La sopa, ¿es tan nutritiva que reemplaza comidas?

La sopa, ¿es tan nutritiva que reemplaza comidas?

2295
0
Compartir
El nivel nutricional de la sopa depende de la calidad de los alimentos utilizados para su preparación.

Adorada por unos y aborrecida por otros, la sopa es uno de los platos tradicionales de la cocina criolla. Y como tal, son muchos los mitos que se tejen en torno a esta mezcla de agua caliente con varios ingredientes que se cocinan y sazonan para poner en la mesa. El nivel nutricional de este alimento depende de la cantidad y calidad de los alimentos que se incluyan en la preparación, así como de su tiempo de cocción.

Una de las características de este plato es que se utiliza una cuchara para ingerirlo, ya que su mayor volumen está constituido por líquido, y los sólidos representan una porción menor y se encuentran servidos en pequeños trozos. Se la puede hacer más espesa agregándole pan en cubitos, queso rallado, arroz o fideos pequeños. Por norma suele servirse como primer plato antes del principal.

Existen sopas con los ingredientes más variados, desde pescado, carnes rojas, de pollo, pastas, legumbres, cereales, verduras y hortalizas, y el adicionado de innumerables especies y hierbas que realzan su sabor y definen a cada una. Muchas personas, de hecho, prefieren tomar sopa en lugar de consumir un plato balanceado con carne, arroz y verdura, decisión que según los expertos en nutrición no es siempre la más acertada. “Si solo lleva alimentos fuente de carbohidratos como la papa o yuca, su valor calórico será alto y no se recomienda para bajar de peso”, explica la nutricionista Lucía Correa, presidenta de la Asociación Colombiana de Dietistas y Nutricionistas

La mayoría de adultos que consumen sopa exigen adiciones de estos carbohidratos, pues dan sabor y espesan la preparación. La papa pertenece al grupo de los carbohidratos o harinas y es uno de los ingredientes más solicitados para preparar una sopa. Por eso los expertos recomiendan su consumo moderado, y adicionarle verduras y proteínas.

Por otro lado, la cocción prolongada y las altas temperaturas hacen que los ingredientes de la sopa pierdan sus propiedades. De ahí que sea mejor consumir los vegetales crudos o al vapor -cocinados por no más de cinco minutos- en lugar de hervirlos mucho tiempo.

Otros mitos sobre la sopa

Muchos creen que a la hora de la cena o del almuerzo basta con un plato de sopa. Lo cierto es que cuando ésta no es balanceada hay que complementarla con un plato fuerte que incluya verduras y proteínas, y no más carbohidratos. En el caso contrario, cuando la sopa es de verduras, para que sea completa y no engorde es necesario que tenga una fuente de proteína y una cantidad moderada de carbohidratos.

Recomendaciones

  • Si no está seguro de si puede o no consumir sopas, debe ir a un médico nutricionista. Él lo asesorará sobre su estado de salud y la clase de alimentos que puede o no comer.
  • Para evitar que las sopas presenten altos niveles de grasa sin sacrificar el sabor y la proteína de la carne, recomiendan meter los huesos o la carne al horno antes de incluirlos en el caldo. Así se extraerá la mayor cantidad de grasa.
  • Un caldo es el zumo resultante de la cocción de verduras o carne en agua y sal. La sopa es la combinación de estos con fideos, mariscos, legumbres, raíces, papa y arroz.
  • Tenga en cuenta que el caldo se puede conservar en el congelador hasta por tres meses, pero las sopas no por la pronta descomposición de los ingredientes.
  • Para conservar un caldo -zumo- hay que dejarlo enfriar fuera de la nevera y luego retirar la capa de grasa que aparece en la superficie. Caso contrario, adquiere un sabor rancio.

Calorías en las sopas

Se consideran las calorías por cada 250gr de preparación:
• Crema de espárragos: 159 Kcal
• Sopa de tomate: 88 Kcal
• Crema de champiñones: 216 Kcal
• Sopa de verduras: 72 Kcal
• Sopa de cebolla: 173 Kcal
• Crema de calabaza 168 Kcal

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO