Vitaminas, en dosis justas, para estar saludable

Vitaminas, en dosis justas, para estar saludable

874
0
Compartir
Antes de pensar en hacerse dependientes de frascos de colores, lo más saludable es llevar una dieta balanceada. Foto: condesign

Antes de ir a la farmacia y comprar multivitamínicos que prometen maravillas, conviene informarse sobre el poder de cada vitamina, sus beneficios y riesgos, y cómo y cuánto tomar para evitar una sobredosis.

Consumir vitaminas no es un asunto tan sencillo como parece, pues no se trata de acercarse a la farmacia y comprar una docena de potes cuyas etiquetas indican los beneficios de las vitaminas A, B, C, D, E, K , etc. y cientos de combinaciones de estas con minerales que las hacen apropiadas para ésta o aquella carencia o afección que sufra el organismo. Antes de emprender esa cruzada, que puede hacer más daño que bien al cuerpo, lo mejor es consultar a un especialista y seguir sus indicaciones.

Angel Gabet, nutricionista de la ciudad de Caracas y experto en el tema de los suplementos vitamínicos nos cuenta: “En principio, y antes de pensar en hacerse dependientes de frascos de colores, las personas deben estar conscientes de que lo más saludable para su organismo es seguir una dieta balanceada con todos los requerimientos energéticos que demanda la actividad diaria. Pero si la idea es escoger un multivitamínico, las investigaciones han determinado que, en el caso de mujeres encinta, el ácido fólico previene defectos de nacimiento. Consumido por otra persona cualquiera, colabora a mantener bajos los niveles de aminoácidos, frecuentemente asociados a afecciones del corazón. Si alguien quiere tomar un multivitamínico diariamente, lo mejor es elegir aquel que ofrezca 100 a 150% de los valores vitamínicos requeridos de la A a la E, incluyendo, por supuesto, ácido fólico”.

Del calcio, la leche, y otras vitaminas

Para evitar enfermedades como la osteoporosis en la edad adulta -especialmente las mujeres-, las personas deben consumir calcio desde niños. El problema está en que no a todo el mundo le gusta la leche, e incluso hay quienes rechazan derivados como quesos, yogur o mantequilla. “Estos son casos –comenta Gabet– en que es necesario consumir vitamina D, la cual ayuda a mantener los niveles de calcio que demanda el esqueleto para fortificarse”.

Con el paso de los años, el cuerpo humano pierde su habilidad de crear esta vitamina, proceso que va en declive y alcanza su punto crítico al arribar a la quinta década. La mejor manera de suplir la carencia es consumir diariamente un suplemento de calcio con un añadido de 200 IU de vitamina D.

El resfrío y la vitamina E

Aquellas personas que viven estornudando y con un pañuelo en la mano a causa de frecuentes resfriados, es probable que tengan deficiencias de vitamina E. Aquellos en cuyas familias haya antecedentes de afecciones cardíacas, deberían estar alerta y orientarse hacia el consumo de esta vitamina. Pero ¿cuál es la forma correcta de tomarla?

La recomendación es consumir a diario 30 IU. Un multivitamínico cualquiera generalmente no aporta esta cantidad, por eso es menester tomar una pastilla de vitamina E adicional para lograr un porcentaje mayor al establecido. Recientes estudios demuestran que dosis de entre 300 a 600 IU al día, reducen en gran medida la posibilidad de padecer ataques de corazón.

No extralimitarse

Frutas cítricas, como la naranja, son portadoras de vitamina C pero si se es una de esas personas que se mantienen lejos de las frutas, entonces debes pensar en tomar una tableta diaria que contenga esta vitamina. “Lo recomendado diariamente es 60 mg, pero ahora –tras conclusiones derivadas de estudios recientes–, se ha determinado que el organismo necesita más que eso de forma que pueda reducirse el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, estómago o colon. Lo mejor es consumir 250mg de vitamina C al día; no vale la pena tomar más porque el resto será evacuado por el cuerpo. Es más, se sabe que dosis más altas atentan contra el ADN”.

¿Qué hay de los minerales?

Vitaminas y minerales van de la mano. Son imprescindibles para el hombre, son reguladores del organismo sin aporte calórico. Intervienen en muchos procesos, como reparación y promover el desarrollo de muchos y variados tejidos, levanta las defensas del organismo, ayudan a metabolizar, al crecimiento etc.

La forma natural de conseguir tanto vitaminas como minerales es a través de los alimentos, por eso es muy importante mantener una dieta variada y saludable, desde el momento en que nosotros no somos capaces de fabricarlo o lo hacemos, pero en muy baja cantidad. Por múltiples razones, muchas veces no alcanzamos el nivel óptimo en la alimentación o por determinadas circunstancias necesitamos suplementarnos; en este punto debemos tener en cuenta que no es aconsejable la automedicación, se debe consultar a un especialista y que él, nos indique con que debemos suplementarnos y de qué manera. Tanto una carencia, como un exceso de vitaminas, puede ocasionar trastornos con un alto costo para nuestra salud, afectando principalmente al hígado y el sistema circulatorio.

Y además, debemos recordad que ni los suplementos ni las vitaminas reemplazan a los alimentos.

Existen dos grandes grupos de vitaminas, de acuerdo al medio en que pueden disolverse, agua o grasa (hidrosolubles y liposolubles). Las hidrosolubles como la vitamina B y C, no se almacenan en el cuerpo, por tanto pueden se consumidas en forma frecuente, en cantidades recomendadas; en cambio las liposolubles como A, D, E y K, deben tomarse con precaución, ya que sí se almacenan en el organismo y no se excreta el sobrante, pueden se causantes de problemas cardíacos y linfáticos, daños en el riñón, intoxicación, caída del cabello, nauseas, problemas cutáneos etc.

Debemos estar atentos a ciertos síntomas que nos avisan de una ingesta elevada de vitaminas, como ser:
  • Ardor e irritación en los ojos
  • Falta de apetito
  • Estados de ánimo cambiante, súbitos y sin razón.
  • Molestias y debilidad a nivel muscular
  • Orina oscura y turbia
  • Ardor y picazón en la piel
  • Convulsiones

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO