¿Podemos ser adictos a la comida?

¿Podemos ser adictos a la comida?

485
0
Compartir

La ansiedad cumple una función de ser un motor para la adaptación, nos ayuda a movilizarnos y salir del statuo quo en el que podamos estar. Pero… ¿Qué pasa cuando el estado ansioso pasa a ser crónico?

Diariamente, nos vemos enfrentados a una serie de situaciones cotidianas, por las que muchas veces nos sentimos superados. Se mezclan trabajos, situaciones de la familia, preocupaciones económicas, y demases, que se transformar en una largar lista de preocupaciones y deberes, que podrían generar sensaciones conocidas como ansiedad y hasta en algunos casos estrés.

No obstante, no es igual para todos. Algunas personas tiene más tendencia que otras a caer en estados ansiosos, así como también, las hay quienes han aprendido a conocerse y controlarse.
Los estados ansiosos se desencadenan por una situación, o muchas situaciones, que sentimos nos somos capaces de resolver. Comienza entonces como algo mental, un pensamientos de “ Ups, no puedo, ¿Qué voy a hacer?”, eso, luego o al mismo tiempo, se traduce a una emoción, la que luego se va evidenciar como algún trastorno fisiológico. Jaquecas, colon irritable, alergias, y más.

La ansiedad como mecanismo adaptativo

La ansiedad cumple una función de ser un motor para la adaptación, nos ayuda a movilizarnos y salir del statuo quo en el que podamos estar, nos ayuda a estar alerta frente al peligro, y poder responder, tanto fisiológica como psíquicamente más hábilmente frente a situaciones que consideremos de riesgo o de importancia. Y está muy bien cuando puede cumplir su rol, teniendo un inicio y un final.

Pero… ¿Qué pasa cuando el estado ansioso pasa a ser crónico?
Probablemente estamos frente a alguna alteración, que dejara huellas tanto en los ámbitos físicos, psicológicos y sociales. Los trastornos ansiosos tienen varias clasificaciones, y particularidades que se pueden distinguir. Mas, para efectos de este artículo, hablaremos de la ansiedad en general.

Se calcula que entre un 15% y un 20% de la población padece, o padecerá a lo largo de su vida, problemas relacionados con la ansiedad con una importancia suficiente como para requerir tratamiento. La mejora espontánea (es decir sin consulta ni tratamiento) de los problemas por ansiedad es improbable. Sólo se produce en muy pocos casos. En la mayoría de los casos la ansiedad tiende a mantenerse, e incluso a extenderse y generalizarse. Tratar de sobreponerse a base de fuerza de voluntad, como piensan algunas personas, no es efectivo. Querer que los síntomas desaparezcan no da resultado, no es suficiente. Lo más conveniente es tratarse lo antes posible. La gran mayoría de los casos mejoran siguiendo el tratamiento adecuado.

Más allá de los llamados trastornos por ansiedad (pánico, agorafobia, fobia social, obsesiones, ansiedad generalizada, etcétera), la ansiedad es, además, un componente importante de otros problemas: problemas de alimentación, problemas sexuales, problemas de relación personal, dificultades de rendimiento intelectual, molestias físicas de origen psicosomático, adicciones.

Cuando comemos por ansiedad

¿Usted está disfrutando lo que come, o solo traga?
¿Piensa en su alimentación, en poder tener los nutrientes necesarios para sentirse bien, o solo espera de manera ingenua una y otra vez aplacar ese malestar interno llenando su boca de lo que encuentre?

Ahora hablaremos de cuando comemos por ansiedad, pero si no es la comida, puede ser el cigarro, el alcohol, el sexo, con distintos matices por su puesto, pero siempre se va en una búsqueda de silenciar aquello que nos molesta dentro, en vez de hacernos cargo de las situaciones e intentar meter orden en nuestras vidas.

Volviendo a la comida, algunos consejos que nos pueden ayudar a ordenarnos, y por tanto, bajar la ansiedad son:

• Distinguir entre sensación de ansiedad y hambre.
• Respetar los horarios (no saltarse ninguna comida). Conviene retrasar el acto de comer unos minutos a partir del momento en el que se experimentan las primeras sensaciones de hambre.
• Comer sentado en la mesa, de un modo tranquilo y ordenado (sin mezclar platos).
• Retirar la fuente de la mesa después de servirse.
• Acostumbrarse a dejar siempre algo en el plato, no comer “lo que sobra”.
• Levantarse de la mesa en el momento en que se ha terminado de comer.
• Planificar los menús con tiempo para poder prepararlos adecuadamente.
• Hacer la compra con una lista evitando “lo prohibido”; llevar dinero justo.
• No comprar ni cocinar cuando se tiene hambre. Por ej: preparar la cena, después de la comida…
• Preparar una lista de actividades que sean incompatibles con comer fuera de hora. Realizar esas actividades cuando se sienta ansioso por comer.
• Aprender a relajarse para evitar tensiones que crean primero ansiedad y conducen luego a la sobre ingesta.

Tiene que ver con escucharnos, estar atentos a nosotros mismos, y tratar de hacer las cosas conscientemente, no sin pensar, en “modo automático”.

Además de ordenarnos y consultar a un especialista, nos podemos ayudar con suplementación natural que inciden sobre ciertos neurotransmisores, para poder bajar la ansiedad y tener una sensación de saciedad.

Alga Spirulina micropulverizada pura
La Spirulina es un alga microscópica azul-verde que constituye un alimento concentrado natural. Por su compleja composición y su origen natural, resulta una excelente alternativa a los suplementos de multivitaminas y multiminerales en pequeñas dosis diarias. Actúa como un ansiolítico natural e induce sensación de saciedad.
Consiga alga spirulina haciendo click aquí

Hierba de San Juan
Conocida desde la más remota antigüedad, la hierba de San Juan es popular por su acción contra las depresiones leves, la ansiedad y la “tristeza” en general. La hierba de San Juan actúa en el cerebro de forma equivalente a como lo hacen los más modernos antidepresivos químicos. Adicionalmente puede ayudar tambien con el insomnio y el síndrome del intestino irritable.
Consiga hierba de san juan haciendo click aquí

Compartir
Psicóloga de la Universidad de Chile, con formación en el área clínica desde el enfoque sistémico familiar. Con 6 años de experiencia en temáticas de alimentación y salud natural. Certificada en Hipsnosis Ericksoniana, Instituto Milton Erickson de Santiago afiliado a la Milton H Erickson Foundation, Phoenix, ArizonaCursando Postitulo Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones. Atención psicológica y de hipnosis en Chile, teléfono: 2 2 503 2065. Consultas: chile@alimsana.com

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO