Cómo ajustar la dieta para controlar la hipertrigliceridemia

Cómo ajustar la dieta para controlar la hipertrigliceridemia

1762
0
Compartir
Su origen puede ser resultado de la combinación de hábitos alimentarios poco saludables y una vida sedentaria.
Foto: Erroll Ozgencil

La hipertrigliceridemia es el aumento de los triglicéridos por encima de 200 mg/dl. en sangre. Si se superan estos valores aumenta el riesgo de padecer problemas cardiovasculares. Puede ser de origen genético o provocada por los malos hábitos de alimentación y el estilo de vida poco saludable.

Los triglicéridos son un tipo de lípidos -grasas-  formados en el hígado a partir del consumo de ciertos alimentos. Aportan energía al organismo, pero si hay exceso, se almacena en forma de grasa. A partir de los 200 miligramos por decilitro de sangre, el riesgo de padecer problemas cardiovasculares incrementa, y superados los 500 miligramos, se pueden generar enfermedades graves.

La hipertrigliceridemia no se presenta como factor de riesgo de padecer arterosclerosis, si la persona es menor de 50 años, edad en la que un alto nivel de triglicéridos se considera como principal factor de riesgo.

Su origen puede ser de carácter genético, en cuyo caso varios miembros dentro de la misma familia se verán afectados por la patología, o bien puede ser un resultado de la combinación de hábitos alimentarios poco saludables y una vida sedentaria. Así, es común que la hipertrigliceridemia aparezca como patología secundaria o acompañante de otras, tales como la obesidad, la diabetes, y altos valores de LDL -llamado el colesterol malo.

Es conocida la estrecha relación del nivel de triglicéridos con el peso corporal. De ahí que sean las personas con sobrepeso quienes mayores niveles presentan. Conviene subrayar la importancia del ayuno de al menos 12 horas para establecer niveles fidedignos de los triglicéridos en sangre; una vez detectado, lo primero que habrá de hacerse es tomar la medicación según las indicaciones del médico y seguir estrictamente la dieta destinada a bajar los niveles.

La alimentación, clave para controlar los triglicéridos

Alimentos aconsejados

En el caso de los lácteos, se permiten todos, siempre y cuando se elijan las opciones descremadas o desnatadas, y quesos magros. Lo mismo ocurre con las carnes, tanto roja como blanca; se debe procurar elegir siempre cortes magros, como el pollo o pavo sin piel, la carne de ternera, lomo de cerdo, conejo, el pescado blanco o azul y los mariscos.

Incorporar cereales y legumbres a la alimentación diaria es siempre una buena idea si se evitan las versiones azucaradas, chocolatadas, y las legumbres cocinadas con carnes u otros alimentos grasos.

Beber mucho líquido, preferentemente agua o caldos desgrasados. En lugar de elegir bebidas light como una opción para todos los días, se recomienda tomar en su lugar jugos y zumos naturales sin azúcar.

En cuanto a los aceites, se recomienda optar por el aceite de oliva para cocinar, y los de semillas para consumir -crudo para las ensaladas.

Alimentos de los que se debe moderar el consumo

Cuando hablamos de moderar, nos referimos a un consumo ocasional. Y dentro de los alimentos que se pueden consumir de forma moderada se encuentra el jamón serrano y el york bajo en grasa, el huevo entero, los fiambres de pollo y pavo, y todo corte de carne que sea semi graso.

También se recomienda un control en el consumo de productos de bollería similares al pan, como los bizcochos de soletilla -comercialmente conocidas como vainillas-, o el bollo suizo.

Por su alto contenido tanto de grasas como de sodio, se recomienda guardar especial cuidado en el consumo de salsas, aderezos y sopas comerciales, productos precocinados en general y la comida rápida o chatarra.

Alimentos limitados

Dentro de este grupo encontramos aquellos alimentos y preparaciones que se deben reservar a ocasiones especiales, con un consumo muy esporádico y/o moderado. Tal es el caso de los platos y preparaciones enriquecidos con manteca, crema, quesos y grasas, como verduras, carnes, y pastas con salsas preparadas de esta manera.

También se debe limitar el consumo de leche entera y condensada, y lácteos en general que hayan sido enriquecidos con nata.

En cuanto alimentos de origen animal, se incluyen en este grupo todos los cortes grasos, carnes ahumadas o curadas, vísceras, embutidos, pescados adobados, ahumados y al escabeche.

También se deben limitar frutas secas como higos y dátiles, frutas en almíbar o confitadas; aceitunas, aguacates, y cocos; manteca de cacao y productos que la contengan; alimentos que contengan azúcar, fructosa y jarabe de glucosa; miel, chocolate y derivados; productos de bollería, repostería y pastelería, y bebidas azucaradas.

Para tener en cuenta a la hora de ajustar la dieta

Conviene saber que la síntesis de triglicéridos en el intestino está determinada por la ingesta total de grasas, y la formación de triglicéridos en el hígado depende del total de calorías de la dieta y del total de grasas. Por tanto, adecuar el aporte calórico a las necesidades de la persona controlando la cantidad de grasa total favorecerá el control de esta enfermedad.

Por otra parte, la obesidad, el consumo de alcohol y la ingesta excesiva de azúcares precipitan frecuentemente la hipertrigliceridemia, por lo que deberá aplicarse una dieta hipocalórica para reducir el peso en caso de sobrepeso u obesidad, suprimir de manera absoluta el alcohol y reducir los azúcares. Cuando el nivel de triglicéridos es elevado secundariamente a otras enfermedades, el tratamiento debe ir dirigido en primer lugar a controlar los procesos de base.

Algunos tips para la dieta

  • Alcanzar o mantener un peso saludable mediante una ingesta adecuada de calorías.
  • Distribuir las comidas en varias tomas, ya que influye positivamente sobre el nivel de lípidos en sangre.
  • Es necesario suprimir cualquier bebida alcohólica
  • Reducir el consumo total de grasa y grasa saturada, escoger carnes magras, quitar la grasa visible antes del cocinado, desgrasar los caldos de carne o aves en frío.
  • Aumentar el consumo semanal de pescado a unas cuatro raciones, y procurar tomar con más frecuencia pescado azul.
  • Limitar el consumo de huevos a 4 por semana.
  • Aliñar los platos con aceite de oliva o semillas en vez de con manteca o margarina.
  • Reducir o moderar el consumo de carne y huevos; y aumentar la proteína vegetal combinando en un mismo plato legumbres y cereales.
  • Preparar platos para luego congelarlos, y así, no tener que acudir a los precocinados, normalmente más grasos. Hoy día, existen diversos productos en el mercado pobres en grasa.
  • Si se come fuera de casa, elegir ensaladas, aves o pescados a la parrilla en lugar de fritos o guisos. Para evitar la adición excesiva de salsas se puede pedir que éstas se sirvan a parte, y uno mismo adicionarla.
  • Aumentar el consumo de fibra y antioxidantes naturales comiendo 2 piezas de fruta al día, preferiblemente con piel, incluir un cítrico, y aumentando las legumbres a 3 veces por semana.
  • Reducir los azúcares sencillos. Sustituir el azúcar común o la miel por edulcorantes no calóricos.
  • Reemplazar las bebidas refrescantes azucaradas por sus equivalentes edulcoradas “light”.- Limitar la bollería, pastelería y repostería por su elevado contenido en azúcares y grasa.

Preguntas con respuesta

¿Se pueden consumir productos para diabéticos en caso de hipertrigliceridemia?

Actualmente, encontramos productos dulces aptos para personas diabéticas (turrones, bizcochos, galletas) que tienen fructosa (azúcar de las frutas) o edulcorantes no calóricos (sacarina, aspartame, ciclamato, sorbitol). Aquellos que llevan fructosa no son recomendables ya que esta sustancia aumenta los triglicéridos. Además, algunos contienen más de grasa que sus equivalentes convencionales.

Tengo ácido úrico y triglicéridos elevados ¿puedo comer pescado azul?

El pescado azul es rico en grasa poliinsaturada, en concreto ácidos grasos de la serie omega 3, que además de reducir los niveles de colesterol plasmático, reducen el nivel de triglicéridos. Pero estos pescados contienen purinas, cuya degradación en el organismo produce ácido úrico. Su consumo está contraindicado en caso de ácido úrico o gota.

Compartir
Organización que difunde cómo alimentarse mejor, y asi, optimizar la calidad de vida. Creemos en el dilema: "Somos lo que comemos, y no sabemos como hacerlo". Contacto: alimentacion@gmail.com

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.