Las cerezas combaten el ácido úrico

Las cerezas combaten el ácido úrico

1180
0
Compartir
La capacidad depurativa de las cerezas justifica que se utilicen para efectuar curas desintoxicantes. Foto: Paul Gillard

Se cree que la cereza es originaria de Mesopotamia. Fue tenida en alta estima por los médicos de la Antigua Grecia gracias a sus propiedades limpiadoras

Consumir este fruto perteneciente a la familia de los melocotones puede resultar de gran beneficio para la salud de las personas, especialmente las que están afectadas por artritis. A través de tratamientos específicos puede resultar un importante antioxidante y ser utilizada para retrasar el envejecimiento.

Es considerada una buena fuente de vitamina C, lo que la convierte ya de por sí en un excelente antioxidante. Las cerezas negras contienen más hierro, magnesio y potasio que las otras variedades más claras, pero todas son una buena fuente de silicio y de provitamina A. El consumo diario de cerezas ayuda a reducir los niveles de ácido úrico en sangre, lo que puede evitar la gota.

Con una pulpa sabrosa, jugosa y refrescante, la cereza, tuvo su origen en Asia Menor y es la pariente menor de una familia de sabrosas frutas de carozo grande y pulpa carnosa, como el melocotón, el albaricoque y la ciruela.

Las cerezas y el ácido úrico

Como muchas otras frutas, la cereza también contiene importantes propiedades curativas. Entre ellas su efecto analgésico es el más notable. Los pacientes que más pueden beneficiarse de las cerezas son los que sufren exceso de ácido úrico, que inflama y deforma las articulaciones. Este tipo de artritis afecta principalmente a personas mayores, cuyos hígados generan demasiado ácido úrico y no son capaces de eliminar.

La dosis que resulta eficaz quedó registrada en un estudio de 1950: comer entre 15 y 25 cerezas diarias o beber su jugo reduce los niveles de ácido úrico en la sangre y previene eficazmente los ataques. Desde entonces se han publicado muchos estudios que ratifican la eficacia del tratamiento.

La fibra y el potasio -210 mg por cada 100 g- de las cerezas favorecen la circulación intestinal y la eliminación de líquidos, lo que asegura el drenaje del sistema urinario y digestivo. Por la misma razón previenen la formación de cálculos renales y biliares.
La capacidad depurativa de las cerezas justifica que se utilicen para efectuar curas desintoxicantes.

Otros beneficios de las cerezas

Como hemos visto, las cerezas previenen y alivian los síntomas de la artritis y los reumatismos en general, porque disminuyen los niveles de ácido úrico en la sangre, pero sus beneficios para la salud no acaban aquí. Esa fruta, además, resulta beneficiosa para muchas otras dolencias.

Aportan bajas caloría, fibra y agentes diuréticos, por lo que resultan efectivas para adelgazar. Las virtudes diuréticas y laxantes de las cerezas favorecen a las personas con estreñimiento o tendencia a retener líquidos. Quienes sufren de anemia, el aporte de hierro es efectivo, baja la presión, y disminuye los cólicos.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.