descalcificación de los huesos.
  • Azúcares y caries. Por su alto contenido de azúcares simples y si acidez, las bebidas gaseosas deterioran el esmalte de los dientes, favoreciendo la aparición de caries.
  • Azúcares y obesidad. Una lata de refresco equivale a tres sobres de azúcar.
  • Burbujas y aerofagia. Las bebidas gaseosas pueden producir aerofagia, que es la acumulación de gases en el estómago y el intestino, dificultando la digestión.
  • Cafeína. Consumir cantidades superiores a los 200mg por día puede causar o acentuar ansiedad e insomnio, y es importante recordar que otras bebidas, como el café y el té, también contienen cafeína.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO