Propóleo, el tesoro medicinal las abejas

Propóleo, el tesoro medicinal las abejas

1194
0
Compartir
Aristóteles recomendaba el uso del propóleo para curar golpes y magullones. Foto: calafellvalo

Los propóleos son sustancias resinosas utilizadas por las abejas para cubrir y proteger la colmena. La obtienen a partir de las yemas y cortezas de distintos árboles.

La utilización de propóleo como agente antimicrobiano ya se encuentra en épocas tan remotas como la edad de bronce. Aristóteles incluso lo recomendaba como eficaz contra golpes y magullones. Luego de un largo período en que su uso se ve disminuido y es poco nombrado, renace alrededor del año 1900, comenzando a utilizarse en diferentes guerras como cicatrizante en las heridas que sufrían los soldados.

Dependiendo del lugar donde se encuentren las fuentes de esta resina, varía la composición química, el color y sus componentes. En términos generales, los propóleos están constituidos por aproximadamente 50 elementos, básicamente resinas, bálsamos vegetales, polen, cera, aceites y cantidades variables de materiales como la ceniza, tierra, etc. Estas resinas ven potenciadas sus propiedades con la adición de las enzimas producidas por las abejas.

Contiene, además vitaminas B1, B2, B3 y C. También se encuentran micro-elementos, en cantidades ínfimas, como aluminio, cobre, zinc, níquel, magnesio, etc.,  los cuales no se ven involucrados en acciones terapéuticas.  Estos propóleos tienen un efecto fungicida y antiséptico. Es efectivo en el herpes labial, genital y bucal, no hay pruebas suficientes de que sea apropiado para problemas digestivos, tuberculosis, cáncer, resfríos o el sistema inmune, aunque suele consumirse para problemas con este último.

Debe consumirse con precaución, y en el caso de alergias a productos de las abejas, siempre es conveniente la consulta previa al médico.

Sus propiedades antivirales han sido probadas en forma efectiva. Diversos virus patógenos ven inhibida su acción, por la potente acción de sus antioxidantes. Como los propóleos inhiben la acción de agentes patógenos que afectan el proceso de renovación celular a nivel de la piel, la misma se ve favorecida, cumpliendo su ciclo de renovación sin bloqueos.

Previene además contra los indeseados trastornos del colesterol y de la hipertensión, disminuyendo en consecuencia posibles problemas cardíacos o circulatorios.

Las inflamaciones y ardores vaginales, como asimismo las llagas uterinas, retroceden ante los lavados con propóleo diluido en agua.

Compartir
Organización que difunde cómo alimentarse mejor, y asi, optimizar la calidad de vida. Creemos en el dilema: "Somos lo que comemos, y no sabemos como hacerlo". Contacto: alimentacion@gmail.com

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.