¿Nos influye el equilibrio ácido-alcalino?

¿Nos influye el equilibrio ácido-alcalino?

869
0
Compartir
La clave es compensar los alimentos alcalinizantes, ricos en magnesio, potasio y calcio, así el cuerpo no roba los minerales que necesita para alcalinizar la sangre. Foto: Food Thinkers

Para sostener la salud, la dieta debe consistir en 60% los alimentos alcalinos y 40% de alimentos ácidos. Sepa como reconocerlos y seleccionar así mejor sus alimentos.

Muchos alimentos alcalinos están producidos por la naturaleza, pero los alimentos procesados fabricados son sobre todo generadores de ácido.
Necesitamos un montón de frutas frescas y vehículos -que produzcan alcalinos- para balancear lo necesario de las proteínas -generadoras de ácido-. Y necesitamos evitar los alimentos procesados, azucarados o de carbohidratos simples, no sólo porque son generadores de ácido sino porque también porque levantan el nivel de azúcar en sangre demasiado rápidamente y pueden ser tóxicos.

Formas de detectar el pH

Observe que un ácido alimenticio o una tendencia de la formación alcalina en el cuerpo no tiene nada ver con el pH real del alimento en sí mismo. Por ejemplo, los limones son muy ácidos. No obstante, los productos finales que ellos fabrican después de que la digestión y la asimilación se realizan, son muy alcalinos. Por ende, los limones son formadores de alcalinos en el cuerpo. Asimismo, la carne será alcalina antes de la digestión, pero con ella se dejan residuos ácidos en el cuerpo. Como casi todos los productos animales, la carne se clasifica como generadora de ácido.

El conocimiento de los valores de pH de los alimentos y de las bebidas comunes que influencian el cuerpo pH es útil. Idealmente, los alimentos y las bebidas consumidos deben ser 75% alcalinos y 25% ácidos. La tecnología actual en base a propósitos de BioAlkalizer determina que la naturaleza de asociaciones fuera de la sobrecarga ácida del cuerpo, puede incluirse y balancearse con seguridad. Usted tiene que tomar decisiones sabias y de manera calma, ser responsable y estar informado sobre la salud de su cuerpo.

Ácidos que forman los alimentos

Un punto a tener presente es que el ácido que compone los alimentos es importante. Una dieta no está completa sin él. Sin embargo, si este ácido que compone los alimentos es mayor que el 20% de la dieta, mientras más envejecemos, el cuerpo llega a ser menos eficiente. Las células del cuerpo llegan a ser más y más ácidas.

Siga estos consejos para alcalinizar su organismo

Alimentos ácidos:

Aunque no lo parezca a primera vista, los siguientes alimentos producen ácidos en nuestro organismo: azúcar, café, pescado, aceitunas, fideos, huevos, alcohol, leche de vaca.

Alimentos alcalinos:

Los siguientes productos son considerados alcalinizantes: verduras frescas, coco, jarabe de arce, miel, pasas, derivados de soya, repollo -especialmente su jugo.

Para mantener el balance entre ácidos y alcalinos, se recomienda mezclar:

  • Manzanas y semillas de ayote -pepas de calabaza-
  • Cerveza y semillas de ayote
  • Pan y ajo
  • Queso y mostaza
  • Chocolate y peras
  • Leche de vaca y nuez moscada
  • Vino y avellanas
  • Curry y almendras
  • Naranjas y semillas de girasol
  • Fresas y mango

Técnica para alcalinizar alimentos

Existe una técnica de remojo de alimentos ácidos en soluciones alcalinas como caldo de repollo blanco o agua bicarbonatada. Referencia: Nunca usar recipientes de aluminio.

  • Caldo de repollo: Se hierve una hoja de repollo blanco o verde claro, nunca colorado, en un litro de agua.
  • Agua bicarbonatada: Diluir media cucharadita de bicarbonato de sodio en un litro de agua.

El sistema se basa en las propiedades alcalinizantes y neutralizantes de ácidos comprobadas en el repollo blanco crudo y en el agua de su cocción. Al hervir, esta hortaliza libera álcalis que pasan al agua y el proceso de neutralización de los alimentos sumergidos en ella se realiza en forma directa.

El remojo de los alimentos en caldo de repollo:

  • No altera la calidad ni el sabor
  • Facilita la asimilación y transformación en el organismo
  • Influye positivamente en el equilibrio ácido-básico
  • Es muy útil para realizar la transición de una dieta “normal” a una dieta “alcalinizante”

Guía de uso por alimento:

Infusiones: Utilizar en su confección caldo de repollo en lugar de agua.
Leche: Hervir 15 minutos con una hoja de repollo blanco.
Manteca: Remojar el pan de manteca troceado durante 72 horas en caldo de repollo o agua bicarbonatada, cambiando el líquido cada 24 horas.
Ricota: Remojar en caldo de repollo o agua bicarbonatada durante una hora.
Quesos duros: Remojar tajadas de 4 cm en ambas durante 6 horas.
Dulce de batata: Remojar tajadas de 4 cm en caldo de repollo durante 3 horas.
Dulce de membrillo: Hervir 15 minutos en caldo de repollo.
Frutas desecadas y aceitunas: Remojar 6 horas en caldo o agua bicarbonatada.
Semillas: Remojar sin cáscara 6 horas en ambas.
Chocolate: Remojar de 1 a 6 horas según el espesor.
Legumbres secas: Remojar 6 horas en caldo o agua, enjuagar y cocinar en agua natural.
Cereales y pastas: Cocinar en caldo de repollo.
Aceites refinados: Colocar una cucharadita de bicarbonato de sodio en la botella, agitar bien y dejar luego 24 horas en reposo. El bicarbonato neutraliza los vestigios de ácidos y solventes utilizados en la industrialización, formándose en el fondo de la botella un sedimento -la reacción del bicarbonato sobre los ácidos- que no debe ser utilizada

La dieta en equilibrio ácido-base

El Dr. Ragnar Berg, médico sueco, pionero en la investigación de la alimentación alcalinizante- sugería que un 85% de la dieta debe estar compuesta de elementos ricos en bases, de los cuales una proporción debe estar en estado crudo y sólo un 15% debería estar reservado a los alimentos acidificantes. Berg sostenía que la mejor terapia era la de jugos frescos de frutas y verduras.

  1. Comenzar a mejorar la calidad de la nutrición es comenzar a mejorar la calidad de vida. Ser conscientes de qué y cómo comemos.
  2. Prestar atención al equilibrio ácido-básico del organismo permite eliminar una gran cantidad de síntomas, muchos de los cuales a veces se los considera normales por hábito.
  3. Conocer los alimentos acidificantes y alcalinizantes, para comenzar a modificar la ingesta diaria. El cambio debe ser gradual, inicialmente dos partes de alcalinizantes por cada parte de acidificantes, hasta llegar al equilibrio 4 a 1, hasta lograr el hábito de consumir los alimentos en equilibrio ácido-alcalino.
  4. Adecuar la alimentación a la realidad orgánica, social, laboral y a la época del año
  5. El exceso de alimento causa acidificación, es necesario nutrir el cuerpo con moderación para saciar las necesidades básicas.
  6. Preferentemente consumir frutas y verduras de cultivo natural y productos orgánicos.
  7. Incorporar cereales menos acidificantes -arroz integral yamaní, trigo sarraceno, maíz- o alcalinizantes -mijo o cebada- y legumbres -porotos, lentejas, arvejas, garbanzos, soja, arveja- previamente remojadas con un trozo de alga kombu o una hoja de repollo blanco o laurel.
  8. Preferir las frutas secas: almendras, dátiles, pasas de uva y castañas.
  9. Endulzar con miel de arroz o de cebada, miel de abejas.
  10. El jugo de limón es un producto empleado, para alcalinizar el organismo. Se puede añadir a un caldo vegetal de cebolla y apio, resultando una combinación desintoxicante y alcalinizante que se toma antes de comer y cenar.
  11. El ayuno bebiendo jugos de frutas -aporte exclusivo de bases o alcalinos-, facilita el proceso de purificación de residuos ácidos y permite sentir sensación de alivio en el organismo.

La macrobiótica y el equilibrio Yin-Yang

La macrobiótica considera Yang al elemento alcalino y Yin al elemento ácido, para conservar la buena salud debe mantenerse el equilibrio yin-yang, o ácido-base.

Algunos alimentos alcalinizantes en la dieta macrobiótica son:
miso -pasta de soja fermentada-, el sésamo, la raíz de bardana, las algas, el poroto aduki -protege la función renal-, el té de banchá, la raíz de loto, y las ciruelas umeboshi. Algunos alimentos ordenados según el criterio macrobiótico en cuento al valor decreciente del elemento Yang -de más alcalino a menos alcalino.
Cereales: Trigo sarraceno, mijo, centeno, trigo integral, arroz yamaní, cebada, maíz.
Frutas: Manzana, frutilla, castaña, cereza, aceituna, durazno, avellana, maní, almendra, pera, melón, dátil, higo, banana, cítricos, piña.
Verduras: Diente de león, ortiga, zanahoria, coliflor, zapallo, perejil, cebolla, nabo, achicoria, lechuga, repollo, remolacha, lenteja, guisante, ajo, hongo, pepino, espinaca, espárrago, tomate, arveja
Productos lácteos: Queso de cabra, edad, cheddar, leche, manteca, crema, yogur.
Aceites: Sésamo, maíz, girasol, oliva, soja.
Bebidas: Té ginseng, banchá, jugo o jugo de frutas.

Curso online de Cocina Macrobiótica -Ver Aquí-


Referencias bibliográficas:
– The Acid-Alkaline Food Guide. Author: Susan Brown, 2013
– La dieta del pH. KARTA PURKH S. KHALSA, 2011
– Schwalfenberg GK (2012). «The alkaline diet: is there evidence that an alkaline pH diet benefits health?». J Environ Public Health (Review) 2012
– An alkaline diet and cancer. Canadian Cancer Society. Consultado el 10 August 2012.
The pH Miracle for Weight Loss Book Review. Academy of Nutrition and Dietetics
– Remer T (2000). “Influence of diet on acid-base balance”. Semin Dial 13 (4): 221–6
– Acid/alkaline ash diets: time for assessment and change. J Am Diet Assoc 85 (7): 841–5. Dwyer J, Foulkes E, Evans M, Ausman L, July 1985.
– “What impact does pH have on food and nutrition?”
. J Am Diet Assoc 109 (10): 1816. Cunningham E, October 2009.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO