El pomelo ¿aliado de la baja de peso?

El pomelo ¿aliado de la baja de peso?

691
0
Compartir
Debido a sus propiedades diuréticas y depurativas, hace algunos años se popularizó el consumo de pomelo en las dietas de adelgazamiento.

Comer pomelo o beber su jugo puede bloquear las enzimas involucradas en la acumulación de grasas y facilitar su eliminación. Brinda sensación de saciedad, y como todo cítrico, es una excelente fuente de Vitamina C y antioxidantes, el pomelo es un excelente aliado para mantener una buena salud.

Con propiedades nutritivas que ayudan a prevenir el cáncer, evitar problemas cardíacos y fortalecer el sistema inmune, el pomelo, más que una fruta, es una garantía para lograr una vida saludable. Su consumo, combinado con actividad física, puede evitar enfermedades, mantener el cuerpo sano y fuerte, sin tener que recurrir a soluciones mágicas ni caros medicamentos.

Beneficios de incluir pomelo en la dieta

Importante exponente de la dieta mediterránea, el pomelo es una excelente fuente de vitamina C, que se sabe funciona como escudo, ayudando a prevenir la aparición de cualquier tipo de cáncer. Además, esta vitamina es importante para la producción de colágeno, el crecimiento y reparación de los tejidos, encías, vasos sanguíneos, huesos y dientes, y colabora en la metabolización de las grasas. Esta vitamina tiene un efecto fortalecedor del sistema inmunológico, por lo que el consumo diario del pomelo ayuda a reducir los efectos de sustancias productoras de alergias y a prevenir el resfriado común.

Por otro lado, los ácidos del pomelo ayudan a aliviar dolores reumáticos y artríticos, pues al ser metabolizados producen carbonato potásico. Además, estimula el correcto funcionamiento de páncreas e hígado, el consumo de pomelo está indicado en casos de problemas pulmonares y respiratorios, cuando las defensas están bajas, en las hemorragias o cuando se forman hematomas con frecuencia, en intoxicaciones por alimentos, en la artritis, anorexia, en el cansancio, cuando hay dificultad para digerir la comida y en la obesidad.

Pomelo para adelgazar

Debido a sus propiedades diuréticas y depurativas, hace algunos años se popularizó el consumo de pomelo en las dietas de adelgazamiento. Constituida en un 90% por agua, brinda sensación de saciedad, y aunque existe la creencia popular que por su carácter de cítrico ayuda a quemar grasas, esto es falso. Pero sí estimula las funciones renales, digestivas y hepáticas, ayudando a que las grasas sean eliminadas del organismo más fácilmente.

El pomelo no contiene grasa, y su contenido de sodio es muy bajo. Esto, en combinación con su contenido de agua y fibra, la convierten en la fruta aliada de las dietas para perder peso. Además, estimula y acelera el metabolismo, por lo que, si la dieta se acompaña de ejercicio físico, ayudará a eliminar grasas más rápido.

Dieta del pomelo

La del pomelo se trata de una dieta de semi-ayuno, por lo que no se debe prolongar más allá de una semana.

Se trata de consumir, durante tres días de la semana, sólo pomelo, en piezas o zumo. Los cuatro días restantes ha de realizarse una alimentación variada, pero sin excesos ni fritos. Estos días el pomelo se tomará como postre. Están prohibidos el alcohol, el azúcar y las bebidas gasificadas.

Su mejor época y características

Los pomelos florecen durante la primavera y sus frutos maduran según las variedades entre los meses de otoño e invierno, por lo que su mejor época de consumo es entre los meses de octubre y marzo.

Forma: Es una de esfera ligeramente achatada, aunque en ocasiones pueden tener forma de pera.
Tamaño y peso: Suele tener un diámetro medio de entre 10 y 25 centímetros, siendo el tamaño medio de 7,5. El peso oscila entre 250 y 450 gramos.
Color: La corteza es gruesa y resistente aunque también puede ser fina o rugosa. Esta fruta combina la forma de una naranja grande y el color amarillo de un limón, si bien existen variedades de color verde, semejante a la piel de la lima. Bajo la piel se encuentra una pulpa dividida en 10 o 12 gajos repletos de zumo, con un tono que va desde el amarillo al rojizo.
Sabor: Es muy particular y desconcierta a mucha gente que lo prueba, que se encuentra con un gusto menos dulce que el de la naranja, menos ácido que el del limón y algo amargo.

Variedades de pomelo, clasificadas según la tonalidad de su pulpa:

Variedades blancas o comunes: Son las que tienen la pulpa de color amarillo. A pesar de ser las más cultivadas cada vez más se ven desplazadas por las variedades pigmentadas.

Duncan: Se consideran los pomelos de referencia en el mercado en cuanto a calidad. Se distinguen por su gran tamaño, su pulpa firme y jugosa, excelente sabor, buena acidez y niveles altos de azúcar, además de sus numerosas semillas –de 30 a 50 por fruto-. Es usada en la industria para la elaboración de zumo y se cultiva casi en exclusiva en Florida.

Marsh -Marsh Seedles-: Esta variedad se obtuvo a partir de semillas de Duncan, y actualmente se considera la más importante a nivel mundial. El fruto tiene un tamaño medio, algo más pequeño que el Duncan, con un peso de alrededor de 300 gramos. La corteza es muy lisa, ligeramente gruesa y la pulpa es de color claro. Contiene mucho zumo y apenas tiene pepitas, de 2 a 3 semillas por fruto. Su sabor es dulce, aunque al comienzo de la campaña resulta muy ácido.

Variedades pigmentadas: Poseen una pulpa de tono rosa y rojizo. Deben su color al pigmento licopeno. Su popularidad y consumo se ha incrementado en las dos últimas décadas en muchos países. El llamativo color sólo se produce si las temperaturas de cultivo son elevadas.

Thompson o Pink Marsh: Fue la primera variedad pigmentada sin semillas y surgió por mutación espontánea de la variedad Marsh. Por ello, los frutos se asemejan a la citada variedad, aunque difiere en el color de su pulpa, ligeramente rosada, que tiende a desaparecer con el tiempo. Su zumo no adquiere coloración.

Ruby, Redblush, Ruby Red, Red Marsh o Red Seedless: Representa la variedad pigmentaria más cultivada, aunque pronto se verá superada por otras más recientes. Estos pomelos surgen por mutación espontánea de la variedad Thompson con la que comparten similitud, aunque presenta mejor calidad y un mayor tono rojizo externo e interno. El fruto es de menor calibre que las variedades anteriores y tiene pocas o ninguna semilla.

Burgundy: Es el fruto más pequeño y se cree que también se originó a partir de la variedad Thompson. Es una variedad tardía que se mantiene en el árbol hasta comienzos del verano en buenas condiciones. El color amarillo de su corteza lisa no se corresponde con el intenso tono marrón de la pulpa. Su pulpa es firme, muy jugosa, con sabor dulce. Se considera de calidad inferior respecto a otras variedades pigmentadas, por lo que apenas se cultiva en la actualidad.

Star Ruby: De tamaño medio, apenas tiene semillas. Su piel es muy delgada, fina y lisa, amarilla con tonalidades rojizas, y al ser consistente permite pelarlo. Su pulpa adquiere un color rojo intenso y proporciona abundante zumo de sabor más dulce y menos amargo que otros. Es un fruto que se deteriora muy rápido, ya que tiende a estropearse a las pocas semanas.

Henderson, Ray Ruby y Rio Red: son las más recientes y están destinadas a reemplazar a la Star Ruby, dado que sus frutos son de mayor tamaño y los árboles que los producen son más resistentes y manejables.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO