Porque incluir carne de pavo en tu dieta

Porque incluir carne de pavo en tu dieta

527
0
Compartir
La carne de pavo es un alimento magro, de bajo contenido de grasa y colesterol.

Similar al pollo desde el punto de vista de sus propiedades nutritivas, la carne de pavo contiene menos grasa y más proteínas, un mínimo nivel de colesterol, y también resulta muy sabrosa.

De similar preparación que la carne de pollo, la mayor parte de la grasa del pavo se encuentra el su piel. La pechuga, por el contrario y al igual que ocurre con el pollo, es la carne más magra.
Su carne es fuente de proteínas, vitaminas del grupo del complejo B, ácido fólico y minerales como fósforo, potasio, magnesio, hierro y zinc. Se puede preparar de diversas formas y se lo puede encontrar en el mercado en distintas presentaciones: fresco y natural, ahumado, en jamón, bistec, pechuga de pavo, en paté, etc.

El pavo y la gastronomía

El pavo, llamado “gallina de las Indias” por los conquistadores españoles y “guajalote” por los Aztecas, es oriundo de México. Llegó a Europa procedente en el primer tercio del siglo XVI a través de los jesuitas, y de pavo llamó, al principio, “jesuita”.

En aquella época fue símbolo de la exquisitez gastronómica, reservada a la monarquía y la alta sociedad y un tiempo después, de las comidas navideñas. Los franceses, muy aficionados a su carne, lo llamaron dinde -de Indias. Los ingleses, turkey, porque lo descubrieron en Turquía, y lo convirtieron en el plato clásico de la Navidad.

En 1620, el pavo sirvió de sustento a los colonos del actual estado de Massachusetts, en EE UU. Desde entonces, el pavo es protagonista gastronómico de una de las fiestas más tradicionales del país: el Día de Acción de Gracias, que se celebra todos los años, el último jueves de noviembre.

Tipos de pavos:

El pavo común pertenece a la especie Meleagris gallopavo, y dentro de esta especie se diferencian varias razas.

Desde el punto de vista productivo, es difícil catalogarlo en razas debido al sinnúmero de cruces que se han producido. De ahí que sea más adecuado hablar de híbridos comerciales. Los pavos silvestres o salvajes, en cambio, son más pequeños que los pavos de granja y tienen menos carne, aunque más delicada y sabrosa.

Motivos para incluir la carne de pavo

  • Se trata de un alimento magro, de bajo contenido de grasa y colesterol.
  • Su aporte calórico es moderado, menos de 130 Kcal/100 g de media, aspecto importante para quienes buscan una comida ligera y sabrosa.
  • iene un bajo contenido de grasa, con la ventaja de que no es una grasa entreverada con la carne; la mayor parte se encuentra debajo de la piel y se puede retirar fácilmente.
  • Posee un alto contenido de proteínas
  • Su bajo contenido de colágeno facilita la digestibilidad, y es por ello que se recomienda incluirla en la dieta infantil y personas con estómago delicado.
  • Como en todas las carnes, el contenido de hierro de la carne de pavo se absorbe bien
  • Es abundante en potasio y magnesio
  • Posee vitamina B3 o niacina.

En resumen, la carne de pavo es una aliada de gran valor para el mantenimiento de la forma física y de la salud en todas las edades y para toda la familia.

El pavo en la cocina

Un buen pavo debe ser joven, gordo, tener el cuello grueso y la tráquea muy flexible. Cuando el animal es viejo, sus patas se vuelven rojizas y escamosas.

Aunque su carne es de una calidad exquisita, a la hora de asar el pavo se necesita un buen control del fuego con el objetivo de que se cocine bien por dentro, sin tostarse demasiado por fuera. El esfuerzo y la paciencia merecen la pena para obtener un manjar verdaderamente sabroso y popular como el pavo relleno, una de tantas posibilidades gastronómicas que ofrece esta ave.

La mejor manera de cocinar el pavo

La edad del ave afecta lo tierno de la carne, al igual que la forma de cocinarlo para sacar el máximo sabor y aprovechar las partes más tiernas y blandas de la carne. Son particularmente buenas para asar al horno, a la parrilla, a la barbacoa o para freír. Las aves de más edad se prestan mejor a la cocción en guisos o al horno. Son las preferidas para preparar sopas, ensaladas y sándwiches.

Criterios de calidad en la compra y en la manipulación

Podemos obtenerlo en el mercado de diversas formas: fresco, congelado, entero o por piezas. Esta última forma es muy práctica para el comprador, ya que puede elegir la pieza que más le guste y controla la cantidad que necesita para su consumo.

La carne de pavo cruda se contamina fácilmente por lo que conviene tener en cuenta sencillas normas higiénicas y de conservación para evitar cualquier trastorno digestivo. Conserve el pavo en la envoltura original. Mantenga la carne en el congelador, separadas de los demás alimentos para evitar contaminaciones cruzadas. Descongele el pavo en el refrigerador o en el microondas, no a temperatura ambiente. Lávese las manos y lave los utensilios, después de manipular el pavo. Las aves enteras se pueden rellenar antes de cocinar. Combine los diversos ingredientes secos con otros ingredientes como (mantequilla, cebolla y caldo) antes de rellenar el ave. Retire el relleno inmediatamente después de cocinar y guárdelo por separado en el refrigerador. Cocine el pavo hasta que esté bien hecho. Refrigere o congele las sobras.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO