Alga Fucus, contra el sobrepeso y la celulitits

Alga Fucus, contra el sobrepeso y la celulitits

880
0
Compartir
Es capaz de absorber hasta 6 veces su peso en agua por lo que aumenta su volumen y produce el efecto de saciedad. Foto: bathyporeia

El Fucus Vesiculosus o Encina de mar es un alga marina que crece en los acantilados de las costas del norte del océano Atlántico, desde Groenlandia hasta las islas Azores. Es conocida y apreciada sobre todo por sus propiedades contra la celulitis y la obesidad, observándose resultados a los 15 días de comenzar su uso.

También se la conoce como Sargazo vejigoso por sus vejigas -del tamaño de aceitunas- llenas de aire que le permiten mantenerse a flote en agua, el alga fucus, debe sus propiedades a varios principios activos como el ácido algínico y otros mucílagos, la fucoidina, la laminarina y diversos carotenoides (factores provitamínicos). También contiene aceite esencial y vitaminas A, B1, C, E y pequeñas cantidades de B12; sales minerales, especialmente de Yodo, Potasio y Bromo; proteínas y lípidos.

Propiedades del alga fucus

Absorbente y saciante: es capaz de absorber hasta 6 veces su peso en agua por lo que, al llegar al estómago, aumenta su volumen y produce el efecto de saciedad.

Retarda la absorción de los azúcares: puede emplearse como coadyuvante en la diabetes tipo II.

Hipolipemiante: disminuye el nivel de lípidos en sangre.

Ligeramente laxante: ejerce esta acción gracias a su contenido en mucílagos (laxante mecánico), al mismo tiempo que protege la mucosa intestinal.

Digestivo: absorbe parte del jugo gástrico disminuyendo así la acidez de estómago.

Nutritivo: remineraliza, por su contenido en sales minerales, poseyendo vitaminas y otros nutrientes que lo hacen muy valioso en los tratamientos para adelgazar.

Estimulante de la glándula tiroidea: por su elevado contenido en yodo, imprescindible para que -junto con el aminoácido Tirosina- la glándula tiroides fabrique la hormona Tiroxina encargada de activar el metabolismo al favorecer impulsar la combustión de los nutrientes.

Anticelulitica: en uso externo, aplicado en forma de compresas o en cataplasma del alga fresca, tiene efecto antiinflamatorio y emoliente (suavizante) facilitando la reducción del tejido adiposo.

La parte utilizada con fines dietéticos del fucus, es el talo, del que se extraen los diversos nutrientes que le proporcionan sus reconocidas propiedades saludables. Dentro de la gran variedad de componentes que contiene el fucus, destaca el complejo vitamínico (vitaminas A, C, B2, E), ciertos aminoácidos, abundantes sales minerales y oligoelementos (13-23%), entre las que sobresale el yodo, además de cloro, sodio, potasio, hierro, fósforo, magnesio, cobre, silicio, litio, boro, níquel, zinc y cobalto, entre otros. La algina, una sustancia que tiene capacidad de absorber 100 veces su propio peso en agua, alcanza entre el 18 y el 30% del peso seco del fucus. Además, esta alga es rica en manitol, un hidrato de carbono al que se le atribuyen propiedades laxantes y diuréticas.

Debido a su contenido en yodo se preconizó su uso como estimulante tiroideo en casos de bocio y como ayuda en el tratamiento del sobrepeso, sin embargo esta actividad no está suficientemente documentada, ni probada la posibilidad de aparición de efectos secundarios. Además, su consumo está contraindicado en caso de que se siga un tratamiento con hormonas tiroideas o con agentes antitiroideos, ansiedad, insomnio, taquicardia, hipertensión arterial y cardiopatías.

Complemento en dietas de adelgazamiento

El uso común del fucus, como complemento de las dietas de adelgazamiento se basa principalmente en la actividad de tres de sus componentes. Por su abundancia en yodo, que estimula el metabolismo al actuar sobre la glándula tiroidea, por su riqueza vitamínica, que sirve de suplemento en dietas pobres en calorías, y por su contenido en algina, sustancia mucilaginosa que se hincha y proporciona sensación de plenitud y reduce el apetito.

Hay que advertir que las algas, entre ellas el fucus, son una de las fuentes por excelencia de yodo, la administración de yodo en grandes cantidades, su uso durante períodos prolongados e incluso la toma de pequeñas dosis en personas con hipersensibilidad puede causar síntomas de hipertiroidismo que generalmente se manifiesta en forma de ansiedad, insomnio, taquicardia y palpitaciones.

Precauciones con sus aportes de yodo

Teniendo en cuenta el contenido en yodo orgánico, no debe administrarse a personas que padezcan hipertiroidismo. Por la misma razón, cuando su uso es prolongado o se utiliza en exceso puede dar lugar a una intoxicación subaguda o crónica denominada yodismo con síntomas como conjuntivitis, estornudos, diarreas, acné, etc., que desaparecen si se abandona su consumo.
Dado que aporta cloruro sódico debería emplearse con precaución en casos de hipertensión. Se aconseja adquirir este complemento dietético sólo bajo prescripción de un especialista.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO