¿Adiós a los lácteos? 5 efectos si los dejas

¿Adiós a los lácteos? 5 efectos si los dejas

255
0
Compartir
Foto: Flickr

¿Está pensando en eliminar la leche, el queso, la manteca y otros productos lácteos de su dieta? Si quiere despedirse de los helados y la mozzarella, hay una serie de efectos sobre su cuerpo que debe tener en cuenta.

Si se deben renunciar o no a los productos lácteos y cómo hacerlo es una de las principales preguntas que se hacen las personas en la actualidad.

El auge de sacar los lácteos por la influencia de los famosos

¿Una posible razón por la cual tantas personas abandonan los productos lácteos? Puede suceder que simplemente uno se siente mejor cuando no come lácteos, gluten o trigo. Por ejemplo, la actriz australiana Margot Robbie afirmó al medio ELLE UK que lo evita cuando filma una película porque cree que le causan brotes. A principios de este año, Khloe Kardashian aseguró que bajó 11 libras después de solo dos semanas sin consumirlos. “Si quiero bajar de peso rápidamente, abandonar los lácteos es el camino a seguir”, afirmó.

Renunciar a los lácteos: ¿bueno o malo?

¿Puede una dieta libre de lácteos realmente ayudar a perder peso, tener una piel más clara y, en general, sentirse mejor? Esta respuesta es diferente según cada organismo. “Algunas personas son más sensibles a los productos lácteos que otras”, sostiene Cynthia Sass, editora de nutrición y salud de Revista Health, quien agrega que los efectos de dejarlos pueden variar de un individuo a otro.
Pero los expertos enfatizan que dejar de tomar productos lácteos no es algo que deba hacerse de manera espontánea o sin causa. “No es necesario eliminar un grupo completo de alimentos a menos que haya una razón legítima”, dice Keri Gans, nutricionista de la ciudad de Nueva York.

Consecuencias positivas y negativas de abandonarlos

Si decide abandonar los productos lácteos, hay cinco efectos secundarios que podría experimentar.

1) Podría perder algunos nutrientes esenciales

Es importante recordar que los productos lácteos pueden ser parte de una dieta saludable. Después de todo, hay una razón por la cual el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA ) recomienda que los adultos consuman tres tazas de productos lácteos por día. La leche, el queso y el yogur son fuentes ricas en vitamina D, proteínas y calcio, nutrientes esenciales para la salud ósea. “Es importante saber cómo reemplazarlos si renuncia a los productos lácteos”, dice Sass.

Reemplazos nutricionales:

Si ha decidido eliminar los lácteos, trabaje con un nutricionista para crear un plan de dieta que incluya muchos de estos nutrientes. “Si bien es difícil para la persona que abandona los productos lácteos puede obtener suficiente vitamina D y calcio, no una tarea imposible”, dice Gans.
Las verduras de hojas oscuras como la col rizada o kale y los pescados grasos como las sardinas y el salmón enlatado son buenas fuentes de calcio no lácteo. Ciertas marcas de leche y jugo de naranja a base de plantas también están fortificadas con calcio y vitamina D, señala Sass. Sin embargo, “son bajas en proteínas, por lo que es posible que deba aumentar la ingesta de alimentos como huevos, legumbres o salmón”.

Consejo: Si eliminó productos lácteos y tiene problemas para encontrar alternativas de calcio y vitamina D que disfrute, consulte a un nutricionista para analizar si debe comenzar a tomar un suplemento o no.

2) Bajará de peso

El deseo de perder peso se menciona a menudo como una de las principales motivaciones para eliminar los lácteos. Sass reconoce que hacerlo puede ayudarlo a perder peso: “He tenido pacientes que reducen la grasa corporal después de dejar los productos lácteos“.
Sin embargo, una advertencia importante: la pérdida de peso a menudo se debe a cómo la consumieron antes de dejarla, en qué cantidad y de qué forma. En otras palabras, si la pizza, los macarrones con queso y los sándwiches de queso a la parrilla eran sus comidas preferidas, y los reemplazó con proteínas magras, granos integrales y productos frescos, entonces probablemente verá caer los números en la balanza.

“El problema no es el lácteo en sí, sino la forma en que se consume”, explica Gans. De hecho, las investigaciones sugieren que los lácteos enteros específicamente pueden ayudar a perder peso. En un estudio de 2016 en el American Journal of Nutrition, los investigadores revelaron que las mujeres que consumían mayor cantidad de productos lácteos altos en grasa tenían un 8% menos de riesgo de sobrepeso u obesidad. Una posible explicación: los lácteos con toda su grasa contienen más calorías, lo que puede hacer que uno se sienta saciado por más tiempo. De esta forma, es menos probable que coma otros alimentos que lo harían ganar peso, como el azúcar y los carbohidratos refinados.

3) Se sentirá menos hinchado

“Cuando la gente pregunta acerca de dejar los productos lácteos, generalmente es porque se sienten hinchados”, expone Gans. Además agrega que el culpable casi siempre es la intolerancia a la lactosa. Las personas con esta condición pueden experimentar hinchazón y gases, además de dolor de estómago intenso, diarrea y calambres, cuando consumen productos lácteos.

La razón: las personas intolerantes a la lactosa no producen suficiente lactasa, una enzima que es importante para descomponer un tipo de azúcar que se encuentra en los productos lácteos.
Sin embargo, no todas las personas con intolerancia a la lactosa deben eliminar al 100% los lácteos de su dieta. Reducir el consumo total o consumir productos lácteos junto con otros alimentos (como cereal con leche) puede ser suficiente para aliviar los síntomas.
Si tiene una afección que daña el tracto digestivo, como la enfermedad de Crohn o la enfermedad celíaca, también puede aliviar los síntomas similares a los de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) cuando reduce el consumo de productos lácteos.

4) Su piel lucirá mejor

La relación entre la dieta y el acné es una fuente constante de debate entre los dermatólogos. Algunas investigaciones sugieren un vínculo débil entre el consumo de lácteos y los brotes. Sin embargo, algunos expertos creen que las hormonas en los productos lácteos podrían desempeñar un papel en la exacerbación del acné hormonal, y muchas personas notan una tez más clara cuando abandonan estos alimentos.

La Academia Estadounidense de Dermatología recomienda señalar cualquier factor desencadenante de alimentos que parezca agravar la piel y reducir el consumo con la ayuda de un nutricionista para asegurarse de seguir una dieta equilibrada.

5) Puede reducir algunas afecciones alérgicas

No hay evidencia científica que respalde las afirmaciones de que los productos lácteos agravan las condiciones alérgicas de la piel. Sin embargo, algunas personas con eccema y psoriasis informan menos síntomas después de reducir o eliminar por completo los productos lácteos.

En general, cuando la piel está actuando mal, un nutricionista puede recomendar una dieta de eliminación para ayudar a identificar el problema. Los lácteos se consideran uno de los alérgenos alimentarios más comunes (junto con el trigo, los huevos, la soja, el pescado, los mariscos, las nueces de árbol y los maníes o cacahuetes). Por lo general es uno de los grupos excluidos de las dietas antialérgicas. Después de algunas semanas, se agregan grupos de alimentos para ver cuál está desencadenando la inflamación.

¿Te animas a eliminarlos de tu dieta? Cuéntanos tu experiencia…

 

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.