La banana es calórica y engorda ¿Mito?

La banana es calórica y engorda ¿Mito?

1527
0
Compartir
La banana es diurética, laxante, remineralizante y energizante. Foto: StockSnap

Mucho se habla sobre el plátano o la banana y las muchas calorías que aporta en comparación con otras frutas, motivo por el que se la suele quitar de las dietas adelgazantes. Sin embargo, poco se sabe sobre sus numerosos aportes y beneficios para la salud.

Si, “engorda”. Como todos los alimentos si los comemos en exceso.
Lo que hay que tener en cuenta es que el cuerpo para procesarla precisa más energía que para procesar otras frutas, por lo tanto es proporcional el ingreso energético al gasto energético del trabajo del organismo. Además de que tiene mayor grado de saciedad que otras frutas más “livianas” (con mayor cantidad de agua y menos almidón). Es rica en azúcares y fibra. Es fuente de potasio, magnesio y ácido fólico.  Es el aliado de los deportistas para evitar calambres y como una colación muy energética al realizar ejercicios.

El plátano: un alimento de gran valor nutritivo

Tiene muchos nombres, la podemos conocer también como guineo, enano o cambur. La palabra “banana” para nombrar uno de sus sinónimos más conocidos viene del árabe “dedos”.

Una banana mediana aporta 130 calorías y una manzana grande (típica fruta de dietas), tiene sólo 10 calorías menos. Además, la banana contiene potasio, un mineral muy necesario y difícil de encontrar en otras frutas.
Es rica en azúcares y apenas contiene proteínas y grasas. Muy rica en potasio y magnesio, pobre en sodio, tiene también algo de hierro, betacaroteno, vitaminas del grupo B –sobre todo, ácido fólico– y C, buena fibra y algo de vitamina E.

La presencia de las tres vitaminas antioxidantes (A, C y E) hace que figure como ‘fruta-salud’, un poco diurética y suavemente laxante, energética y remineralizante. Por todos esos motivos, constituye una fuente de energía natural y gustosa, excelente para niños y deportistas, porque sus carbohidratos ricos en almidón se digieren muy bien cuando el plátano está maduro.

Por el contrario, cuando la fruta está verde y se consume cruda resulta muy indigesta porque tiene gran cantidad de almidón que pasa sin digerir al intestino grueso, donde fermenta y produce gases. Los plátanos ricos en almidón como los caribeños grandes se toman cocinados. Aunque se dice que engorda, este producto no se puede aceptar como alimento solitario si no se incluye en una dieta global. Desde luego, para los niños, es mucho mejor un plátano que productos de pastelería y bollería industrial, cargados de azúcares y grasas poco recomendables.

El azúcar de las frutas es fructosa, pero el plátano contiene además glucosa, por lo que no se recomienda a diabéticos. En la actualidad, la alta cocina lo utiliza desecado, maduro y pelado para labores de pastelería y es seguro que muchos bebés habrán comido la deliciosa y nutritiva papilla de plátanos maduros con azúcar.

Los plátanos son muy ricos en hidratos de carbono, por lo cual constituyen una de las mejores maneras de nutrir de energía vegetal nuestro organismo. Serán muy indicados para la dieta de los niños, que precisan muchas veces de un alimento que pueda saciar su hambre rápidamente. Igualmente para los deportistas o para cualquier persona que requiera un sano “tentempié” en cualquier momento.

Esta capacidad saciante del plátano no debe llevar a confusiones y hacernos pensar que es una fruta que engorda y que es mejor no comerla para mantener un cuerpo delgado. Evidentemente el plátano es una de los frutos tiernos que proporcionan más calorías, sobre las 100 por cada 100 gramos, lo que equivale al peso medio de un Plátano de Canarias. Este número es mayor que las 60 calorías que nos proporcionan 100 gramos de manzanas o las irrisorias 22 que nos proporcionan cada 100 gr. de la sandía, pero ¿quién se queda satisfecho con 100 gr. de manzana y menos con 100 gr. de sandía? ¿Cuantos quieren comer dos plátanos seguidos? Por lo tanto comerse un plátano equivaldría a comerse un poco más que una manzana ya que el peso de una pieza suele ser superior a la del plátano. En todo caso pocos se han parado a pensar que 100 gr. de bollería industrial les aportan 400 calorías y sin los minerales y las vitaminas que el plátano pueda proporcionar.

Beneficios para la salud al consumir banana

Comer un plátano puede subirte el ánimo. Contiene triptófano y vitamina B6, que en conjunto ayudan al cuerpo a producir serotonina, el remedio natural para aliviar la depresión.

El triptófano es un aminoácido esencial. Cumple funciones muy importantes en el organismo entre las cuales destaca su participación en la liberación y síntesis de la serotonina, un neurotransmisor encargado, entre otras cosas, de producir placer y de sintetizar y eliminar la grasa en el cuerpo.

Muy al contrario, por su riqueza en potasio, ayuda a equilibrar el agua del cuerpo al contrarrestar el sodio y favorecer la eliminación de líquidos, por lo que resulta una fruta muy adecuada para los que quieran eliminar peso, favoreciendo los regímenes de adelgazamiento.

Por otra parte, la eliminación de agua y sodio del cuerpo resulta esencial para el tratamiento de ciertas enfermedades, como la hipertensión, la gota, enfermedades reumáticas, etc. Además, el potasio es un mineral que interviene en la regulación de los líquidos buen estado de los nervios, el corazón y de los músculos. Favorece la recuperación en estados de nerviosismo y depresión, previene los calambres musculares, fortalece los músculos, mejora la circulación, previniendo las embolias y aumenta el ritmo cardíaco en casos de debilidad cardíaca. Su riqueza en zinc puede aprovecharse para fortalecer el cabello, ayudando a prevenir la caída. Su contenido en pectina, que es más grande que el que posee la manzana, y fibra resulta muy interesante para el tratamiento del colesterol.

Es una fruta muy digerible, rica en componentes que estimulan la digestión, por lo que es muy adecuada para combatir los casos de inapetencia, entre ellos la anorexia. Sin llegar a casos tan extremos, los plátanos pueden despertar el apetito en los niños que tienen poca hambre, aún más cuando combinan con otros alimentos naturales, como las manzanas o las uvas, para realizar estupendas macedonias de frutas, muy ricas y nutritivas. Igualmente combinan muy bien con la leche, por ello tenemos la oportunidad de elaborar estupendos batidos, muy nutritivos.

Estudios realizados en la India, un país donde se come mucho plátano en forma de harina para confeccionar pan casero (chapatis), han demostrado el poder del plátano en la prevención de úlceras gástricas, combatir la gastritis y proteger la mucosa intestinal. Incluso puede utilizarse para la cicatrización de las mismas. Para que esto sea efectivo, se cree que los plátanos tienen que ser de las variedades de las grandes bananas que sirven para cocinar, y que tienen que estar verdes.

Para aquellos con problemas de diarrea, los plátanos, ricos en taninos, pueden tener un valor astringente. Una papilla hecha con plátano puede ser una buena manera de cortar la diarrea en niños pequeños.
Otros componentes beneficiosos para desintoxicar el organismo son la vitamina C y la vitamina A. El plátano es un fruto que presenta una gran riqueza de ambos. Su gran riqueza en vitamina C, combinada con su riqueza en fósforo, resulta ideal para el fortalecimiento de la mente. Comer plátanos resulta muy adecuado en las personas mayores para retrasar problemas de senilidad o en los estudiantes para aumentar la memoria, especialmente en épocas de exámenes.

A la hora de comprar, es mejor que tengan algunos puntos negros sin que estos abunden en toda la superficie de la piel, lo cual indicará que ya están demasiado maduros. Los plátanos se recogen verdes pero maduran una vez recogidos. Es este proceso de maduración el que produce sus azúcares y sus aromas tan característicos. Cuando compremos esta fruta no debemos guardarla en el frigorífico porque pierde el sabor y se pone incluso rancio. Deben comerse una vez pelados porque se estropean muy rápidamente.

Opinión de los especialistas

Los plátanos cuentan con la propiedad de ser un alimento muy saciante, por tanto si come dos plátanos le quitará el apetito y no será necesario comer mucho más. De esta manera el número de calorías consumidas es mucho menor que en otras dietas con mayor variedad de alimentos.

A largo plazo no es la mejor manera de perder peso, ya que es una dieta muy rica en glúcidos pero pobre en lípidos esenciales. Si se prolonga en el tiempo probablemente su organismo padezca carencias nutricionales.
Se trata de una dieta hipocalórica, rica en carbohidratos y proteínas pero escasa en grasas, y estas son necesarias para el organismo; una buena dieta debe contener un 30% de su valor calórico en forma de grasas.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.