Lecitina de soja: protección para el colesterol y el sobrepeso

Lecitina de soja: protección para el colesterol y el sobrepeso

760
0
Compartir
El cuerpo humano puede producir la lecitina cuando la dieta contiene los componentes adecuados. Foto: Jing

Es un compuesto orgánico contenido en la mayor parte de las células vivas, tanto animales como vegetales. La lecitina puede ser considerada indudablemente como un factor de juventud, un regenerador de cada parte del cuerpo y de la mente.

Eficaz agente emulsionante, la lecitina disuelve los depósitos de colesterol adheridos a las venas y arterias, aumenta la digestibilidad y absorción de los nutrientes, incrementando el nivel y almacenamiento de vitamina A. Es útil para el tratamiento de los problemas de la piel como soriasis, piel seca, eczema, esclerodermia, atrofia senil de la piel, seborrea y acné.

La lecitina, presente en nuestro cuerpo

Se trata de un compuesto graso que tiene un enorme valor por su acción sobre los lípidos del organismo, especialmente en la sangre, ya que juega un papel importante en el metabolismo de la grasa. Está presente en todas las células de nuestro cuerpo y es esencial para la estructura de los tejidos nerviosos y para el correcto funcionamiento de las glándulas, incluidas las sexuales.

El cuerpo humano puede producir la lecitina cuando la dieta contiene los componentes adecuados -cereales integrales, aceites no refinados y prensados en frío, huevo, frutos secos, germen de trigo, hígado…-; se fabrica en el hígado, pasa al intestino y se absorbe por la sangre.

Valor nutritivo

Se trata de un complemento dietético perteneciente a un grupo de sustancias semejantes a las grasas denominadas fosfolípidos. Los fosfolípidos son una mezcla compleja de grasas y ácidos grasos esenciales, además de fósforo y dos importantes vitaminas del grupo B.

Propiedades de la lecitina de soja

  • Ayuda a mantener en suspensión el colesterol presente en sangre, impidiendo que se deposite en las paredes arteriales y venosas. La lecitina forma también parte de la estructura de la pared de las células y aporta un antioxidante importante: la vitaminas E, además de fósforo.
  • Emulsiona las grasas en los jugos digestivos, facilitando su asimilación. Por eso se recomienda a las personas con problemas hepáticos y a las que se les ha extirpado la vesícula biliar o les funciona mal. A quien sobrepasa la tasa normal de colesterol o a los que padecen de arteriosclerosis, pues rompe los grumos de colesterol en unidades más pequeñas, las cuales pueden pasar a través de las arterias. Es utilizada también para combatir problemas circulatorios.
  • Aporta fósforo orgánico de forma asimilable, por lo que se aconseja a los que padecen cualquier tipo de estrés, falta de memoria y agotamiento físico y mental.
  • Interviene en la formación de los glóbulos rojos y en la reactivación de las células. También forma parte de la cubierta de mielina de los nervios y de las neuronas del cerebro, siendo aconsejable para quienes padecen nervios o son irritables.

Un gran disolvente

Al ayudar a disolver las grasas y el colesterol, la lecitina actúa como el emulsivo natural del cuerpo. Las grasas y los aceites forman parte de toda dieta, pero deben funcionar dentro del ambiente acuoso del cuerpo, no separado de éste.

Aunque el agua y el aceite no se mezclan, una simple molécula de lecitina puede hacer que se mantengan unidos.

De esta forma, la lecitina actúa como un puente entre el agua y el aceite permitiendo que las partículas de colesterol se mantengan solubles mientras viajan por las arterias e impiden que formen depósitos en sus paredes. Uno solo de estos depósitos puede hacer colapsar una arteria coronaria, dando como consecuencia un ataque cardíaco.

Tónico para tus neuronas

Hace casi 30 años, científicos estadounidenses establecieron la relación existente entre la lecitina y la producción de un importante neurotransmisor -la acetilcolina– por parte del cerebro. Sin embargo, lo que más sorprendió a los investigadores fue que el cerebro tomaba la lecitina directamente del torrente sanguíneo.

El cerebro cuenta con una protección natural denominada barrera sanguínea, que lo protege de cualquier sustancia externa. Sólo unas cuantas sustancias, además del alcohol y algunas drogas, logran traspasar dicha barrera.

La lecitina, al ser una sustancia que atraviesa la barrera sanguínea, tiene un efecto directo sobre el cerebro.

Es bien sabido que todos los animales, incluyéndonos, muestran pérdida de la memoria a medida que envejecen. Pero lo que parece ser una novedad es la posibilidad de la prevención. Estudios recientes indican que es posible reprimir o minimizar estos cambios en la memoria a través de una dieta que contenga cantidades adecuadas de lecitina.

Aunque en la mayoría de los alimentos se encuentran pequeñas porciones de lecitina, dicha cantidad no es suficiente para obtener un beneficio significativo del nutriente.

 

Compartir
Organización que difunde cómo alimentarse mejor, y asi, optimizar la calidad de vida. Creemos en el dilema: "Somos lo que comemos, y no sabemos como hacerlo". Contacto: alimentacion@gmail.com

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO