Conoce todo sobre la cura de naranjas

Conoce todo sobre la cura de naranjas

742
0
Compartir
La propiedad más significativa de la naranja es su capacidad de combatir el estreñimiento por su gran aporte de fibra. Foto: Revolutionary Habit

Por su aporte de nutrientes, la naranja resulta el alimento ideal para combatir el estreñimiento, limpiar y purificar hígado, intestino, colon y riñones. Además, por su condición de cítrico, su aporte de vitamina C la hace un excelente antioxidante y potenciador del sistema inmunológico.

Como todo cítrico, la naranja representa una perfecta solución para combatir muchos estados patológicos, pero también para mantener la buena salud. Esto es posible gracias a la presencia de sustancias y nutrientes que ayudan a mantener el buen estado y funcionamiento del organismo.

El calcio facilita el desarrollo y fortalecimiento de los huesos; el fósforo ayuda en casos de estrés y en personas nerviosas; el hierro es necesario para las células sanguíneas; el magnesio ayuda a combatir el estreñimiento; la sosa estimula el jugo pancreático, activando los procesos digestivos, y el ácido cítrico disuelve el ácido úrico, además de ser depurativo, desinfectante y microbicida, estimulando la eliminación de sustancias no metabolizadas por el organismo. Todas estas sustancias, junto con vitamina A, B, G y, por sobre todo, vitamina C, están presentes en la naranja.

¿Qué beneficios brinda la naranja?

La naranja actúa como analgésico en caso de dolores estomacales -en dosis adecuadas-, fortalece los músculos estomacales, desinfecta y disuelve residuos acumularos, y facilita la producción de las secreciones que son necesarias para la digestión. Este efecto de limpieza y purificación que se producen en el hígado y el páncreas ayuda a eliminar la acumulación de grasas, contaminación que suele ser la causa más frecuente de diversos trastornos.
Dadas sus propiedades diuréticas, la vejiga y la próstata también se ven beneficiadas por este cítrico, al facilitar la eliminación de sustancias que se van depositando. Y continuando con el sistema urinario, la cura de naranjas también da muy buenos resultados en casos de cálculos de riñón.

Pero quizá la propiedad más significativa de la naranja sea su capacidad de combatir el estreñimiento. Por su riqueza en fibras, facilita los movimientos peristálticos necesarios, y por su efecto de limpieza y purificación, también ayuda a limpiar el tracto intestinal, destruyendo la flora microbiana patógena del colon.

En épocas de frío, el consumo de cítricos es especialmente recomendado -época que coincide con su tiempo de maduración y mayor calidad de sus vitaminas. Esto se debe a las grandes concentraciones de Vitamina C que ofrecen, ya que ayuda a combatir y prevenir catarros y resfríos. Y la naranja, ya sea cruda o en zumo, resulta el alimento perfecto, sin que sea necesario comerla en grandes cantidades; los expertos recomiendan un zumo fresco -siempre tomándolo recién hecho para evitar la pérdida de vitamina C-, preferentemente por las mañanas.

Otras propiedades:

Cientos de estudios han demostrado que los nutrientes presentes en los cítricos juegan un papel importante a la hora de disminuir el riesgo de padecer cáncer y enfermedades cardíacas.
Por ser una fuente natural de potasio y sodio, los cítricos también resultan esenciales en las dietas para equilibrar el peso. El ejercicio regular y una dieta con alto contenido de frutas y vegetales ayudan a mantener un peso saludable.

Cuándo realizar la cura de naranjas

Hay que tener en cuenta que antes de realizar una cura de naranjas, se debe considerar la actividad a desarrollar durante el tiempo que dure el proceso. Tres días a naranjas, en un lugar tranquilo, preferentemente al aire libre y realizando ejercicios relajantes dará muy buenos resultados, y ayudará a aliviar las posibles jaquecas como consecuencia de la movilización de residuos que comienzan a expulsarse. Es por esto que lo ideal es realizar la cura un fin de semana largo.
Si estos tres días de dieta no son posibles, ya sea por actividad personal o laboral, o por representar todo un reto para la fuerza de voluntad, se puede disponer, con cierta frecuencia, de un día tranquilo a la semana para limpiar el organismo.

Consejos para realizar la cura de naranjas

El jugo de naranja es ideal para consumir entre horas, mientras que en las comidas principales -desayuno, almuerzo y cena- es mejor comerla entera, masticando lentamente. En cuanto a cantidades, para realizar la cura de naranjas es recomendable compensar por 1kg. diario, aumentando la cantidad progresivamente.
Cuando se elige realizar la cura por más de un día, junto con las naranjas se puede consumir pan integral tostado, copos de avena o trigo, ciruelas -entre ocho y diez-, y dátiles. O bien se puede optar por sustituir el desayuno o la cena por 5-6 naranjas durante algunos días.

Durante la primavera, las naranjas se pueden mezclar con fresas. Este plato resulta un excelente aporte de vitamina C, además de sumar antioxidantes y capacidad diurética, es ideal para personas con anemia, reumatismo o catarro crónico.

Para aprovechar al máximo los beneficios de las naranjas hay que saber consumirlas y combinarlas. Los cítricos no deben acompañarse de carnes, pescados o mariscos, ni tampoco agregarse a platos en cuya preparación intervengan grasas -fritos, quesos curados, frutos secos. La mejor manera de ingerir naranjas es con pan tostado, higos, dátiles, nata, plátano o banana, piña, miel, fresas, arroz hervido, queso fresco, o, mejor aún, solas y frescas.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO