La papa nos engorda, ¿mito?

La papa nos engorda, ¿mito?

744
0
Compartir
El valor energético de la papa es útil para aumentar las calorías de caldos, sopas, purés o ensaladas. Foto: Pexel

Ningún alimento engorda o adelgaza por sí solo, pero la papa modifica sus calorías según su modo de cocción. Por ello es bueno tener un listado de referencia y conocer como cocinarla mejor.

La papa es hace cientos de años un alimento base. No sólo por sus propiedades organolépticas, su sabor sui generis por ejemplo que se adapta tanto a preparaciones saladas como dulces o las múltiples formas de cocinarlas, acompañan la mesa de familias de todo el mundo, sino también por sus propiedades nutricionales.

Tiene cantidades significativas de vitamina C, que refuerzan el sistema inmune y nos ayudan a prevenir enfermedades. Aporta antioxidantes que ayudan a reparar el cuerpo.
Tiene vitamina B, potasio y ácido fólico, que mejoran la función cerebral y evitan la formación de cálculos renales.

Junto con el arroz y los panificados, ha ganado batallas contra el hambre en tiempos difíciles. No es costosa y se pueden cocinar con ella millones de propuestas culinarias.
No sustituye al arroz, las pastas y las demás verduras, es más un complemento por su riqueza en hidratos de carbono.

¿Aporta muchas calorías la papa?

La papa cocinada de forma sencilla: hervida, cocida o asada, no aporta muchas calorías.
Sin embargo, su valor energético se modifica de forma considerable según como se cocine y consuma; por ejemplo: frita proporciona 4 veces más calorías (300 kcal en 100 gramos) que asada (80 kcal por 100 gramos)

Cuadro de calorías:

Preparación
(100 gramos de papa)
Calorías
Al vapor 70 Kcal.
Cocidas o hervidas 80 Kcal.
Asada al horno 101 Kcal.
Salteada 134 Kcal.
Papas fritas 290 Kcal.
Papas fritas comerciales 538 Kcal.
Aliñadas con aceite en cualquier cocción Se suman 90 Kcal por cada cuchara sopera de aceite empleada.

 

No todas las preparaciones de papa sirven para todas las dietas terapéuticas. Es útil para aumentar las calorías y consistencia en sopas, salsas, caldos, puré, ensaladas, etc., para personas desnutridas e inapetentes, para niños y deportistas, ancianos, etc.

¡Para perder peso también! En reemplazo de pastas o platos muy calóricos, ya que en poca cantidad nos sacian. Una papa tiene 3 veces mayor nivel de saciedad que el pan blanco.

¿Cómo cocinar sanamente la papa?

  • Al vapor. Esta es la forma de cocción más recomendada para la papa, la más sana, ya que conserva mejor los nutrientes -mucho más con su piel, bien lavada por cierto-.
  • Cocidas o hervidas: Esta forma de preparación resulta mejor para la papa temprana, la que tiene su interior una textura harinosa y compacta, porque no se deshace con la cocción y logra un buen caldo.
  • Asadas o guisadas. En este caso se recomiendan papas tiernas porque absorben mejor los sabores. Lo mismo sucede con los purés.
  • Papas fritas más sanas. Si no puedes evitar las papas fritas o tienes un antojo, a la hora de freír es recomendada la papa con poca agua, más madura. Para que sea menos grasienta y calórica, es importante sumergirla en abundante aceite y bien caliente.

 

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO