Rendimiento escolar: 10 consejos básicos de alimentación

Rendimiento escolar: 10 consejos básicos de alimentación

989
0
Compartir
Cuando la actividad que se desarrolla es física e intelectual, las necesidades energéticas aumentan y se debe tener un mayor aporte de nutrientes. Foto: PublicDomainPictures

Los niños y adolescentes están en pleno desarrollo, por eso necesitan de una buena nutrición y alimentación saludable para potenciar su rendimiento físico y mental.
Lo que comen esta relacionado con el funcionamiento de su aprendizaje e intelecto. Aquí ofrecemos consejos básicos para que estudien sin complicaciones.

Calcular la energía que consume el organismo requiere la suma de varios componentes. La tasa metabólica depende de la relación que existe entre la masa de tejido muscular y graso, la superficie externa del cuerpo, el tipo de piel e incluso la temperatura exterior.

Es diferente la tasa metabólica de un niño que la de un adulto, es más baja en las mujeres que en los hombres. Varía de un individuo a otro según la edad y la actividad que desarrolle. Son muchos los factores que intervienen en una dieta; en lo único que todas coinciden es en que deben ser equilibradas y por ello deben contener variedad y calidad de alimentos, necesarios para llegar al estado nutricional óptimo.

Para conseguir este estado óptimo, se debe aportar al organismo una cantidad de alimentos energéticos determinados, para poder llevar a cabo una actividad metabólica  física. Cuando la actividad que se desarrolla es física e intelectual, las necesidades energéticas aumentan y se debe tener un mayor aporte de nutrientes. Por eso los estudiantes requieren una alimentación óptima que no les provoque desgaste físico, lo cual repercutiría a su vez en la actividad intelectual. Los hábitos alimenticios han variado en la sociedad actual y donde mejor se puede ver es en la alimentación de niños y jóvenes, con dietas ricas en grasas e hidratos de carbono, pero también se da el caso contrario con trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia.

La escasez o el exceso de algunos alimentos desequilibra la buena alimentación. Los estudiantes deben tener una dieta satisfactoria que incluya un poco de cada uno de los grupos de alimentos, reforzando aquellos que aporten energía, ya que suelen realizar una actividad física mayor que los adultos. Como así también vitaminas y minerales que les permitan aumentar o mantener su capacidad de concentración y estudio.

Consejos para mejorar el rendimiento académico

  • No saltar el desayuno. Esto hace que baje la glucosa, lo que afectará el rendimiento escolar.
  • No es recomendable comer abundantemente por las noches, y menos aún alimentos ricos en grasas. Esto obligará al estómago a trabajar más de la cuenta, y al día siguiente se sentirá cansado y con poca energía. Una cena demasiado abundante también podría generar dolencias estomacales, y eso le impedirá concentrarse en su estudio durante el día.
  • En época de exámenes se debe inducir a los niños, adolescentes y estudiantes a que consuman verduras: aportan potasio, magnesio, ácido fólico y. Se sentirá bien, estudiará mejor y rendirá durante todo el día.
  • En las tardes o mientras estudia que no consuma golosinas, dulces, galletas o comida rápida, esto le dará energía y sí sumarán kilos indeseados. Es mejor que para el cerebro ingerir habas, nueces o maníes. Darle yogur con un sándwich de queso o de carne con lechuga. Otra opción es comer frutas y tomar jugos naturales.
  • Si está muy nervioso y ha perdido el apetito, elabore platos más nutritivos: añada clara de huevo cocida y rallada, queso o leche a los platos que pueda; elabore ensaladas con frutas y mézclelos con nueces; dele jamón, queso, atún y sardina y para beber prefiera el yogur, porque son alimentos más nutritivos.
  • Ayúdelo a planificar bien las jornadas de estudio, recuérdele a su hijo destinar tiempo para estudiar, para comer, jugar y descansar. El sueño también es importante, ya que la mente no rendirá si el niño o adolescente se sienten cansados.
  • El consumo excesivo de bebidas excitantes como el café, el té, las gaseosas u otro tipo de bebidas estimulantes mantienen la mente despierta pero no aumentan la concentración ni la memoria. Los zumos naturales de frutas mezclados con apio o alfalfa, el agua o las infusiones son opciones más saludables y nutritivas.
  • No se olvide que la única forma de rendir al máximo es mantener el cuerpo y la mente bien descansados. Para ello, es necesario dormir un mínimo de 8 horas. En caso de dificultad para conciliar el sueño recurra a infusiones relajantes (azahar, hierbaluisa, melisa, espino blanco, verbena, tila, etc.) o un vaso de leche caliente con miel antes de acostarse.
  • No es recomendable realizar dietas sin criterio médico o nutricional, ya que pueden provocar mareos o anemia, cansancio, irritabilidad, alteraciones en el sueño, depresión etc.; incidiendo negativamente sobre la salud y la capacidad intelectual.
  • Una alimentación bien equilibrada, que incluya alimentos de todos los grupos, cubrirá las necesidades energéticas y nutricionales.
  • Una dieta inadecuada sumada a la ansiedad, en época de exámenes, puede provocar que los adolescentes tengan problemas de sobrepeso o que desarrollen bulimia o anorexia, los padres deben controlar lo que están comiendo.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO