5 formas de comer semillas de calabaza

5 formas de comer semillas de calabaza

219
0
Compartir
Foto: torange

La mayoría de las personas no piensan en comer las semillas de la calabaza después de haberla abierto y limpiado. Las semillas de calabaza, también llamadas pepas, sin embargo, son en verdad muy buenas para comer y muy saludables.

Generalmente son planas, de color verde oscuro y blandas como las semillas que encuentras en el anco. Saben ligeramente dulces. La mayoría de las semillas de calabaza están recubiertas de una capa color crema que es comestible. Por lo tanto, ¿sabes cómo comerlas y sacarles provecho?

¿Como puedo consumir de las semillas de calabaza?

Las semillas de calabaza son en verdad muy buenas. Hay varias formas de prepararlas las cuales querrás saber e intentar:

1) Crudas

Simplemente puedes comerlas directamente extraídas de la calabaza. Ya sea que las comas sin la cascara o con la cáscara depende de ti. Es completamente seguro comer la cascara de las semillas de calabaza si prefieres. Algunas personas le quitarán la semilla de las cáscaras para los niños para que no se ahoguen con las mismas. La cáscara no se mastica fácil y si no las masticas completamente, la cascara puede obstruir tu garganta o raspar el interior de la misma al tragarla. A algunos individuos les da dolor de estómago por comer las semillas de calabaza enteras, por lo que deben ser precavidos a la hora de comer las semillas con la cáscara. Sin embargo, mientras mastiques cuidadosa y totalmente, las semillas de calabaza son generalmente seguras para comer con o sin cáscara.

2) Fritas

Las semillas de calabaza saben muy bien cuando se fríen, por lo que es una buena respuesta a cómo comer las semillas de calabaza. Lo único que se necesita es un poco de aceite de oliva caliente en donde coloques las semillas. Fríes las semillas hasta que comienzan a saltar. Agrégales 1 cucharada de azúcar en la sartén y carameliza las semillas hasta que comiencen a saltar. Esto sirve como un dulce de semillas de calabaza.

3) Horneadas

Coloca el horno en 375 grados Fahrenheit (190ºC). Necesitarás separar las semillas de la pulpa de la calabaza. Puedes hacerlo manualmente o utilizando un peine limpio para separar la pulpa de las semillas. Luego limpia la parte externa de la cáscara de las semillas, para que no tengan rastros de la pulpa en ellas. Si dejas algo de la pulpa en las semillas, esto le agrega algo de sabor. También puedes remojar las semillas de calabaza en agua por un par de horas, y luego colar las semillas con un colador de malla. Cuando saques las semillas del colador, estarán muy limpias. Luego seca las semillas con papel de cocina y colócalas en una plancha para horno. No necesitas sazonarlas, pero un poco de curry, copos de chipotle, o pimienta cayenna son una buena forma de agregar sabor. Si quieres semillas de calabaza dulces, puedes agregar algo de clavo de olor, canela o nuez moscada. Sal y pimienta son buenas opciones, también. Después de eso, coloca las semillas de calabaza en el horno por 20 minutos, después de lo cual estarán de color dorado y con una textura crujiente. Enfríalas antes de masticarlas.

4) Tostadas

¿Quieres saber cómo comer semillas de calabaza tostándolas? Coloca el horno en 400 grados Fahrenheit (204º C). Hierve agua y luego coloca las semillas de calabaza allí por 10 minutos. No olvides separar las semillas de la pulpa de la calabaza a mano o peinando la pulpa de las semillas con un peine limpio. Una vez que las semillas son separadas de la pulpa y hervidas, puedes colarlas utilizando un escurridor. Luego coloca aceite de oliva en el fondo de una sartén y mezcla las semillas con el aceite. Colócalas en el horno al máximo, y hornéalas por 5 a 20 minutos. Si las semillas son pequeñas, solo tomará 5-7 minutos para dorarlas mientras que las semillas medianas se tostarán en 10-15 minutos. Las semillas grandes de calabaza llevarán 20 minutos para que se tuesten completamente. Deja que se enfríen antes de comerlas.

5) Incorpóralas en tus recetas

Las semillas de calabaza saben muy bien por sí solas, pero pueden agregarse como parte de algunos platos grandiosos, incluyendo ensaladas, panes, flan, pesto, y turrones. Ahora que quieres saber cómo comer las semillas de calabaza, algunas recetas no pueden ser ignoradas. Aquí hay dos recetas deliciosas y fáciles de hacer para que comiences:

PESTO CON SEMILLAS TOSTADAS DE CALABAZA

Ingredientes: Cantidad:
Hojas de cilantro frescas empaquetadas ½ taza
Hojas de perejil fresco ½ taza
Dientes de ajo 2 dientes
Queso parmesano rayado ¼ taza
Semillas de calabaza tostadas 2 cucharadas soperas
Sal ¼ cucharadita de té
Aceite de oliva ¼ taza

Utiliza un procesador de alimentos y tritura los primeros seis ingredientes como unas diez veces. Esparce el aceite de oliva sobre los ingredientes secos y tritura unas seis veces más. Cubre la mezcla y déjala enfriar antes de servir.

MANÍ Y PEPAS PICANTES

Ingredientes: Cantidad:
Maníes secos tostados sin sal 2 tazas
Manteca derretida 2 cucharadas soperas
Azúcar rubia 2 cucharadas soperas
Polvo de Chili 2 cucharadas soperas
Canela en polvo ½ cucharadita de té
Pimiento rojo en polvo ¼ cucharadita de té
Semillas de calabaza tostadas, con cascara y sal 1 taza

Coloca el horno en 350 grados Fahrenheit (176ºC). Mezcla los maníes con la Manteca en un bol y luego agrega el azúcar rubio y las especias. Mezcla todo para que se una completamente antes de colocar los maníes en una plancha para horno ligeramente enmantecada (de una sola capa). Hornea la mezcla por 10-15 minutos, moviendo la mezcla hasta que los maníes estén dorados. Luego de sacar los maníes del horno, mezcla las semillas de calabaza y deja que la mezcla complete se enfríe sobre una mesada por 20 minutos.

Compartir
Noticias, nutrición, tendencias alimenticias, dietas, suplementación natural y todo sobre una vida más saludable.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO