Tips saludables de la cocina light

Tips saludables de la cocina light

540
0
Compartir
Imagen: stokpic

Por fin has llegado a tu peso adecuado y quieres mantenerlo, lo más difícil de hacer una dieta es mantener el peso después de tanto esfuerzo.

Lo ideal para no volver a engordar es aprender hábitos de alimentación y cocina más saludables.
Veamos los tips claves de la cocina light, así te aseguras de mantener tu peso, disfrutar de las comidas y no perder ni un mordisco de sabor.

1- Picadas light y originales 

La mayonesa, el aceite, la manteca y los fiambres están prohibidos en cualquier plan alimentario “light”. En el momento de la famosa “picadita” a veces cuesta controlar las cantidades, y las papas fritas, el queso y los snacks pueden sumar una cantidad increíble de calorías.

El enemigo: 
muchas veces, creemos que hacemos bien al reemplazar los productos de copetín por zanahorias o tomates cherry. Y si bien es más saludable, no lo son tanto cuando las acompañamos con mayonesa, guacamole o quesos procesados.
El truco: Prepara salsas ligeras en las que podés untar las verduras, pero también trocitos de pollo asado o, si te animas, pescado crudo (una idea: rabanito, salmón y queso blanco light… ¡una delicia!)

2- Aderezos livianos 

El problema de las ensaladas y otros alimentos es que muchas veces no medimos el aderezo que utilizamos, y nos excedemos con ingredientes que no son tan saludables, sumando calorías y grasa a un plato que podría ser más saludable.

El enemigo: ¡el aceite de más!
Los trucos: Elegí vinagres poco ácidos: vinagre de Jerez, vinagre de manzana o aceto balsámico. Empieza a jugar en la cocina, utilizando jugo de limón, de naranja o de pomelo como aderezos.
Para las salsas espesas, el yogur natural o el queso blanco son un excelente sustituto de la mayonesa. Proba con una ensalada de papas aderezada con una cucharada de aceite, una de vinagre, queso blanco y un toque de mostaza.

3- Consumí verduras frescas

Todos sabemos que comer verduras es muy sano, pero tenemos que estar atentas también a la forma de cocción.

El enemigo: Las frituras.
Los trucos: elegí cocinar al vapor, al wok y las recetas al horno, utilizando hierbas y especias. Las verduras no necesitan tanto aceite ni queso para revelar su sabor.
Proba con esta receta: Lava y corta en cubos calabaza, berenjenas, morrones y tomates. Ponelos en una asadera y rocía con 1 o 2 cucharadas soperas de aceite, o con aceite en aerosol. Espolvorea con hierbas y especias (tomillo, perejil, comino, orégano…), sal gruesa y pimienta. Cocina en horno fuerte por 45 minutos… y voilá!

4- Selecciona la carne

¿Te gusta la carne? Cuidado con los excesos. Algunas carnes son muy ricas en grasas.

El enemigo: la piel del pollo, los trozos grasos de la carne de cerdo, vaca o cordero.
El truco: selecciona las mejores partes como el bife, solomillo, el lomo y las pechugas de pollo…

5- Los mejores pescados

El pescado, tanto fresco como congelado, es excelente por su alto contenido de ácidos grasos buenos para el organismo. Pero evita los platos preparados y las salsas muy pesadas.

Los enemigos: los pescados grasos y las recetas en salsa.
Los trucos: La mayor parte de los pescados se preparan tanto al horno, a la cazuela, en sopas… Es ligero, está lleno de proteínas, vitaminas, minerales. No abuses de los pescados grasos (salmón, atún graso, arenques). En cambio, elegí el lenguado, la merluza y el atún fresco, mucho más livianos y con bajo tenor graso.

6- Cocina con finas hierbas

Las finas hierbas dan ese toque especial a tus platos y además están repletas de vitaminas. El perejil, por ejemplo, es una de las mejores fuentes de vitamina C.

El enemigo: El sazonado y también el calor, que quita el gusto de la albahaca y otras hierbas aromáticas.
Los trucos: piensa en las finas hierbas para reemplazar la sal, el aceite y la manteca. Anímate a probar hierbas nuevas: el romero, el eneldo y el estragón son excelentes, además de los tradicionales como el perejil y la albahaca. Acompaña tus recetas con aceite de oliva para darles un toque mediterráneo.

7- Postres light 

Aunque nos tiente mucho el tiramisú, existen alternativas de postres frescos y esponjosos sin tantas calorías.

Los enemigos: el mascarpone, la crema fresca y la crema chantilly.
El truco: prepara un postre con una base de vainillas o pionono, reemplazando el queso mascarpone por ricota o queso blanco, agregándole un poco de gelatina sin sabor para agregar consistencia. Añadí frutos rojos, ¡y disfruta de un postre delicioso!

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO