Como incluir flores comestibles a tus comidas

Como incluir flores comestibles a tus comidas

967
0
Compartir
Hay que tener en cuenta que no todas son comestibles, y si provienen de una florería pueden contener pesticidas. Foto: George M. Groutas

Algunas de las flores comestibles son tan comunes a nuestra dieta, que ni nos damos cuenta, como el alcaucil, el coliflor, el brócoli, o especias como el clavo de olor y el azafrán. Pero existe toda una variedad de flores que podemos incorporar a los platos como elementos complementarios, decorativos y comestibles, como las flores de varias hierbas u otras ornamentales.

Es importante saber que no todas las flores son comestibles; hay algunas peligrosas, por lo que es bueno solo consumir las conocidas o ya probadas. Otro tema a tener en cuenta es que esas flores para ser comestibles no pueden contener productos tóxicos o contaminantes, como herbicidas, pesticidas y algunos tipos de fertilizantes. Todos los fungicidas, insecticidas, herbicidas y acaricidas de uso habitual en el jardín están estrictamente prohibidos en plantas que van a ser consumidas, crudas o cocidas. En otras palabras, las flores comestibles sólo lo serán si las cultivamos para ese fin y bajo las condiciones adecuadas.

Lista de flores comestibles

Las más conocidas son las rosas y las flores amarillas de las calabazas, pero también se pueden preparar buenos platillos con amapolas, claveles, azahares crisantemos, malvas, pensamientos, jazmín, gladiolos, salvia o violetas, entre tantas otras. Con todo, hay que tener en cuenta que no todas son comestibles, y si provienen de una florería pueden contener pesticidas. Por lo tanto lo recomendable es consumir sólo las flores bien identificadas y de procedencia segura. Se pueden mantener frescas en la heladera durante una semana.

Flor de Calabaza. Las flores de calabaza, de sabor delicado y dulzón, son las más habituales en la gastronomía de diversos países como Italia (zuccini) y México donde se emplea en tamales, tortitas y sopas. Los italianos en cambio las prefieren como relleno de ravioles y croquetas. El uso culinario de sus flores (cocidas, en guisos y sopas o fritas después de pasarlas por una pasta como la de los buñuelos), está muy extendido.

Caléndulas. Las caléndulas aunque tienen un sabor algo amargo se emplean junto con las hojas para aromatizar bebidas. También se conoce desde hace siglos su uso medicinal, por su poder cicatrizante. Las flores son amarillas, naranjas, marrones o bicolores; de ellas se usan los pétalos, sin cocer, en ensaladas dulces o saladas, y con comidas o postres que tengan huevo como flanes y budines.

Rosas. Con ellas se preparan dulces, como la popular rosa mosqueta de Bariloche- solo se utiliza el escaramujo (fruto), no sus pétalos- tartas, ensaladas de frutas, pimpollos en vinagre, y como ingrediente en salsas de mariscos.

Rosal silvestre. Los escaramujos (frutos) para elaborar mermeladas y siropes, los pétalos de las flores para aromatizar las ensaladas y en pasteles. Las hojas jóvenes secas y las raíces para té. Los pétalos de las rosas cultivadas también son comestibles y con ellas se aromatizar las confituras o las tartas. Puede caramelizarse para añadir a los pasteles o freírse con huevo para hacer tortillas.
Todas las especies de rosas son comestibles. Sus frutos contienen ingentes cantidades de vitamina C y han sido utilizados en épocas de guerra cuando faltaban las frutas o verduras frescas. Constituyen un medio de supervivencia natural en el campo al aguantar en la planta durante todo el otoño e invierno.

Geranios. Aportan diferentes fragancias a tortas y pasteles. Se deben utilizar siempre las flores más frescas ya que pierden rápidamente su aroma.

Coqueta. Es una flor común en los jardines en invierno y primavera. Se come cruda en ensaladas, y se usa para decorar.

Claveles y Clavelinas. Muy conocidos como plantas de jardín y como flor cortada. Sus pétalos, de formas vistosas y diferentes colores, se usan en ensaladas de frutas, y mezclados con crema.

Pensamientos y Violas. Los de color violeta no huelen nada. Sus pétalos pueden ser usados en ensaladas dulces o saladas, a las que añaden colores poco comunes como terracota, negro, violeta, morado, amarillo, gris. También son irresistibles con quesos.

Violetas. En la antigua Grecia era símbolo de fertilidad. Se la emplea como infusión digestiva, pero es en la cocina donde mejor se aprovecha como elemento decorativo e ingrediente de suave sabor en postres, ensaladas y como relleno para tortillas. Las violetas se pueden comer frescas, secas y confitadas. Es preferible evitar las de color amarillo porque son muy laxantes. Las hojas crudas o cocidas, se suelen usar para espesar sopas

Tulipán. Los bulbos son perfectamente comestibles, y sus flores también. Existen en una variedad asombrosa de colores, lisos o combinados. Sus pétalos crudos se usan en ensaladas, o se rellenan con atún y papas hervidas y ciboullette sobre un colchón de hojas verdes. Se cultivan perfectamente en climas fríos.

Taco de Reina. Muy conocida, es de un color naranja muy intenso, y de otros menos comunes aunque mucho más atractivos. Los pétalos de sus flores son comestibles y tienen un sabor peculiar, algo picante. Se usan crudos en ensaladas, o se rellenan las flores con bolas de queso, sal, pimienta y ciboulette.

Capuchinas. Planta de sabor picante se aprovechan además de las flores, las hojas y los botones. Se consumen en ensaladas donde combinan bien con el perejil.

Manzanilla. La manzanilla es una planta conocida desde tiempos inmemoriales como medicinal, y actualmente existen grandes plantaciones de ella con el objeto de exportar las flores secas para la obtención de aceites esenciales. Los pétalos crudos se usan en ensaladas dulces o saladas, y para hacer té.

Flor de un día. Muy populares actualmente, su uso culinario es común en el extremo Oriente. Las flores se consumen enteras, como pimpollos o una vez que se han marchitado, en guisos y en sopas. También se pueden saltear y servir con verduras.

Borraja. Es una anual, consumida desde la Edad Media como verdura cocida. Posee flores azules pero también hay algunas con flores rosadas o de un blanco puro. Las flores se consumen enteras, crudas, en ensaladas de frutas o saladas, o en cubitos de hielo para vinos.

Crisantemos. Los crisantemos son muy conocidos como plantas de jardín y como flores cortadas. Se consumen sus pétalos crudos en ensaladas, y con naranjas.

Copetes. Plantas de jardín, muy conocidas. Las flores son de color crema, amarillo, naranja, marrón, o bicolores. A los pétalos se les saca la parte blanca y se los usa para acompañar arroces.

Salsifí. Una hortaliza conocida por los gourmets, de la que se comen las raíces (se dice que tienen sabor a ostras). Es muy fácil de cultivar en suelos ricos y a pleno sol. También las flores son comestibles: de ellas se usan los pétalos crudos, en ensaladas dulces o saladas.

Sauco. Las bayas para comer solas o, sobre todo, para hacer confituras, especialmente con moras. Las flores se pueden comer fritas en forma de buñuelos

Todas las especies de saúco en las semillas sustancias generadores de cianuro y en la corteza así como en las hojas y frutos no maduros contienen también sustancias que producen también ácido cianhídrico. No deben comerse sus frutos crudos, pero se tornan comestibles al someterlos a cocción o maceración.

Trébol. Hojas tiernas en ensalada o cocidas. Flores secas y semillas para dar sabor al pan. Los tréboles son comestibles, siempre que se consuman con moderación. En cantidades grandes producen hinchazón de vientre. Los indígenas americanos regaban los campos silvestres para que produjesen más.

Científicos israelíes crean flores comestibles

Científicos del Instituto Vulcani de Investigaciones Agrícolas de Israel han logrado producir flores comestibles de rosas, gladiolos y claveles, además de otras variedades, con un nivel de calorías similar al de la lechuga.

Los trabajos desarrollados por los científicos hebreos persiguen aprovechar el valor energético de los azúcares y otras sustancias potencialmente nutritivas que contienen los pétalos de muchas flores, al tiempo que eliminar las sustancias con poder tóxico. La iniciativa se inspira en el uso tradicional de pétalos de rosas y otras flores en la preparación de ensaladas, habitual en buena parte de los países de la Europa central y oriental, además de en algunas zonas de Estados Unidos.

Flores tóxicas

Los síntomas de envenenamiento por planta van desde un simple dolor de estómago hasta fallos cardiacos y renales. Los niños son más vulnerables a sufrir graves consecuencias al ingerir parte de una planta venenosa, por lo tanto, es muy importante conocer cuáles podrían ser potencialmente dañinas:

  • Adelfa
  • Azafrán de otoño
  • Azalea
  • Dicentra
  • Hiedra inglesa
  • Flor del tabaco
  • Arveja dulce
  • Dedalera
  • Dicentra
  • Glisina
  • Iris
  • Lantana
  • Lirio
  • Aconitum
  • Adelf
Autor: Norberto Petryk, chef

 

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO