Purifica y desintoxica tu cuerpo comiendo sandía

Purifica y desintoxica tu cuerpo comiendo sandía

1371
0
Compartir
Su pulpa contiene licopeno, sustancia con gran capacidad antioxidante.
Foto: Harsha K R

Compuesta principalmente por agua, contiene muy pocas calorías, es depurativa y antioxidante, y además contiene minerales y vitaminas esenciales.

También conocida como melón de agua, patilla o melancia, es uno de los frutos de mayor tamaño, pudiendo alcanzas los 10 kilos de peso. La sandía es el fruto de la sandiera, planta de la familia de las cucurbitáceas, de unas 850 especies que generalmente producen frutos de gran tamaño protegidos por una dura corteza.

Sandía: propiedades nutritivas

Composición de la sandía
Cada 100gr. contiene:

  • 20,3 Kcal.
  • 4,5 g. de hidratos de carbono
  • 0,3 g. de Fibra
  • 88,5 mg. de Potasio
  • 11 mg. de Magnesio
  • 3 mcg de ácido fólico
  • 18 mcg de Betacaroteno (provitamina A)

Propiedades y beneficios

La sandia contiene un 93% de agua, por lo que su aporte calórico es muy bajo, siendo altamente recomendable para dietas de adelgazamiento. Calma la sed y produce saciedad.
Es una fruta depurativa, y por su contenido de fibra, ayuda a limpiar los intestinos y a eliminar residuos tóxicos. Es altamente recomendable en casos de problemas renales o de las vías urinarias y ayuda a mantener la presión arterial

El color rosado de su pulpa se debe a la presencia del pigmento licopeno, sustancia con gran capacidad antioxidante. Además, contiene potasio, mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, y para la actividad muscular.

¿Cómo elegir la sandía?
Si es cultivada al aire libre, la sandía florece entre finales de la primavera y principios del otoño, estando en su punto óptimo de sazón a lo largo del verano hasta principios del otoño. Pero la sandía se cultiva también en invernadero, por lo que se puede consumir a lo largo de todo el año.

La sandía estará madura si la mancha de la cáscara que ha estado en contacto con el suelo tiene un color amarillo cremoso. Si ésta es blanca o verdosa, quiere decir que se recogió antes de tiempo y resultará insípida; al tratarse de un fruto no climatérico, para que sea de buena calidad debe ser recolectada cuando está totalmente madura.

Para saber qué sandía elegir basta con darle unos golpecitos con los dedos o la palma de las manos y suene hueco. Su superficie no debe presentar cicatrices, quemaduras de sol o abrasiones, magulladuras u otros defectos.

Por su corteza, la sandía puede aguantar unos cuantos días a temperatura ambiente. Si se mantiene a unos 15°C, se puede conservar en perfecto estado durante unas 2 semanas. A una temperatura entre los 7°C y los 10°C puede durar 3 semanas, aunque por ser una fruta altamente sensible al frío, no debe mantenerse a temperaturas inferiores.

Origen y variedades de sandía

Originaria del África tropical, su cultivo se remonta siglos atrás, a la ribera del Nilo, desde donde se extendió hasta el mar Mediterráneo. Fueron los conquistadores europeos quienes la llevaron a América, donde su cultivo se extendió por todo el continente. En la actualidad es una de las frutas más extendidas en el mundo, siendo sus principales productores Turquía, Grecia, Italia, España, China y Japón.

Se conocen más de 50 variedades diferentes que se clasifican según la forma de sus frutos, el color de la pulpa y la piel, el peso, y su período de maduración.

Desde su composición genética, existen dos tipos de sandías:

  • Diploides o con semilla: variedades tradicionales, producen semillas negras o marrones de consistencia leñosa. Según su forma encontramos: frutos alargados, llamadas melonas, de corteza verde con bandas más claras y de las que destacan los tipos Klondike y Charleston Grey, y frutos redondos, de corteza verde oscura o negra, son las más cultivadas -aunque están siendo desplazadas por las variedades sin semillas-, dentro de las cuales destacan las variedades Crimson Sweet, Resistent, Sugar baby, Sweet Marvell y Early Star.
  • Triploides o sin semillas: variedad con semillas tiernas y de color blanco que pasan desapercibidas al comer el fruto. Esta variedad de sandías se caracteriza por su corteza verde claro con rayas verdes más oscuras, y su carne color rojo o amarillo. De esta variedad destacan Reina de Corazones, Apirena, y Pepsin.
Compartir
Organización que difunde cómo alimentarse mejor, y asi, optimizar la calidad de vida. Creemos en el dilema: "Somos lo que comemos, y no sabemos como hacerlo". Contacto: alimentacion@gmail.com

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.