La papaya, fruta ideal para la buena digestión

La papaya, fruta ideal para la buena digestión

497
0
Compartir
Fruta tropical rica en papaína, enzima con propiedades medicinales. Foto: Tatters

Contiene papaína, que es una enzima similar a la pepsina o tripsina de nuestro sistema digestivo, con la propiedad de descomponer las proteínas, lo que acelera la digestión. Son conocidas también sus cualidades antiácidas y antiinflamatorias.

Esta fruta es llamada también zapote, mamon, lechosa, fruta bomba entre otros.
La papaya es rica en vitaminas A, B1, B2, B3 y C. Posee proteínas, caroteno, hidratos de carbono y minerales. Además tiene un alto contenido en hierro y calcio.

Propiedades medicinales y curativas

Debido a que contribuye a facilitar el paso de otros alimentos por el tubo digestivo, posee acciones terapéuticas indicadas para tratar variados casos de afecciones del estómago. Es especialmente recomendada en casos de digestión pesada, gastritis y estreñimiento.

Además, como neutraliza el exceso de acidez, su consumo es aconsejado para cuadros de úlcera gastroduodenal y hernia de hiato.
Pero sus beneficios no terminan aquí. Es adecuada para tratar gastroenteritis y colitis de cualquier tipo, así como también para combatir los parásitos intestinales.

No sólo es recomendada en casos digestivos. A la hora de realizar tratamientos contra el acné es de gran utilidad. Gracias a su riqueza en provitamina A, forma parte de la dieta que se recomienda ante situaciones dermatológicas, tales como eczemas.

Valor nutritivo de la papaya

Esta fruta tropical es rica en vitamina C y además contiene carotenos. Este último hecho lo notará cuando su piel esté teñida de un color anaranjado o rojo. Debido a su escaso aporte energético, puede consumirla regularmente sin pensar en las calorías. Asimismo, por su elevado contenido de potasio, su bajo aporte de sodio y su aporte de agua es un excelente diurético. A su vez, esto permite evitar la retención de líquido en el organismo.

Formas de comer y conservar esta fruta

Se sugiere especialmente comer el fruto sin ninguna preparación en ayunas. También es posible consumir las semillas hervidas en té para aliviar malestares gástricos. Para combatir parásitos intestinales se pueden licuar el fruto y las semillas con agua de coco. Para ello, tome un vaso en primeras horas de la mañana durante nueve días.

La temperatura ideal para la perfecta conservación de la papaya durante su transporte y almacenamiento es de entre 8 y 10º C. A esta temperatura y con una humedad relativa en torno al 80-85 % pueden conservarse cerca de 4 semanas sin merma de calidad.

Una vez madurado el fruto, cuando ya ha concluido su proceso de formación, puede conservarse a una temperatura inferior a la anterior, alrededor de 4º C.
Hay que tener en cuenta que temperaturas inferiores a los 8º C antes de concluir el proceso de maduración son perjudiciales para la fruta. La pulpa se decolora e incluso puede llegar a interrumpirse el proceso de maduración.

Características de la papaya

Se trata de una fruta de forma ovalada, esférica, alargada o periforme -en forma de pera-según las diferentes variedades. Su peso puede variar desde los 400 gramos que son las que se comercializan en nuestro país, a los 7 kilogramos de algunas especies. Su longitud oscila entre los 7 y los 70 centímetros.

Su piel es de color verde oscuro que se torna amarillenta al madurar. La pulpa es compacta, de textura similar a la del melón y de color amarillo, anaranjado o salmón; jugosa -su contenido en agua puede llegar hasta el 90 %-, de sabor dulce y perfumado que recuerda a una mezcla entre albaricoque, melón y frambuesa.

El interior de la papaya forma una cavidad que alberga una masa gelatinosa de semillas negras brillantes, redondas que asemejan huevas de esturión –caviar-. Estas semillas no son comestibles pues tienen un fuerte sabor picante.
La papaya se cultiva sobre todo en Hawai, India, Costa Rica, Tailandia, Venezuela, Estados Unidos y en los países de Centro y Sudamérica. Las consumidas en España proceden principalmente de Brasil y en mucha menor proporción de las Islas Canarias.

Descripción de la planta de la papaya

El árbol alcanza de 2 a 9 metros de altura. Su tronco es frágil y muy esponjoso, hueco en parte central. Tiene 30 centímetros de diámetro y acaba en una corona de hojas en la parte superior.
La corteza es grisácea y presenta numerosas cicatrices orbiculares, señal inequívoca de que han caído las hojas. Las ramas son huecas y también poseen savia. Las hojas de color verde oscuro y gruesas, miden de 50 a 80 centímetros de longitud.

Las flores se agrupan en el extremo del tronco, son de color amarillo claro y presentan cinco sépalos y cinco pétalos de este mismo color. Las masculinas son fragantes y nacen de racimos pedunculados de 10 a 50 centímetros de longitud. Por su parte, las femeninas son mayores, solitarias, axilares y con pedúnculo corto.

El fruto es una gran baya carnosa y globulosa, usualmente con cinco ángulos, de tamaño muy variable y de color anaranjado cuando está maduro. En su interior contiene una pulpa lechosa, anaranjada con numerosas semillas negras y globulares dispuestas en su cavidad central. Las semillas son aplanadas y con endospermo carnoso.

Bibliografía:
– Pamplona Roger Jorge D, Enciclopedia de los alimentos y su poder curativo: tratado de bromatología y dietoterapia, Volumes 1-3 of Biblioteca educación y salud, Safeliz, 1999
– Liegeois, Veronique, Los zumos de frutas y hortalizas, una alternativa para comer sano, De Vechi Ediciones, Barcelona, 2012.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO