¿Piensas todo el día en comida?

¿Piensas todo el día en comida?

383
0
Compartir

¿Te has dado cuenta que te pasas pensando en comida? ¿Te has preguntado que hay detrás de esta conducta y sus consecuencias?

A muchas personas les sucede que piensan todo el día en comida y su vida gira en torno a los alimentos que van a ingerir al minuto después.
No existe una regla para descubrir qué papel juega la comida en tu vida, pero sí podemos introducir algunas preguntas para que lo vayamos descubriendo juntos:

  • ¿Te has observado y tus pensamientos giran en torno a la comida en la mayoría de las ocasiones del día?
  • ¿Qué sensaciones te genera la comida? ¿Relajo, energía, sensación de seguridad u otra?
  • ¿Qué alimentos buscas y a qué hora?
  • ¿La comida que buscas estará relacionado con un recuerdo de infancia de alguien que te proporcionaba comida en momentos específicos?

Como se hablaba anteriormente, no hay una regla general para descubrir cuál es el vínculo que tienes con la comida. No obstante, lo que puedes indagar, que algunas veces se repite en las personas que ponen a los alimentos como rol protagónico en su vida, es que les aporta una sensación de relajo, de cuidado, como si fuera un “mimo”, una protección.

¿Qué podemos hacer una vez que nos dimos cuenta?

Se dice que no se puede eliminar una conducta sin reemplazarla por otra. Quizá eras adicto a la comida, y no podrás dejar de ser adicto a algo, pero ahora debemos buscar una elección consciente, contextualizada en la realidad y más saludable.

Supongamos que la persona come por un sentido de protección, que de alguna manera las reacciones químicas que genera la comida en nuestro cuerpo le otorgan comodidad y reafirmación. Lo primero es darse cuenta y cuestionarse este hecho preguntándotelo de la siguiente manera ¿La comida me esta brindando protección? Pregúntatelo una y otra vez hasta llegar al absurdo. Sin juzgarte por haber vivido así muchos años, pero ponlo sobre la mesa y ve lo absurdo que es, como imaginarte un pastel con una capa de súper héroe diciéndote que te va a salvar de tus problemas.

Ya identificamos la carencia y la llevamos al absurdo. Ahora, recordemos algún momento en la vida donde nos sentimos protegidos sin necesidad de estar frente a un plato de papas fritas, busquemos esa excepción. Tal vez en un viaje donde te conectaste con otro aspecto de ti y viste lo valiente que podías ser, quizá cuando te atreviste a dar un paso importante en tu vida o cuando expresaste lo que sentías o cuando te paraste frente a tus compañeros de estudio o trabajo y les mostraste lo que sabías.

Bien, ya no eres la pobre victima de las circunstancias que las cosas le pasan y que debe comer para estar tranquila, como un bebe que busca su biberón. No, ya creciste y has podido hasta ahora con tu vida.

Y por último nos queda aceptar, ¿aceptar qué? Que la vida es cambio, que la vida es desafío, es conflicto ¿Te vas a ir a buscar un pastel o unas papitas fritas cada vez que la situación se ponga compleja? Es momento de aprender a surfear la vida y disfrutarla en ello, tener satisfacción en lo impredecible del día a día. Suelta las cabritas (palomitas de maíz) mientras vez una película y empieza a ser tu la protagonista, no la que mira y come, mientras lo demás sucede.

Compartir
Psicóloga de la Universidad de Chile, con formación en el área clínica desde el enfoque sistémico familiar. Con 6 años de experiencia en temáticas de alimentación y salud natural. Certificada en Hipsnosis Ericksoniana, Instituto Milton Erickson de Santiago afiliado a la Milton H Erickson Foundation, Phoenix, ArizonaCursando Postitulo Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones. Atención psicológica y de hipnosis en Chile, teléfono: 2 2 503 2065. Consultas: chile@alimsana.com

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO