El limón, un cítrico de uso medicinal

El limón, un cítrico de uso medicinal

787
0
Compartir
En nuestro organismo, el limón actúa como un poderoso antioxidante.
En nuestro organismo, el limón actúa como un poderoso antioxidante. Foto: Chiot´s Run

Fruto medicinal por excelencia y fuente de vitamina C, es antioxidante, desintoxicante y depurativo.

Todos hemos escuchado alguna vez decir que unas gotas de jugo de limón sobre algunos frutos, como por ejemplo la palta, evita que se oxiden. Pues bien, en nuestro cuerpo tiene básicamente el mismo mecanismo de acción. Es un poderoso antioxidante.

Además, ocupa el primer lugar entre los frutos curativos, preventivos y de aporte vitamínico, transformándolo en un gran eliminador de toxinas y un poderoso bactericida.
Posee vitamina C en abundancia que refuerza las defensas del organismo para evitar enfermedades, sobre todo de las vías respiratorias que van desde un simple catarro, ronquera, amigdalitis, hasta pulmonías, bronquitis, congestiones, gripe, pleuresías, asma etc.

El ácido ascórbico o vitamina C forma con el hierro una pareja eficaz. Actúa como complemento del hierro para protegernos, ya que favorece su absorción por parte del intestino y permite que desempeñe totalmente su función.
Con un gran poder desinfectante y tiene además una acción antitóxica frente a los venenos microbianos y medicamentosos. Junto a la vitamina C se encuentra la vitamina P que ayuda a tonificar los capilares y vasos sanguíneos y a evitar la formación de radicales libres.

Aumenta la permeabilidad de los capilares sanguíneos; sin ella se vuelven frágiles y peligran de romperse con facilidad, provocando pequeñas hemorragias.
Ayuda a cicatrizar heridas de todo tipo, aplicándolo interior y exteriormente.

Es muy rico en minerales entre los que se destacan potasio, magnesio, calcio y fósforo (contiene también sodio, hierro y flúor). El potasio, por ejemplo, es un elemento esencial para la vida y beneficioso para el tratamiento de la hipertensión arterial.
Cuenta con algunas vitaminas del complejo B. Es muy necesaria para conservar la salud de la piel, el aparato digestivo y el sistema nervioso.

En cualquier parte del organismo donde se encuentren las toxinas, ya sea en la sangre, en los órganos, en los tejidos, el limón una vez ingerido acude para combatirlas disolviendo sus acumulaciones y expulsarlas.

En casos de intoxicación o ingestiones pesadas, malestares del hígado y vesícula, actúa normalizando las funciones, neutralizando las toxinas y ayudando en su eliminación. Es además un gran consumidor de microbios y el mejor protector contra las enfermedades infecciosas.
En los casos de fiebre ayuda a eliminarla, oxidando y excretando los tóxicos que no han sido debidamente neutralizados y eliminados. A excepción de la fiebre reumática.

El limón es bueno en casos de hipertensión, arteriosclerosis y enfermedades cardiovasculares (activando la circulación de la sangre), en casos de diabetes colabora en evitar complicaciones relacionadas con las arterias.
Previene la formación de cálculos renales y puede llegar a disolverlos lentamente.
Si bien es un gran aliado de la salud también su consumo deberá ser moderado, elevado o restringido según el individuo y su situación particular.

Es un excelente “remedio casero”

Estas son algunas sugerencias sobre cómo aplicarlo:

  • Para la fiebre y dolor de cabeza aplicar rodajas de limón sobre la zona dolorida, sustituyéndolas por otras a medida que éstas se van calentando.
  • Cuando hay dolores musculares, ciática, lumbalgia, dolores de piernas y columna: masajear con jugo de limón la zona afectada.
  • Para los pies cuando están cansados o hinchados. Baños de pies con agua y jugo de limón.
  • En casos de indigestión se lo puede combinar con una tisana o té de manzanilla. Si es un problema hepático se lo combina con boldo o diente de león.
  • Para el resfrío y dolor de garganta se lo combina con miel en infusiones.

Características generales del limón

Su valor calórico:
Tienen muy bajas calorías (40 por cada 100 gramos).
Cuando se consume embotellado o enlatado mantiene gran proporción de la vitamina C, la vitamina P y el potasio, no así los bioflavonoides que están presentes en la cáscara y el hollejo.

Los jugos concentrados tienen cuatro veces más calorías y nutrientes. Las bebidas gaseosas con sabor a limón, se preparan, generalmente con agua, azúcar y saborizantes artificiales.

Como elegirlos:
El color debe ser amarillo intenso y su cáscara firme, brillante y de textura fina. Cuando la cáscara es gruesa tiene menos pulpa y menos jugo, si bien los limones son más grandes.

Como conservarlos: 

  • Frescos y en buen estado se mantienen a temperatura ambiente hasta 20 días.
  • En bolsas plásticas y en heladera menos tiempo.
  • Si se sumergen cinco minutos en agua caliente o se los “masajea” sobre una superficie dura se le extrae mayor cantidad de jugo.

Limón: cómo potenciar su valor curativo

Mezclado con ajos:
Es recomendable en los casos de inflamaciones, escarlatina, sarampión, escorbuto, beriberi, nerviosismo, falta de apetito, calcinación de las arterias, lombrices. El limón mezclado con cebolla y dándose frotaciones con el jugo es muy eficaz contra la caspa y la caída del cabello. Acompañado con baños de vapor y tomando el jugo de 3 a 4 limones, se usará contra las mordeduras de los perros rabiosos, víboras y las picazones de arañas.

Su corteza en infusión caliente:

  • Tonifica el estómago y elimina los gases (se le puede agregar para mayor eficacia granos de anís).
  • Para eliminar las lombrices de los niños de más de cuatro años se les dará una cucharadita de jugo de limón que puede combinarse con jengibre.
  • Combinado con aceite de almendras puede emplearse para el hígado graso y contra algunas irritaciones.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO