El maní: Un snack popular súper nutritivo

El maní: Un snack popular súper nutritivo

339
0
Compartir
Foto: pixabay

Si bien no se considera del grupo de los frutos secos -nueces, almendras, avellanas- su poder es altamente antioxidante. El maní tiende a reducir el colesterol “malo” y se lo asocia a la prevención de enfermedades. Además es rico en calorías, y por ende muy energético, contiene ácidos grasos esenciales y vitamina E.

El maní o cacahuate constituye un alimento muy nutritivo, cuya concentración en nutrientes supera a la de cualquier alimento de origen animal, incluida la carne. En el reino vegetal, solo la nuez y la almendra pueden comparase al maní en riqueza nutritiva. El maní supera ampliamente a la carne y los huevos en cuanto a cantidad de hidratos de carbono, grases, proteínas, vitaminas B1, C, E y niacina; Los supera también en cuanto a minerales como calcio, magnesio potasio; y todo ello sin aportar colesterol, ni exceso de ácidos grasos saturados.

Es uno de los alimentos más concentrado en nutrientes de cuantos podemos tomar. Es cierto que algunos, como la miel o el aceite superan a los maníes en algún nutriente en partícula (hidratos de carbono y grasas respectivamente). Sin embargo, tan solo los frutos secos oleaginosos, y especialmente los maníes, contienen todo los nutrientes fundamentales y en una proporción tan elevada.

Los ácidos grasos que contiene desempeñan un papel muy importante en la formación y renovación de la piel, así como del tejido cerebral; intervienen también en las defensas inmunológicas y en el metabolismo del corazón ya que constituyen la fuente primaria de energía para el músculo cardíaco. Así como el cerebro necesita sobre todo glucosa para mantener su actividad, el corazón “quema” ácido grasos para obtener la energía necesaria para sus latidos.

Maní, antioxidante natural

Beneficioso como la frutilla y más que la zanahoria y la manzana. Posee altos niveles de proteínas y grasas monoinsaturadas por lo cual tiende a reducir el colesterol en la sangre y es apto para celíacos.
Es altamente rico en antioxidantes necesarios para proteger al organismo de padecimientos asociados a las enfermedades coronarias o al cáncer de colon. Todos los minerales que contiene colaboran en la conformación ósea, funciones del cerebro, formación de dientes sanos y principalmente en la prevención de agentes anticancerígenos.

El maní es un alimento versátil y nutritivo

Se puede consumir crudo, asado al horno o frito y es uno de los ingredientes más usados en recetas dulces. Es un alimento rico en calorías por lo cual su consumo debe ser moderado. Aquí algunas ventajas destacadas:

• Colesterol bueno: Gracias a su aporte de ácidos grasos omega 3 y omega 6, el maní aumenta la síntesis de colesterol bueno o HDL y reduce la formación de colesterol malo o LDL.

• Fibra: Por su contenido en fibra, ayuda a captar y eliminar el exceso de colesterol y sustancias tóxicas del organismo. Contiene grandes cantidades de fibra, cerca de un 10%, ayuda en el proceso de controlar el azúcar en la sangre y los niveles de colesterol. Puede reducir las posibilidades de desarrollar cáncer de colon. Tiene aproximadamente 25% de proteínas. Además contiene vitamina E y B3 y minerales como cobre y hierro, contiene calcio y potasio.

• Deportistas y fisicoculturistas: Lo eligen por su potencial energético y porque en poca cantidad tiene muchos beneficios. Lo incluyen junto a cereales, otros frutos y semillas en barras o granola, y en licuados energéticos.

• Resveratrol: la cáscara del maní contiene resveratrol, que es un antimicrobiano natural. Ayuda a protegerse de las bacterias, virus y hongos. Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares al igual que la uva. Reduce la inflamación, el envejecimiento y es beneficioso para el corazón.

• Cálculos biliares y Alzheimer: Reduce en un 25% las posibilidades de desarrollar cálculos biliares.

¿Maní con sal o sin sal?

Los maníes son bajos en sodio y muy ricos en potasio, lo cual protege contra la hipertensión arterial y evita la retención de líquidos en los tejidos. Por supuesto, para que estos efectos beneficiosos tengan lugar, los maníes deben comerse sin sal.

Manteca de maní

La mantequilla, crema o manteca de cacahuetes -o de maní- es una pasta elaborada de cacahuetes tostados y molidos, generalmente bien salada o endulzada. Tiene propiedades saludables. Se cree que tiene demasiadas calorías para ser saludable, pero consumida con moderación, puede ser parte de una dieta balanceada.
Proporciona muchos beneficios a la salud, el más notable es la capacidad de bajar el LDL o “colesterol malo” así como reducir los triglicéridos. Proporciona una sensación de saciedad. No se necesita mucho más que unas pocas cucharaditas de mantequilla de maní para sentirse lleno. VER RECETA CON VIDEO -CLICK AQUÍ-

Maní japonés

Aunque parezca curioso, es un producto que no se origina en Japón, sino en otro sitio muy lejano de Asia: México. Lo desarrolló un inmigrante japonés. Son un snack muy popular, pues su sabor inigualable (mezcla de salado, dulzón y un dejo agridulce exótico) y su textura crocante lo hacen tremendamente adictivo.
El maní japonés es simplemente maní preparado con una corteza de harina de trigo. De esta forma puede tener las mismas propiedades y beneficios del Maní común o cacahuate con un adicional e indeseable incremento calórico.

Composición nutricional y valor calórico del maní

(Cada 100 gr.)
Calorías: 580 Calorías.
Una porción adecuada de maní va desde los 30 a 50 gramos (puñado pequeño)
Proteínas: 26 gr
Hidratos de Carbono: 16 gr
Fibra: 8 gr.
Grasa Vegetal: 50 gr: considerada saludable: 50 a 80% ácido graso oleico, 7 al 20% aceite linoleico –poliinsaturados-.
Sodio: bajo contenido. Si al maní o cacahuate no se le ha adicionado sal.
Vitaminas: complejo B.
Minerales: fósforo, calcio, zinc y hierro.

Alergia al maní

Hay personas alérgicas al cacahuete, puede causarles reacciones desde graves hasta fatales, como el shock anafiláctico.
La alergia al cacahuate es una reacción que ocurre cuando su cuerpo identifica a los cacahuates como sustancias perjudiciales por error. El sistema inmunitario reacciona de manera excesiva y puede causar una respuesta grave e incluso poner la vida en peligro, ya que libera sustancias químicas, incluida la histamina, en la sangre. Estas sustancias químicas pueden afectar a los diferentes tejidos del cuerpo, como la piel, los ojos, la nariz, las vías respiratorias, el tracto intestinal, los pulmones y los vasos sanguíneos.

Los síntomas pueden variar de leves a síntomas que ponen la vida en peligro. Si tiene una reacción leve, es posible que tenga dolor estomacal, goteo nasal, salpullido con comezón en la piel, ronchas u hormigueo en los labios o la lengua. Si su reacción es más grave, podría desarrollar síntomas adicionales como opresión en la garganta, voz ronca, respiración sibilante, tos, revoltura estomacal, vómito, dolor de estómago y diarrea. Sus síntomas podrían comenzar en el término de algunos minutos a algunas horas después de comer cacahuates o productos de cacahuate.
Se puede tener una reacción potencialmente mortal, que se llama anafilaxia. Los síntomas de anafilaxia pueden incluir problemas para respirar y tragar, vómitos y diarrea, mareos, presión arterial peligrosamente baja, hinchazón de los labios, de la lengua, de la garganta y de otras partes del cuerpo, y pérdida del conocimiento. Si no se trata, puede producir la muerte. Por lo general, la anafilaxia ocurre en el término de unos minutos, pero puede ocurrir hasta varias horas después de comer cacahuates o productos de cacahuate.

Para diagnosticar dicha alergia, su médico comenzará con sus antecedentes médicos y un examen físico. Le preguntará si hay alergias alimentarias en su familia, en particular si tiene hermanos o hermanas con alergias al cacahuate. Le hará preguntas detalladas sobre sus síntomas, cuánto tardó en desarrollar los síntomas después de comer ese alimento, y si algún medicamento contra alergias de venta libre, como un antihistamínico, le ayudó. Su médico le preguntará si otras personas también se enfermaron, cómo se preparó el alimento y qué otros alimentos se comieron.

Su médico puede pedirle que pruebe una dieta de eliminación, una prueba oral de provocación de la alergia alimentaria, o ambas. El tratamiento debe ser guiado por un profesional de la salud. Si ha tenido una reacción grave anteriormente, es probable que su médico le haya recetado un medicamento que se llama epinefrina. Aplíquese la inyección de epinefrina y llame al 911 para obtener más instrucciones.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO