Deshidratación: 13 causas sorprendentes

Deshidratación: 13 causas sorprendentes

779
0
Compartir

Su cuerpo se compone de un 60% de agua y puede perder hasta 1,5% de ella -punto limite para la deshidratación-. Estar deshidratado puede causar que caiga el estado de ánimo, los niveles de energía y la función cognitiva según un estudio de la Universidad de Connecticut.

Y si bien hay razones obvias que nos deshidratan como: un día soleado, el ejercicio, o no beber suficiente agua, en general existen otros factores desencadenantes menos evidentes. Echa un vistazo a estas sorprendentes causas de deshidratación y cómo prevenirlas:

1) Diabetes

Las personas con diabetes -especialmente las personas que aún no se dan cuenta de que lo tienen-, se encuentran en mayor riesgo de deshidratación. Cuando los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos, el cuerpo trata de deshacerse del exceso de glucosa mediante el aumento de la producción de orina.

Todos esos viajes adicionales al baño puede llevar a una deshidratación.
Si es diabético y sufre de sed o micción frecuente, hable con su médico acerca de cómo pueden trabajar juntos para mejorar el control del azúcar en sangre.
Y si está experimentando sed excesiva, junto con otros síntomas relacionados con la diabetes, es el momento de hacer una visita a su médico.

2) Su período menstrual

¿Esta en esa época del mes? Beba un vaso extra de agua.
El estrógeno y la progesterona influyen en los niveles de hidratación de su cuerpo, cuando los dos suben y bajan puede que tenga que aumentar la ingesta de líquidos para mantenerse hidratado. Para las mujeres que padecen períodos excesivamente pesados, la cantidad de sangre perdida es suficiente para reducir los niveles de fluidos. Si tiene que cambiarse las toallitas higiénicas más de una vez cada dos horas, hable con su ginecólogo.

3) Medicamentos

Consulte el recetario de su medicación para conocer los efectos secundarios. Muchos medicamentos actúan como diuréticos, aumentando la producción de orina y el riesgo de deshidratación. Los medicamentos para la presión arterial son un ejemplo común. Además, cualquier droga que enumera diarrea o vómitos como un efecto secundario potencial podría llegar a causar deshidratación si los experimenta. En caso de ser así, aumentar la ingesta de líquidos.

4) Dietas bajas en carbohidratos

Los hidratos de carbono se almacenan en su cuerpo junto con los fluidos. Es por eso que se baja de peso cuando se eliminan los carbohidratos, se pierde agua. Eso puede verse bien, claro, pero es una mala noticia para sus niveles de hidratación, dice dietista Jaime Misa. Además. Como carbohidratos integrales como la avena, fideos de grano entero y arroz integral, ya que absorben agua durante el proceso de cocción, aumentando sus niveles de hidratación.

5) Estrés

Cuando estás bajo estrés, las glándulas suprarrenales bombean las hormonas del estrés. Y si está constantemente bajo presión, con el tiempo sus glándulas suprarrenales se agotan, provocando una insuficiencia suprarrenal.
El problema es que las glándulas suprarrenales también producen la hormona aldosterona, lo que ayuda a regular los niveles de su cuerpo de líquidos y electrolitos. Así como la fatiga adrenal progresa, la producción de su cuerpo de aldosterona disminuye, provocando la deshidratación y los niveles bajos de electrolitos. Si bien el aumento de la ingesta de líquidos puede ayudar a corto plazo, regular los factores de estrés es la única solución real a largo plazo.

6) Síndrome del intestino irritable (Colon Irritable)

Como si las molestias del síndrome del intestino irritable no fuera suficiente, sus síntomas (como náusea y diarrea crónica) puede causar deshidratación.
Muchas personas que sufren de esta condición realizan dietas que eliminan una cantidad de alimentos. Es importante verificar el consumo de líquidos o alimentos ricos en fluidos –como alimentos integrales, frutas y verduras-, para no contribuir aún más a la deshidratación.

7) Su entrenamiento

Por lo general pensamos en la deshidratación post-entrenamiento como un problema reservado para los atletas de resistencia, pero en cualquier momento sudamos, ya sea una clase de spinning de una hora o un trote rápido vuelta a la manzana, en todos los casos estamos perdiendo agua. Y, semana tras semana, si transpiramos más de lo que estamos bebiendo, podríamos deshidratarnos.
Prueba esto: Pésese inmediatamente antes y después de su entrenamiento. Por cada gramo que ha perdido, Beba 450 a 550 ml. de agua.

8) El embarazo

¿Tiene una sensación de hinchazón? Es probable que su cuerpo este reteniendo agua en un intento de compensar la deshidratación. Durante el embarazo, aumenta el volumen sanguíneo y la actividad cardíaca, por lo tanto puede aumentar sus necesidades de líquidos. Lo que es más, las náuseas y los vómitos mañaneros asociados también pueden afectar los niveles de hidratación. Hable con su doctor acerca de cómo aliviar sus síntomas.

9) Envejecimiento

A medida que envejecemos, baja la capacidad de su cuerpo para conservar el agua, así como su sensación de sed disminuye, lo que significa que es más fácil que se deshidrate y más difícil notar cuando los fluidos están bajos. Si tiene problemas para recordar beber agua durante todo el día, trate de hacer un hábito. Mantenga una botella de agua cerca en todo momento y, cada día, tenga un registro de lo que ha consumido.

10) Las grandes alturas

Cuando viaja a gran altura, su cuerpo se aclimata al acelerar su respiración, así como el aumento de su producción de orina. Si bien ambos son necesarios para un ajuste saludable a la altitud y sus niveles de oxígeno. Estar constantemente haciendo pis y jadeando, hace que se exhale más vapor de agua que de costumbre, lo que puede causar deshidratación.

11) Bebiendo alcohol

Olvídese de las resacas. Incluso una hora feliz podría agotar sus niveles de líquidos. ¿Por qué? Debido a que la bebida te hace ir al baño. El alcohol inhibe una hormona antidiurética. Mientras tanto, gracias al efecto diurético del alcohol, las células se contraen, empujando más agua a la vejiga. Todo esto disminuye los niveles de hidratación de su cuerpo. Lo que es más, ya que el alcohol afecta su capacidad para detectar los primeros signos de deshidratación como sed y la fatiga, es fácil beber mucho más allá del punto de deshidratación.

12) Comer muy pocas frutas y verduras

Llenar la mitad de su plato en cada comida con vegetales puede aportar hasta dos tazas adicionales de agua al día. Por lo tanto, dicho de otra manera, si no come su cinco vegetales (frutas o verduras) al día, y no compensa (al menos desde el punto de vista de líquidos) con agua adicional, puede fácilmente terminar deshidratado.

13) Amamantamiento

La lactancia materna es un súper alimento que engloba todo: electrolitos, proteínas, minerales y otros nutrientes, desde la madre al bebé. Así que por supuesto que puede reducir sus niveles de hidratación. Si comienza a tener problemas para producir leche, aumente los líquidos y hable con su doctor. Puede ser un signo de deshidratación grave.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO