10 errores comunes que arruinan tu dieta

10 errores comunes que arruinan tu dieta

1184
0
Compartir
La falta de información nos lleva a mantener una alimentación desequilibrada.
La falta de información nos lleva a mantener una alimentación desequilibrada. Foto: Marjan Lazarevski

La falta información, los mitos poco científicos, y la información falsa o errada hacen que el común de la gente base su alimentación de acuerdo a conceptos y prejuicios falsos que, junto con el estilo de vida moderno, sólo perjudican nuestra salud.

1- El agua engorda

El agua es el más sano de los elementos de nuestra alimentación. Es imprescindible. Podemos pasar más tiempo sin comer nada que sin ingerir líquidos. Es falso que el agua engorde, ni antes ni entre ni después de las comidas. Se debe beber agua siempre que se tenga sed, y como mínimo 1,5 litros al día.

2- La fruta no engorda

Aunque insistamos en que comer fruta es buenísimo, no significa que no tenga calorías. Es mejor comer una manzana que un bollo, y aporta menos calorías, pero, como todos los alimentos, excepto el agua, tiene poder para engordar. Dependiendo de la fruta, es más calórica (plátano, dátiles, uvas) o menos (sandía, melón, fresas). Consumida en cantidades moderadas es ideal en cualquier alimentación, así como en regímenes de adelgazamiento.

3- El abuso de las proteínas

Dado que su contenido en hidratos de carbono es casi nulo, pensamos que podemos tomar la cantidad de carne, pescado, etc. que queramos. Esto es erróneo, ya que cada gramo de proteínas aporta 4 calorías y por tanto, engordan, y porque un exceso de proteínas contribuye a un posible deterioro de la función renal. Es cierto que nuestra glucemia se altera poco o nada por las proteínas, pero sí puede alterarse el resto de nuestra alimentación así como perjudicar a nuestro organismo.

4- El abuso de las grasas

El tipo de alimentación al que tendemos, de comidas rápidas, comer fuera de casa, alimentos preparados, etc., hace que ingiramos un exceso de grasa en forma de fritos, rebozados, salsas y otras preparaciones. Debemos tener cuidado con ellas y hacer un balance al cabo del día. Así, al día siguiente nos moderamos y evitamos cometer excesos. Lo mejor, la dieta mediterránea: frutas, verduras y aceite de oliva.

5- No tener en cuenta los aperitivos y picoteos al contar el total de calorías diarias

Conviene elegirlas con pocas calorías y descontarlas de la comida inmediata, si es posible, en calorías, pero fundamentalmente en composición y cantidad: si tomamos un 1er. plato fuerte, el segundo será muy pequeño o mejor no lo comemos. Por supuesto, razón de más si hemos comido papas fritas o arroz; tendremos que reducir los hidratos de carbono de la comida.

6- El chocolate, los bollos y los helados son buenos para la hipoglucemia

Son tan apetitosos que estamos esperando a tener una hipoglucemia por comer un buen trozo de chocolate, esa napolitana con salsa y queso o el helado de tentadoras cremas. Es cierto que tienen azúcar estos productos, lo que ocurre es que una hipoglucemia hay que solucionarla rápidamente, con azúcar, zumos o similares. El tipo de alimentos antes mencionados tienen, además de azúcar, grasas y proteínas que retardan la absorción de aquélla, con lo que la hipoglucemia tardará en remontar con el riesgo que esto supone; nos aportan además una buena dosis de calorías extra nada convenientes.

7- Las legumbres están prohibidas para los diabéticos

Totalmente falso. Las legumbres son una excelente fuente de hidratos de carbono de absorción lenta, que proporcionan fibra en cantidad nada desdeñable así como proteínas, vitaminas y minerales. Es uno de los alimentos más completos y necesarios, aunque la cantidad que debemos tomar es limitada

8- El pan engorda demasiado

Como todo en esta vida, salvo el agua, engorda. Depende de la cantidad que se coma. El pan, como hidrato de carbono, aporta 4 calorías por gramo; por tanto seamos sensatos, y no devorar una barra de pan por comida. Otro problema es si lo acompañamos, con chorizo, salsas, mayonesas etcétera, todo de gran contenido graso y extra calórico. No echemos toda la culpa al pan, seamos realistas con que lo comemos y cuánto.

9- La miga de pan engorda más que la corteza

La corteza del pan está deshidratada en comparación con la miga. Pero resulta que a igualdad de peso entre corteza y miga, tiene más calorías la corteza. Tomemos nuestra rebanada de pan entera y no las separemos.

10- El pan integral no engorda

Estamos hartos de oír que es mejor tomar pan integral (y otros productos integrales, como el arroz y pastas integrales). Pero no porque no engorde, sino por su alto contenido en fibra, beneficiosa para lograr un buen ritmo intestinal, evitar el estreñimiento, retrasar la absorción de los alimentos, y prevenir el cáncer de colon. Tiene las mismas calorías que el pan o los productos no integrales a igualdad de cantidad y peso

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO