Reivindicando al Aceite de Coco como fuente de salud

Reivindicando al Aceite de Coco como fuente de salud

2556
0
Compartir
El aceite de coco es ideal para personas sin vesícula, con problemas para digerir grasas o problemas en el hígado. Foto: Meal Makeover Moms

El aceite de coco vuelve a resurgir comprobándose por medio de nuevos estudios su ayuda en el control de peso y la tiroides – por su efecto sobre el metabolismo- como también a combatir problemas cardiovasculares entre otras virtudes.

Los ácidos grasos de cadena media (MCT) son ácidos grasos saturados que tienen características nutricionales únicas, -a diferencia de los ácidos grasos de cadena larga- son mejor digeridos y absorbidos por el organismo. Resultando ideal para personas sin vesícula, o con problemas para digerir grasas, o problemas en el hígado. Te preguntarás que tiene que ver esto con el coco, bueno, resulta que el coco es uno de los pocos alimentos con ácidos grasos de cadena media.

También es utilizado en alimentaciones especiales, sueros y en fórmulas para bebés. En el deporte, en bebidas energéticas y para una mejor performance atlética.

El aceite de coco es rico en ácido láurico que se destaca por sus propiedades antivíricas y antibactericidas. Este ácido graso es muy importante en la leche materna -que contiene un 56% del mismo-, siendo su aporte de grasa más importante.

Estos triglicéridos se oxidan en nuestro cuerpo de manera diferente que otras grasas, haciendo que el aceite de coco sea una fuente de energía fácilmente disponible. Reforzando el sistema inmune y ayudando al cuerpo a combatir infecciones virales, bacteriales y hongos.

Mitos del aceite de coco

Si bien es verdad que los cocos tienen altos niveles de grasa saturada, como comentamos anteriormente, es una grasa de cadena media (MCT) necesaria y bien digerida. Son grasas que no se depositan en nuestro cuerpo como grasa en el tejido adiposo, sino que ayuda a absorber el calcio y como más destacado, son antivíricas y antibacterianas.

Beneficios del aceite de coco

Mientras que otras grasas se almacenan en las células de cuerpo, los ácidos grasos de cadena media del aceite de coco van directamente al hígado, donde se convierte inmediatamente en energía. Tanto es así, que cuando come coco o su aceite, su cuerpo lo utiliza rápidamente en vez de almacenarla como grasa en el cuerpo.

Su veloz absorción aligera el trabajo del hígado, el páncreas y el sistema digestivo. Por eso se habla de que el aceite de coco “acelera” el metabolismo y como resultado su cuerpo quema más calorías, ayudando al control de peso.

Para beneficiarse con el aceite de coco aconsejamos bajar o eliminar las otras grasas saturadas de su dieta (frituras, quesos grasos, grasa animal y embutidos). Aquí detallamos sus virtudes:

  • Ayuda a perder peso
    Porque es uno de los ácidos grasos que no se almacena como grasa sino que inmediatamente se convierte en energía. Dos a tres cucharadas diarias acompañadas de 8 a 12 vasos de agua en el día y una dieta saludable será ideal para perder peso y mantenerte con energía.
  • Aumenta la energía 
    Tomar de una a tres cucharadas de aceite de coco puede darte un buen empujón energético de forma natural.
  • Funguicida 
    Mata hongos, bacterias y puede reducir infecciones con el virus herpes y la candidiasis.
  • Combate el Hipotiroidismo
    El aceite de coco sube la temperatura del cuerpo. En el hipotiroidismo el cuerpo tiende a enfriarse y ocasiona un “metabolismo lento”.
  • Regulador
    El coco estabiliza los niveles de azúcar de sangre, siendo una buena ayuda complementaria en la dieta del diabético. También mejora los síntomas de la menopausia y el síndrome pre-menstrual (PMS).
  • Hidrata la piel
    Es ideal para suavizar la piel, aplica el aceite de coco masajeando el cuerpo diariamente. También actúa como protector solar!
  • Suaviza el pelo
    El aceite de coco penetra en el cuero cabelludo fácilmente y lo suaviza profundamente. Aplícalo y déjalo actuar durante una hora y luego lávalo.
Referencias bibliográficas: – Tsuji, H. et al. (2001); Dietary medium-chain triacylglycerols supress accumulation of body fat in a double-blind controlled trial in healthy men and women; J. Nutr.,131, 2853-2859.
– Kasai, M. et al. (2003); Effect of dietary medium and long chain triacylglycerols (MLCT) on accumulation of body fat in healthy humans; Asia Pacific J. Clin. Nutr.; 12, 151-60. – Utilidad y controversias del consumo de ácidos grasos de cadena media sobre el metabolismo lipoproteico y obesidad. Nutrición Hospitalaria. v.23 n.3 Madrid mayo-jun. 2008

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO