El Zinc, una ayuda contra el autismo

El Zinc, una ayuda contra el autismo

407
0
Compartir
Los niños con autismo, en la mayoría de los casos, los problemas de comunicación o habilidades sociales se vuelven más notorios entre los 12 y 36 meses. Foto: hepingting/ flickr

Investigadores han visto que el mineral zinc podría revertir cambios en las células cerebrales causados por el autismo.

Investigaciones en Nueva Zelanda mencionan que el zinc ayudaría a mejorar la sinapsis cerebral, que se encuentra reducida en las personas con autismo. El zinc es un mineral esencial que podría revertir, en cierto nivel, el autismo.

Se ha visto que existe deficiencia de zinc en niños con autismo. Otros estudios muestran que las deficiencias de zinc en la primera infancia podrían estar asociadas con la aparición luego de déficit atencional con hiperactividad, síntomas que también aparecen en los niños con autismo.

¿Para qué nos sirve el zinc?

El zinc es un mineral que juega un papel esencial en la síntesis de ADN y de las proteínas. Una deficiencia del elemento puede afectar a los genes y sus mutaciones. Lo que es más, el zinc juega un papel esencial en los mecanismos que permiten la multiplicación celular y es importante para el crecimiento y reparación de tejidos.

Los efectos del zinc en el autismo

Ahora, investigadores de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda han descubierto que el zinc puede revertir la disminución de la comunicación entre las células del cerebro asociada con el autismo en modelos animales.

Los científicos se centraron en un gen en particular, llamada Shank3 – asociado con la esquizofrenia y los trastornos del comportamiento – donde se observaron modificaciones. Por lo general, la comunicación ente las células cerebrales disminuye debido a las modificaciones genéticas en el gen Shank3 causada por el autismo. El zinc se encontró para revertir el proceso, para fomentar la comunicación de las células cerebrales previamente debilitada por los cambios del Shank3.

En 2014, investigadores en Francia descubrieron que las mutaciones que afectan al gen Shank3 coincidieron con los casos más graves de autismo. Tales cambios se asociaron con una de cada 50 niños con autismo y déficit intelectual.

Según los científicos, los resultados sugieren que “los factores ambientales / dietéticos tales como los cambios en los niveles de zinc podrían alterar el sistema de señalización de esta proteína y reducir su capacidad para regular la función de las células nerviosas en el cerebro.”

Quiero Suplemento Zinc – Consígalo en Chile AQUI

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO