Como mantener y calcular tu peso ideal

Como mantener y calcular tu peso ideal

1359
0
Compartir
El IMC sirve para determinar tanto el sobrepeso como la delgadez. Imagen: TipsTimesAdmin

El peso va relacionado directamente con nuestro bienestar. La OMS recomienda controlarlo y mantenerse en equilibrio. El primer cálculo que se debe realizar para determinarlo es el del IMC.

El IMC o índice de masa corporal es un valor que sirve tanto para determinar si hay sobrepeso como un peso por debajo de lo normal. Y a partir de éste se puede determinar cuál sería el peso ideal para cada individuo. Para este cálculo sólo necesitamos conocer el peso y la altura, y se realiza el mismo cálculo tanto para mujeres como para hombres. Lo calculamos mediante la siguiente fórmula: IMC = Peso (kg) / Talla2 (m)

Multiplique lo que mide en metros y centímetros por sí misma, es decir, elévela al cuadrado. Luego, debe dividir los kilos por la cifra resultante anterior. Es una fórmula para saber si se está bien o si se cae en la obesidad, el sobrepeso o la deldagez extrema.

Nadie puede decir “estoy gordo” o “muy delgado” si no conoce su peso ideal, es decir, la cantidad de kilos que según su estatura, sexo y edad debe pesar. Aprender a calcularlo y dejar las “comparaciones” es importante y es un buen punto de partida para conocer nuestro estado de salud. Se debe tener en cuenta que también inciden otros factores y qué este valor es sólo un parámetro que debe “ajustarse”, ya que el concepto más apropiado sería “peso saludable” adecuado a cada persona y situación particular.

El peso ideal de cada persona viene marcado por su constitución corporal, su edad y su sexo.

Ejemplo: si mide 1,65 m y pesa 52 kilos

Debe multiplicar 1,65 por 1,65 = 2, 72 m2; Ahora debe dividir 52 por 2,72 = 19,11
El Índice de Masa Corporal es 19,11. Esto quiere decir que su peso está bien.
Parámetros del IMC:

  • 30 o más: indica obesidad, según el valor es la gravedad
  • 25 a 29: indica sobrepeso
  • 19 a 24: indica que está dentro de un valor normal
  • Menos de 18: delgadez extrema

Suele ocurrir que estaturas y contexturas similares a veces pesan diferente. Esto es un asunto de densidad muscular u ósea, o más conocido como contextura. Es decir, hay personas cuyos músculos y huesos pesan más y, sin embargo, no están gordas. Les sucede mucho a los deportistas.

Contextura corporal

Se habla de tres constituciones corporales y el peso de ellas puede ser perfectamente diferente porque en cada una masa muscular, masa adiposa y esqueleto se reparten de modo distinto también.

¿Cuál es la constitución de su cuerpo?

  • Longilínea: la sensación óptica es de ser estrecho y alargado. La estatura es superior a la envergadura de los brazos; las piernas son largas y la musculatura y el tronco son muy finos.
  • Normilínea: corresponde al desarrollo armónico de todos los órganos, con miembros bien formados y musculatura media. La estatura corresponde a la abertura máxima de los brazos.
  • Brevilínea: son personas con las formas cuadradas, con tendencia a la obesidad y una estatura relativamente baja. La musculatura está bastante desarrollada y la fortaleza corporal es evidente a simple vista.

Cálculo del Peso Ideal:

Debemos recordar que el valor obtenido con el IMC es orientativo. No es exacto, ya que no tiene en cuenta datos como la edad, el sexo o el porcentaje graso o muscular de la persona, la contextura ósea, etc. Hay muchas fórmulas que se pueden aplicar más específicas, de todos modos es importante siempre asesorarse con profesionales y sólo usar de “guía” los cálculos que podemos realizar nosotros mismos.

Recomendaciones en función del peso “ideal”

Los objetivos de las recomendaciones son mantener el peso en parámetros saludables y evitar enfermedades relacionadas con una incorrecta alimentación, como el aumento de colesterol, de los triglicéridos o de la presión arterial, entre otras. Las indicaciones están dirigidas a personas adultas y sanas.
Por grupos:

Cereales y derivados (pan, arroz o pasta) y patatas: se pueden consumir de 5 a 6 porciones diarias diariamente y aportan HC complejos. Preferir los integrales que aportan buena calidad de fibra alimentaria.

Verduras, hortalizas y frutas: se recomiendan de cinco a siete raciones diarias.

Leche, quesos y yogur: una o dos raciones diarias son suficientes, exceptuando etapas especiales, como las del desarrollo puberal, el embarazo o la lactancia. Preferir descremados.

Legumbres: un consumo de una o dos raciones por semana es correcto, aunque puede aumentarse si se desea.

Huevos: los huevos aportan proteínas de alta calidad, con una buena relación calidad/precio. Su consumo debe estar limitado en las personas que presenten hipercolesterolemia; en estos casos es recomendable no sobrepasar los 2-4 a la semana.

Pescado, pollo y carnes magras: se recomiendan de tres a cinco raciones de pescado a la semana, cuatro de pollo y 2 de carne magra.

Aceites: el más recomendable es el de oliva. Las personas con exceso de peso deben moderar su consumo. Aportan ácidos grasos esenciales, vitaminas liposolubles y reservas energéticas.

Pastelería, bollería y heladería: por su alto contenido en grasa de origen animal y azúcares simples, es recomendable restringir la ingesta. Consumo eventual y moderado.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO