Guía rápida para prevenir alergias

Guía rápida para prevenir alergias

27
0
Compartir
Foto: Pixabay

Ciertas vitaminas, como la C y E, así como los nutrientes antiinflamatorios como los ácidos grasos omega-3, ácido rosmarínico y quercetina, tienen excelentes propiedades para prevenir y aliviar la rinitis alérgica, tanto en adultos como en niños.

Las bacterias probióticas y el selenio mineral antioxidante desempeñan un papel clave en cualquier dieta dirigida a reducir los síntomas asociados con rinitis alérgica o fiebre del heno. Para aprender más sobre cómo la dieta puede combatir la rinitis alérgica, continúe leyendo.

Terapia con grasas Omega-3, Vitamina C, Quercetina y Probióticos

Tenga en cuenta que la información que aparece a continuación no debe tomarse como sustituto del asesoramiento médico. Siempre busque el consejo de un profesional de la salud calificado para cualquier pregunta que pueda tener.

1) Añadir grasas omega-3 y limitar el consumo de grasas omega-6

Las investigaciones sugieren que un alto consumo de ácidos grasos omega-3 está asociado con un menor riesgo de rinitis alérgica. Se cree que la capacidad de ácidos grasos omega-3 para aliviar los síntomas de la rinitis alérgica es el resultado de sus propiedades anti-inflamatorias.

Las dietas ricas en omega-3 están vinculadas con un menor riesgo de rinitis alérgica. Mientras que las grasas omega-3 pueden reducir la inflamación, muchas grasas omega-6 pueden producir hinchazón.

Sin embargo, esto no significa que debe eliminar completamente las grasas omega-6: una cierta cantidad de ellas es necesaria para un cuerpo sano. La mayoría de las dietas modernas en los países occidentales (donde la rinitis alérgica abunda) incluyen demasiado de los ácidos grasos omega-6 inflamatorios y no lo suficiente de los ácidos anti-inflamatorios omega-3.

Recomendamos consumir aceites vegetales menos refinados (ricos en ácidos grasos omega-6) y aumentar la ingesta de grasas omega-3. Para ello, es bueno comer alimentos como la linaza, las nueces, la soja y los peces de agua fría (salmón, bacalao).

2) Incluir hierbas ricas en ácido rosmarínico

Se ha demostrado que el ácido rosmarínico suprime las reacciones alérgicas en animales de ensayo y, más recientemente, en seres humanos. En ratones, se ha demostrado que el ácido rosmarínico funciona al suprimir las respuestas alérgicas a las inmunoglobulinas y la inflamación causada por los leucocitos. Puede encontrarlo en muchas hierbas culinarias como orégano, bálsamo de limón, salvia, mejorana, hierbabuena, tomillo y romero.

Los alimentos ricos en quercetina, como las cebollas rojas, ayudan a aliviar los síntomas de la rinitis alérgica.

3) Consumir alimentos que contienen quercetina

La quercetina es un bioflavonoide que tiene propiedades antioxidantes, anti-histamínicas y anti-inflamatorias. Las investigaciones sugieren que ayuda a aliviar los síntomas alérgicos. Las buenas fuentes dietéticas de la quercetina incluyen alcaparras, cebollas amarillas y rojas, brócoli, uvas rojas, cerezas, cítricos, té, vino rojo, y muchas bayas incluyendo lingonberries, frambuesas, y arándanos.

4) Incorporar comidas con vitamina C

La vitamina C es un potente antioxidante que ayuda a reducir la inflamación responsable de reacciones alérgicas. Los estudios también han demostrado que altos niveles ayudan a reducir la liberación de histamina en el cuerpo y hacer que actúe más rápido. Los efectos potencialmente positivos de la vitamina C en la rinitis alérgica pueden ser más pronunciados cuando la vitamina C se consume en combinación con vitamina E. Esto se debe a que estas dos vitaminas trabajan sinérgicamente y se protegen mutuamente.

5) Aumentar su consumo de vitamina E

La investigación científica sugiere que la vitamina E puede ser eficaz para suprimir las reacciones alérgicas, incluidos los síntomas asociados con la rinitis alérgica. En un estudio, una parte del grupo recibió vitamina E mientras que al se le suministró placebo. Durante el período de prueba de diez semanas, los síntomas nasales (como estornudos, picazón, congestión y secreción nasal) se redujeron significativamente en el grupo al que se les administró vitamina E, en comparación con el grupo placebo. Sin embargo, los síntomas oculares (como picazón, ojos llorosos, enrojecimiento e hinchazón) no reaccionaron a la acción de la vitamina E.

6) Comer alimentos ricos en selenio

Mejorar la ingesta diaria de selenio a través de los alimentos puede ayudar a aliviar los síntomas de la rinitis alérgica. La capacidad del selenio para aliviar los síntomas está relacionada con su papel en el cuerpo: el selenio es un componente clave de varias enzimas responsables de la defensa antioxidante. Para aprovechar al máximo los beneficios para la salud del selenio, combine alimentos ricos en selenio con alimentos con vitamina E (el selenio y la vitamina E trabajan sinérgicamente).

7) Añadir bacterias probióticas a su dieta

El Lactobacillus acidophilus (L. acidophilus) y el Bifidobacterium bifidum (B. bifidum) son bacterias probióticas (beneficiosas) que viven en el tracto gastrointestinal donde ayudan a la digestión y controlan el crecimiento de bacterias dañinas. Varios sugieren que estas bacterias promotoras de la salud también pueden ser eficaces para aliviar los síntomas asociados con la rinitis alérgica. Las fuentes dietéticas de bacterias probióticas incluyen el yogur que contiene cultivos vivos de las bacterias y la leche enriquecida. El aumento de la ingesta de bacterias probióticas puede ser particularmente útil si usted ha estado tomando recientemente un medicamento antibiótico, ya que los antibióticos son conocidos por destruir la flora saludable en los intestinos.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO