Ventajas de adoptar una dieta Mediterránea

Ventajas de adoptar una dieta Mediterránea

691
0
Compartir
La dieta mediterránea se caracteriza por un alto consumo de aceite de oliva y pescados. Foto: jeffreyw

Conocida por ser una dieta saludable, el secreto está en los alimentos que la integran, siendo el aceite de oliva su componente principal.

Tal como lo indica su nombre, la dieta mediterránea se basa en los alimentos obtenidos de los cultivos tradicionalmente cultivados en la zona del Mar Mediterráneo: el trigo, el olivo y la vid.
El pan y las pastas representan la principal fuente de hidratos de carbono, mientras que el aceite de oliva es la principal fuente de grasa. Incluye el vino en cantidades moderadas acompañando las comidas, y predomina el pescado, las aves de corral, los productos lácteos y los huevos como principal fuente de proteínas, con un menor consumo de carnes y grasas animales, mientras que las hortalizas, frutas, frutos secos y legumbres aportan fibra y antioxidantes.

Este conjunto de alimentos y su tratamiento culinario dan lugar a un estilo de vida que se ve acompañado por ciertos hábitos tales como los paseos al sol, las tertulias y la siesta.

¿Por qué se considera una “dieta saludable”?

Su fama como dieta saludable surge tras una serie de estudios nutricionales en Grecia, donde se detectó una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares, arteriosclerosis y enfermedades degenerativas, junto con una esperanza de vida superior a la media.

Con este antecedente, entre 1958 y 1964 Ancel Keys llevó a cabo el denominado “Estudio de los siete países”, donde estudió los hábitos alimenticios de 7 países: Estados Unidos, Japón, Finlandia, Holanda, Yugoslavia, Italia y Grecia.

Los resultados obtenidos demostraron que en los tres países mediterráneos existía una íntima relación entre las características particulares de la dieta, común a los tres países, y la salud de la población. Esta dieta particular se caracteriza por ser:

  • Baja en grasas saturadas (carnes rojas)
  • Alta en grasas monoinsaturadas (aceite de oliva)
  • Balanceada en ácidos grasos poliinsaturados (Omega-6 y Omega-9)
  • Baja en proteína animal
  • Rica en antioxidantes (frutas, frutos secos, verduras y legumbres)
  • Rica en fibras (frutas, verduras, legumbres y cereales)

Estas características de la dieta coincidían con la baja frecuencia de enfermedades coronarias y un bajo nivel de colesterol en relación con la población de los otros países incluidos en el estudio. En este sentido, se demostró que era el tipo de grasa más que su cantidad lo que determina el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, de modo que un bajo consumo de grasas saturadas, y el alto consumo de aceite de oliva (grasas monoinsaturadas) y pescados (grasas poliinsaturadas) está directamente relacionado con una menor frecuencia de enfermedades coronarias y mortalidad por estas patologías.

Pero la menor incidencia en enfermedades coronarias no es el único beneficio que brinda esta dieta; aporta una gran cantidad de antioxidantes, que protegen del envejecimiento celular y la carcinogénesis.

Un estilo de vida más saludable

La hoy ya conocida pirámide de nutrición surgió a partir de la necesidad de esquematizar alimentos y proporciones dentro del marco de una dieta equilibrada. Estos alimentos y proporciones surgen de la proporción de nutrientes que constituyen la dieta mediterránea clásica.

Si bien cada región tiene un clima, cultivo y usos diferentes, también disponen de alimentos diferentes. Manteniendo la proporción de nutrientes necesarios, la pirámide puede adaptarse a cada región y a cada individuo según la accesibilidad a los alimentos, de manera tal que se pueda llevar adelante un estilo de vida y una dieta que resulten beneficiosos para el cuidado de la salud.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO