¿Qué hacer frente un Ataque de Pánico?

¿Qué hacer frente un Ataque de Pánico?

360
0
Compartir
Fuente: Wikimedia Commons

Sepa qué hacer en un ataque de pánico y cómo abordarlo con soluciones naturales

Sin origen aparente, sin que nada lo anticipara, María comenzó a sentir que su corazón palpitaba rápidamente, sudaba, le faltaba el aire, sentía una presión en su pecho y aparecía la idea de que llegaba el momento de su muerte.

Es probable que María haya llegado a urgencias de un hospital o clínica pensando en un ataque al corazón, pero no era así no había ningún correlato fisiológico. María había experimentado un ataque de pánico.

¿Qué es un ataque de pánico?

El pánico es miedo en un estado extremo. El miedo cumple la función de indicarnos que hay un peligro cerca para poner en marcha estrategias para hacerle frente o bien, escapar.

En algunas oportunidades, cuando nos vemos superadas por la magnitud de la amenaza, o cuando esta nos resulta inconcebible o impensable, nuestros mecanismos de defensa hacen que lo desplacemos. Nuestro inconsciente es capaz de realizar este tipo de estrategias con el fin de preservar la estructura del yo. En esos casos, la emoción conserva la reacción corporal pero queda desligada de la cognición que le da sustento.

Nadie está exento de sentir miedo, pero si comienza a afectar nuestras vidas de manera significativa se transforma que lo que es conocido como ‘Trastorno de pánico’, al que el Manual DSM-IV de Criterios Diagnósticos define como la aparición temporal y aislada de miedo, o malestar intensos, acompañada de cuatro (o más) de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros diez minutos:

  1. Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca.
  2. Sudación.
  3. Temblores o sacudidas.
  4. Sensación de ahogo o falta de aliento.
  5. Sensación de atragantarse.
  6. Opresión o malestar torácico.
  7. Náuseas o molestias abdominales.
  8. Inestabilidad, mareo o desmayo.
  9. Sensación de irrealidad o despersonalización (de estar separado de uno mismo).
  10. Miedo a perder el control o volverse loco.
  11. Miedo a morir.
  12. Parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo).
  13. Escalofríos o sofocaciones.

Los episodios de pánico suelen durar entre diez minutos y media hora. La probabilidad de que se repita genera temor, y eso deriva en una importante limitación en el desarrollo de las actividades diarias. Los temores de muchas personas que lo padecen giran alrededor de tres ejes: salir de la casa, quedarse solos, o encontrarse lejos del hogar en situaciones en las que puedan llegar a sentirse atrapados, molestos o indefensos.

Detrás de los distintos temores, y sus diferentes grados, puede esconderse un sentimiento de falta de confianza en las propias capacidades para afrontar aquello que se evalúa como amenazante. Tal vez se trate de un peligro que realmente nos supere pero, en muchas oportunidades, la sensación está sostenida por falta de confianza personal. Ésta puede estar basada en experiencias anteriores desfavorables; una falta de desarrollo de la capacidad de afrontamiento, o no haber tenido la oportunidad de entrenarla.

Ante los trastornos de pánico, lo mismo que con las fobias, es conveniente pedir ayuda especializada, pues esas problemáticas pueden resolverse de mejor manera en el ámbito de un tratamiento psicoterapéutico. El trabajo personal consiste en hacer consciente aquello a lo que en realidad tememos y ligar la emoción con la idea que la sustenta. El sentir que el ataque de pánico no tiene relación con la realidad puede generar una sensación de locura, no obstante se hace la invitación de a ver es pánico como un aviso, como un indicador, una señal de que algo nos pasa que quizá no podamos percibir a primera instancia y que a través de psicoterapia podamos dilucidar el mensaje del ataque de pánico, lo vuelca esta desagradable experiencia en una oportunidad de autoconocimiento y de cambio.

Tratamiento Natural 

Hierba de San Juan: anti depresivo y anti estrés natural. Nos ayuda a controlar la angustia.
QUIERO HIERBA DE SAN JUAN – Clíck Aquí-

Valeriana: relajante natural, ayudará a que la persona pueda salir del estado permanente de alerta.
QUIERO VALERIANA – Clíck Aquí-

Revitalizante Andino: contiene ácido fulvico y 85 minerales biodisponibles, los que constituyen un reconstituyente físico para la personas que está sufriendo las crisis. QUIERO REVITALIZANTE ANDINO – Clíck Aquí-

Zinc + Selenio: aporta energía y fortalece el sistema inmunológico lo que hará que la persona esté fuerte y no caiga en más círculos viciosos.
QUIERO ZINC + SELENIO – Clíck Aquí-

Recomendación: Se aconseja acompañar el tratamiento fitoterapeutico con psicoterapia para ir indagando la raíz de las crisis y poder sanar desde el origen. Una técnica muy recomendable es la hipnosis, que es una técnica psicoterapeutica de rápido efecto.

¿Quiere una sesión de hipnosis?
Agende con nosotros…

Turnos en Chile:
Consultas en Providencia
Tel: 22 5032065 – WhatsApp: +56 9 92321386
Email: chile@alimsana.com

Turnos en Argentina:
Consultas en Buenos Aires
Tel: (011) 4541-8698 – WhatsApp: (011) 15-6460-8047
Email: comercial@alimsana.com

Betania Cohen Cabrera – Terapeuta
Psicóloga titulada con distinción máxima, Universidad de Chile
Diplomado Enfoque Sistémico, Universidad de Chile
Certificada en Hipsnosis Ericksoniana, Instituto Milton Erickson de Santiago afiliado a la Milton H Erickson Foundation, Phoenix, Arizona.
Cursando Postitulo Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones. Instituto Milton Erickson de Santiago afiliado a la Milton H Erickson Foundation, Phoenix, Arizona.
Seis años de experiencia en Salud Natural.

¿Conoces los beneficios de la Hipnosis?
VER VIDEO INFORMATIVO -CLICK AQUI-

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO