Bifidus: las bacterias que cuidan nuestro aparato digestivo

Bifidus: las bacterias que cuidan nuestro aparato digestivo

730
0
Compartir
El lactobacilo es un micro-organismo presente en la vía-gastrointestinal, relacionado con la síntesis de enzimas y vitaminas.
Foto: Shoko Muraguchi

Bajo complicados nombres de laboratorio se esconden numerosas bacterias y microrganismos. Dentro de los lactobacilos, se encuentra el lactobacillus bifidus, y que, tal como lo presentan en publicidades, tiene efectos beneficiosos para la salud.

En el cuerpo humano, y más concretamente en la vía digestiva, se encuentran multitud de organismos que podríamos dividir entre bacterias buenas y malas. Las primeras se encargan de controlar la acción dañina de las otras.

Las llamadas bacterias amigas ayudan a que la digestión se realice apropiadamente, y favorecen la producción y regulación de vitaminas esenciales. Juntas, las bacterias amigas y las dañinas forman la llamada flora intestinal, y ambos grupos son necesarios para que se realicen funciones importantes del organismo.

Bacterias en el cuerpo

El lactobacilo es un micro-organismo presente en la vía-gastrointestinal, relacionado con la síntesis de enzimas y vitaminas beneficiosas para el metabolismo, y con la digestión de la lactosa. No se trata de parásitos, sino que trabajan de manera simbiótica –interdependencia entre dos organismos para beneficio mutuo- con el resto del individuo.

Una de las principales tareas del lactobacilo es la producción de vitamina K, esencial para la coagulación de la sangre y el fortalecimiento de los huesos. Existen varias clases de lactobacilo. Muy parecidos resultan los del tipo Acidophilus, y Bifidus.

De más a menos

Las bifidobacterias se encuentran de manera natural en los niños recién nacidos alimentados con leche materna. De bebés, los intestinos están estériles y no cuentan con la ayuda de estas bacterias. La leche materna promueve entonces su crecimiento, logrando que el cuerpo se inmunice contra agentes patógenos causantes de algún tipo de enfermedad.

Con la edad su presencia en el cuerpo es menor, la acción de estos ayudantes disminuye, debido a cambios de composición del intestino, favoreciendo el crecimiento de virus y hongos dañinos. Esta disminución de bifidobacteria puede ser clave a la hora de que se produzca la aparición de graves enfermedades degenerativas. Así que se ha tenido que buscar la manera de consumirlo a modo de suplemento, como Bifidus Activo.

Las 4 bifidobacterias

Se han clasificado cuatro tipos de bifidobacteria: Longum, Fifidum, Infantis, y Breve. La primera de ellas protege especialmente de la formación de tumores en el hígado relacionados con microbios del intestino, e inhibe la aparición de cáncer de colon y de mama.

El resto han sido estudiadas como importantes productoras de vitamina B, sin la cual se hace más probable el endurecimiento de arterias, y se ayuda a prevenir la arterioesclerosis. Mantener un óptimo nivel de vitamina B12 es esencial para la agilidad mental y el vigor físico, especialmente en edad adulta.

Algunas propiedades del bifidus

Presenta innumerables propiedades beneficiosas. Junto con un tipo de streptococo, se encarga de la composición de la micro-flora intestinal, controla e impide el crecimiento de la flora responsable de putrefacciones y de producir sustancias tóxicas.

Contribuye a la producción de la enzima láctica esencial para la digestión de la leche y de otros productos lácteos. Produce sustancias antibacterianas capaces de proteger el organismo de la acción de otras bacterias, virus, y hongos dañinos para la salud.

Trabaja como antialergénico y como reductor de problemas comunes de absorción intestinal. Ayuda a reducir el nivel de colesterol, y se ha demostrado su eficacia para solucionar infecciones vaginales crónicas, y para reducir los síntomas de síndrome post-menopaúsico, dada su capacidad para reciclar los estrógenos.

Sustancias inhibidoras del bifidus

El bifidus es un lactobacilo que como tal es esencial para un óptimo funcionamiento del aparato digestivo. Éste se logra mediante una correcta alimentación, y un equilibrio entre las bacterias que componen la flora intestinal.

En ocasiones, ese equilibrio del sistema de la vía gastrointestinal se rompe. El 90% de las enfermedades conocidas, entre las que se incluyen algunas como el cáncer de colon o de mama, son causadas por este desequilibrio del aparato digestivo. El resultado de las siguientes actitudes y productos es un exceso de bacterias dañinas que atacan la acción de las bacterias amigas.

  • Consumo de antibióticos, y uso frecuente de productos medicinales anti-inflamatorios.
  • Padecer estrés, o algún tipo de tensión de manera continuada.
  • Excesivo consumo de azúcar.
  • Beber agua con cloro.
  • Consumir muchas comidas procesadas (precocinadas, enlatadas, o congeladas), o carnes rojas y grasas saturadas.
  • Excesivo consumo de tabaco, alcohol y refrescos gasificados.

Algunos de los síntomas de esta ruptura del balance intestinal son la fatiga crónica, diarrea, pobre respuesta inmunológica que le hace proclive a padecer gripes y constipados, infecciones crónicas de vejiga y vagina, alergias, problemas en la piel…

Para solucionarlo de manera natural, basta con llevar una dieta adecuada, consumir productos como yogur -sobre todo, los que tienen suplementos de bifidus-, queso cottage, y leche.

 

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO