Hipertensión: La alimentación y su control

Hipertensión: La alimentación y su control

639
0
Compartir

La hipertensión por lo general es asintomática hasta que se presentan complicaciones. No tratada puede causar severas consecuencias en la salud.

Los profesionales de la salud también pueden recomendar modificaciones en el estilo de vida, como una reducción de peso moderada y una disminución en el consumo de sal. Aunque la hipertensión no se cura, el tratamiento puede modificar su curso y reducir el riesgo de complicaciones.

Ayudas y suplementos para la hipertensión

Se ha comprobado en varias pruebas clínicas que la CoQ10 reduce considerablemente la presión sanguínea. Por otro lado, el consumo de alimentos con Omega-3 colaboran a bajar la presión sanguínea.

Para personas que no toman diuréticos, el potasio también puede ayudar. La mejor manera de consumir potasio es comer más fruta, que contiene más mineral que los suplementos de potasio. Sin embargo, la fruta contiene tanto potasio que las personas que toman medicamentos ahorradores de potasio -como ocurre con algunos hipertensos- pueden terminar con un exceso si comen demasiada fruta al día. Por tanto, las personas que tomen diuréticos ahorradores de potasio deben consultar con su médico antes de aumentar su consumo de fruta.

Cambios en el estilo de vida para controlar la hipertensión

  • Dejar de fumar: Fumar es especialmente nocivo para las personas con hipertensión. La combinación de hipertensión y tabaquismo aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, con riesgo de vida.
  • Consumir alcohol con moderación: El consumo de tres o más bebidas alcohólicas al día incrementa la presión sanguínea.
  • Ejercicio: El ejercicio diario puede bajar la presión significativamente. El aeróbico reduce la presión sanguínea en personas mayores sedentarias con hipertensión.
  • Pérdida de peso: Muchas personas con hipertensión tienen sobrepeso. Bajar de peso puede reducir la presión significativamente en pacientes que son hipertensos y obesos.

Alimentos para rebajar la presión arterial

Entre los principales alimentos que deberían estar presentes en la alimentación de los enfermos de hipertensión mencionaremos los siguientes:

Ajo: Uno o dos dientes diarios de ajo en ensaladas ayudara a rebajar la tensión arterial y el colesterol. Las reducciones son muy significativas al cabo de dos o tres meses de ingerirlo.
Tomate: Contiene GABA (gamma aminoácidos butíricos) especialmente adecuados para rebajar la presión arterial.
Apio: La ingestión habitual de este vegetal produce una disminución de la hipertensión. Resulta muy recomendable comerlo diariamente en las ensaladas.
Zanahoria: Rica en vitamina C y en betacarotenos, disminuye el colesterol, previene la arteriosclerosis y constituye uno de los principales alimentos para proteger nuestras arterias.
Col, brócoli y coles de Bruselas: Todas estas hortalizas de la familia de las crucíferas, constituyen estupendos antioxidantes que previenen la degeneración arterial y ayudan a mejorar la salud de las enfermedades vasculares.

El sodio necesario

El sodio es un mineral que, aunque se necesita en pequeñas cantidades en el organismo, juega  papel muy importante en el buen funcionamiento del cuerpo. El sodio interviene en la regulación de líquidos en el organismo; un exceso de éste provoca retención de agua, así como ganancia de peso y/o presión arterial alta.

Una dieta restringida en sodio ayuda en el manejo de varias complicaciones como la hipertensión, las afecciones cardíacas, y la retención de líquidos.

Generalmente uno consume mayor cantidad de sodio que la que realmente se necesita; un adulto llega a consumir de 4 a 5 gramos de sodio, que equivale a 2 cucharaditas de sal. Recordemos que el gusto por la comida salada es una conducta aprendida; por esta razón el proceso de ajuste para regular el consumo en sal, llevará un tiempo.

La sal añadida a los alimentos no es la única fuente de sodio, existen por lo menos 60 diferentes aditivos o conservadores que lo contienen y que generalmente se añaden en la industrialización y preparación de productos comestibles. Una dieta saludable trata de eliminar el consumo de sal, dejando sólo aquel que nos proveen los alimentos. Para poder lograrlo es conveniente seguir con la dieta establecida y tener de referencia todos aquellos alimentos restringidos en este plan nutricional.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO