Sobrepeso, una cuestión de emociones

Sobrepeso, una cuestión de emociones

433
0
Compartir

La tristeza, la alegría, la ansiedad, la rabia, los nervios pueden afectar en el aumento de kilos. Dominar las emociones podría ser la clave para bajar de peso.

Dependiendo de la persona, de la situación y la impresión gatillada, el estado emocional pueden hacer que una persona suba o baje de peso. Estas inquietudes impulsan conductas si no estamos conscientes, de alguna manera dictan lo que hacemos y cómo percibimos el mundo. En algunos casos, las emociones llegan a teñir el día de un color o negro, por ejemplo si hemos tenido una experiencia considerada como negativa.
Puede ser que todo el día estemos bajo un tenor emocional de tristeza o de rabia que en algunas personas genere el impulso de comer o bien de no comer. Esto último, es conocido como anorexia nerviosa.

¿Cómo es nuestra relación con la comida?

Es una pregunta que es interesante de indagar. Cuando acudimos a la comida, qué comemos, qué cantidades comemos, qué hace que me den ganas de comer, qué me quita el hambre. En definitiva, la invitación es a conocerse y hacerse consciente de lo que estamos haciendo.

Puede ser que la comida se haya asociado al cariño por ejemplo. Aquí nos remontamos a cuando la madre o la abuela (o cualquier persona significativa) mostraba su cariño a través de la comida, reunía a su familia a través de la comida, quizá compensaba otras faltas con la comida, premiaba de la comida si te portabas bien de pequeño. Entonces, la comida queda asociada al cariño por lo que puede ser que la persona al comer se sienta acompañada y acogida. Este es un ejemplo, puede ser que la relación de la persona con la comida se haya configurado de otra manera. No obstante, si lo analizamos a nivel cultural la comida también está asociada a las celebraciones, al placer, a pasar un “momento entretenido”, por lo que puede estar la comida cargada de una significación positiva y que puede llenar vacíos, remontar a un ambiente acogedor. Pero, ¿La comida la comemos por qué es rica o por qué necesitamos nutrición?

Alimentarnos es para Nutrirnos

Debemos ser consciente de que el alimentarse es con el objetivo de nutrirse y no porque sea rico o porque permita tapar una sensación de disgusto como la ansiedad, la rabia, la pena. O por otro lado, tampoco podemos dejar de comer por estar nerviosos o en una situación de displacer. El alimentarnos debe ir más allá de cómo nos sentimos. Tenemos que aprender a separar la conducta de comer de la emoción.

La ansiedad como base de las adicciones

La ansiedad se encuentra presente en todas las adicciones, entendiendo estas como las dependencias a sustancias que al parecer sirven para tapar la incómoda ansiedad, ya sea con la comida, el cigarro, el alcohol, etcétera.

En el caso de la adicción a la comida, de alguna manera es más difícil hacerse consiente de este estado, porque es más aceptado socialmente comer que drogarse con cocaína por ejemplo. Entonces, no es connotado como una enfermedad. Por otro lado, es muy difícil ser consiente del estado de ansiedad, la cual es denominado muchas veces como nerviosismo o como malestar pasajero, sin tomarle el peso a las consecuencias que puede generar la ansiedad y como puede terminar dirigiendo tu vida.

¿Para qué sirven las emociones?

Hasta ahora hemos visto sólo aspectos negativos de las emociones y como pueden generar conductas a que a corto o a largo plazo nos perjudican. No obstante, no todo es negativo hay una razón de la existencia de las emociones.

Las emociones son como un sensor, nos ayudan a darnos cuenta de las cosas que suceden externamente y de si eso nos gusta o no. Por ejemplo, el miedo se presenta frente a un peligro, la alegría frente a algo que nos traiga algún beneficio y la ansiedad es un estado que nos ayuda a movilizarnos y hacer cosas frente a un desafío. El problema es cuando las emociones permanecen en el tiempo y quedan descontextualizadas de la realidad, además de paralizarnos sin poder llevar a cabo acciones que nos ayuden a saltar el desafío que las genere (en el caso de emociones consideradas negativas). Por otro lado, al estar bajo una emoción descontextualizada empezamos a distorsionar la realidad, si estamos enojados por algo que pasó en la mañana y aún seguimos con esa emoción en la tarde puede ser que le gritemos a alguien en modo de descarga de esa emoción, pero sin que la persona esté conectada con el evento que suscitó la rabia – y después hay que tratar de arreglar los platos rotos que quebramos bajo la emoción descontextualizada.

Entonces, la emoción nos ayuda a darnos cuenta, nos señala situaciones, riesgos, beneficios, desafíos, mas no es un estado de vida. Si la emoción permanece haga algo que le ayude a salir de esa emoción, fuércese a cambiar sus respuestas sus conductas y sea consciente de lo que siente. En esta misma línea, no coma o no deje de comer si esto está gatillado por una emoción, la comida no va a resolver nada, es más complicará su salud y si sube o baja de peso indeseadamente también empezará a sentir culpa probablemente o un disgusto con su imagen.

No coma, resuelva lo que lo aqueja. No deje de comer consumido por la angustia, resuelva. Y cuídese que el tiempo no es para siempre, ni tampoco nuestra salud es eterna.

Ayuda en Suplementación Natural

ALGA SPIRULINA: induce sensación de saciedad, es un ansiolítico natural, depura y nutre.
QUIERO ALGA SPIRULINA! – Click Aquí-

ALGA FUCUS: saciadora del apetito, mineralizante y desintoxicante.
QUIERO ALGA FUCUS! – Click Aquí-

NONI: ayuda en tratamiento de depresión y adicciones. Estimula la producción de serotonina, lo que induce un mayor bienestar.
QUIERO NONI! – Click Aquí-

Hierba de San Juan en Gotas
Antidepresivo Natural

Tintura 100% Natural. Combate la depresión y la ansiedad
Conocida desde la antigüedad esta sencilla hierba está adquiriendo una gran popularidad en países tan avanzados como Alemania, para luchar contra las depresiones leves, la ansiedad y la “tristeza” en general.
QUIERO HIERBA DE SAN JUAN! – Click Aquí-

Asistencia psicoterapéutica

Todos podemos necesitar ayuda alguna vez.
Puede recurrir a asistencia psicológica si en algún momento se ve entrampado en las mismas conversaciones consigo mismo sin poder llegar a nada nuevo, o si ni siquiera puede conversar con usted. Puede tener un interlocutor que le ayude a mirar nuevas perspectivas de lo que está vivenciando, y probablemente se dará cuenta que la compulsión por comer bajo ansiedad es sólo la partida de un camino maravilloso al encuentro consigo mismo y también con los demás.

Consultanos por asistencia escribiendo a chile@alimsana.com

Compartir
Psicóloga de la Universidad de Chile, con formación en el área clínica desde el enfoque sistémico familiar. Con 6 años de experiencia en temáticas de alimentación y salud natural. Certificada en Hipsnosis Ericksoniana, Instituto Milton Erickson de Santiago afiliado a la Milton H Erickson Foundation, Phoenix, ArizonaCursando Postitulo Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones. Atención psicológica y de hipnosis en Chile, teléfono: 2 2 503 2065. Consultas: chile@alimsana.com

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO