10 virtudes desconocidas de la manzana

10 virtudes desconocidas de la manzana

1047
0
Compartir
La sabiduría popular siempre le ha atribuido a la manzana virtudes benéficas para la salud.
La sabiduría popular siempre le ha atribuido a la manzana virtudes benéficas para la salud. Foto: Tom Gill

En trozos, rallada, en mermelada, compota, son sólo algunas de las formas de preparación de la manzana. Aquí te contamos cómo aprovechar al máximo los numerosos beneficios para el cuidado de la salud.

El cultivo de la manzana es tan antiguo como la humanidad misma, siendo el manzano el árbol más cultivado a nivel mundial. Fruto simbólico a lo largo de la historia, incluso desconociendo su composición química y sus propiedades nutricionales, la sabiduría popular siempre le ha atribuido virtudes benéficas para la salud.

Principales nutrientes de la manzana

Fruta por excelencia, se la puede combinar con cualquier otro alimento y es bien tolerada por la mayoría de las personas. Aunque en su composición no destaque ningún nutriente en particular, sus extraordinarias propiedades dietoterapéticas son innegables; además de ser antioxidante, la manzana tiene la particularidad de actuar como alimento astringente o laxante, según cómo sea consumida.

Sus propiedades antioxidantes se deben a los fitoquímicos que contiene, más abundantes en la piel o cáscara. Los antioxidantes neutralizan los radicales libres, reduciendo y hasta evitando algunos de los daños que éstos causan en el organismo, tales como aumentar las acciones dañinas del colesterol LDL, que puede dar lugar a la aterosclerosis, producir alteraciones genéticas y dañas proteínas y grasas, reduciendo así la funcionalidad de las células y contribuyendo a aumentar el riesgo de cáncer. Es por este motivo que la manzana está especialmente recomendada en dietas de prevención de riesgo cardiovascular, enfermedades degenerativas y cáncer.

Por su contenido moderado de potasio, la manzana resulta una fruta diurética, recomendada en casos de diversas enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial, o enfermedades asociadas con la retención de líquidos. No obstante, precisamente por el aporte de potasio, su consumo debe ser moderado o monitorizado por un médico en casos de insuficiencia renal.

La propiedad más conocida de la manzana es la de reguladora intestinal. Cruda y sin piel ayuda a tratar el estreñimiento, al aprovechar la fibra insoluble en su piel, que estimula la actividad intestinal. Particularmente rica en pectina, una fibra soluble que tiene la particularidad de retener agua y con efectos benéficos en casos de diarrea por desacelerar el tránsito intestinal, sólo una quinta parte de esta fibra se encuentra en la piel. Si bien al pelar la manzana se pierde una pequeña cantidad, la mayor parte de la pectina presente en la fruta se encuentra en la pulpa.

Después del membrillo, la manzana es una de las frutas más ricas en taninos, una sustancia con propiedades astringentes y antiinflamatorias. Los taninos aparecen cuando se oscurece la pulpa rallada de la manzana, y ayudan a secar y desinflamar la mucosa intestinal, que ayuda a tratar la diarrea. Es por ello que se puede afirmar que la manzana cruda y con piel es laxante y ayuda a combatir el estreñimiento, mientras que pelada y rallada resulta astringente.

La cultura popular le atribuye a la manzana la particularidad de reducir la formación de placa y evitar las caries si se la consume como postre. Sin embargo, es importante no olvidar que la manzana contiene azúcares y ácidos que deterioran el esmalte de los dientes. El ácido oxálico que posee la manzana le permite formar sales a partir de ciertos minerales, como es formar oxalato cálcico a partir del calcio. Este ha de tener en cuenta en casos de cálculos renales, ya que el consumo de manzana podría agravar la situación, aunque gran parte del ácido oxálico se pierde tras la cocción de la manzana.

La manzana: sus propiedades y virtudes

La manzana resulta una de las frutas más completas y enriquecedoras. Posee un 85% de agua, lo que la vuelve refrescante e hidratante. Los azúcares presentes en su composición son los más abundantes después del agua, con una mayor presencia de fructosa, y glucosa y sacarosa, ambas de asimilación rápida, en menor proporción.

Su contenido de vitamina C es escaso, y su aporte de vitamina E o tocoferol es discreto, pero su contenido de fibra, que mejora el tránsito intestinal, es alto. Entre los minerales que contiene sobresale el potasio, necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y la actividad muscular, interviniendo en el equilibrio de agua de las células.

Usos medicinales de la manzana:

Antiinflamatoria del aparato digestivo: Decocción de unos pedazos de manzana durante 15 minutos en 1 litro de agua. Tomar tres vasos al día.

Antiácida: Su contenido en pectinas, así como la influencia de la glicina, que es un antiácido natural la hacen muy adecuada para en casos de acidez estomacal. Basta comer unos trozos de manzana y notaremos un gran alivio, por lo cual su ingesta continuada se convierte en un buen sustituto de otros antiácidos químicos.

Antidiarreica y laxante suave: Aunque parezca contradictorio su alto contenido en pectinas la convierten en un buen regulador del aparato del intestino, de manera que se constituye un laxante suave en casos de estreñimiento, especialmente cuando se come a primeras horas de la mañana. Al mismo tiempo el valor absorbente de las pectinas la hacen ideal en casos de colitis, diarrea, gastroenteritis y en todos aquellos casos en que se manifieste una defecación demasiado abundante y blanda.

Diurético y depurativa: Favorece la eliminación de líquidos corporales, siendo muy adecuada en casos de obesidad, enfermedades reumáticas.
Por su contenido en cistina y arginina, así como el ácido málico, resulta muy adecuada para eliminar las toxinas que se almacenan en el cuerpo y que, además de combatir o impedir las enfermedades anteriormente citadas, son muy adecuadas en afecciones como ácido úrico, gota, y el tratamiento de enfermedades relacionadas con los riñones, como los cálculos o la insuficiencia renal.

Anticolesterol: La metionina, su alto contenido en fósforo y su riqueza en fibra soluble resultan fundamentales en el control del colesterol.

Hipotensora: El valor vasodilatador de la histidina la convierte en un buen aliado para rebajar la presión sanguínea en casos de hipertensión.

Sedante: Por su contenido en fósforo, resulta un alimento con valores sedantes, muy adecuado para tomarlo antes de irse a dormir, con lo cual ayuda a dormir mejor.

Antitabaco: Una dieta con manzanas todos los días puede ayudar a abandonar el hábito de fumar.

Anticancerígena: Por su contenido en catequinas y quercetina, dos fitoquímicos que protegen contra la acción de los radicales libres y tienen propiedades anticancerígenas muy potentes.

Enfermedad de Ménière: las curas de vinagre de manzana con agua ayudan a mejorar esta enfermedad.

Otros derivados de la manzana:

Alimento: Resulta un fruto excelente que, debido a su carácter básico, podemos decir que es el único fruto que puede comer con cualquier tipo de alimento y a cualquier hora del día, sin producir incompatibilidades alimentarias. Con ella, aparte de comerla cruda, cocida, sola o combinada con otros alimentos, se elaboran productos tan conocidos como:

Sidra: Es un líquido de contenido ligeramente alcohólico (Un máximo de 8º) que se obtiene por fermentación de la pulpa machacada dentro de recipientes de madera durante 7 u 8 días. El líquido resultante debe introducirse en otro recipiente durante un par de meses y luego se coloca dentro de botellas que almacenaremos en un lugar frío y oscuro. Es un buen remedio contra la sed y conserva la mayoría de las propiedades de la manzana, aunque, por su contenido en alcohol, no debe abusarse de la misma.

Sirope de manzana: Tipo de mermelada que se forma al hervir durante varias horas el zumo de manzana hasta que este adquiera la consistencia de la miel. Luego se esteriliza con la técnica de introducirlo al baño María. Resulta ” una mermelada” muy nutritiva por la presencia de muchos azúcares, principalmente fructosa.

Compota de manzana: Se realiza mediante un proceso similar al anterior, pero esta vez hirviendo la manzana entera pelada.

Cosmética: Por sus propiedades astringentes, la manzana se ha usado desde la antigüedad para elaborar mascarillas faciales, con el fin de eliminar impurezas y reafirmar la piel.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO