Los edulcorantes aumentan el apetito

Los edulcorantes aumentan el apetito

540
0
Compartir
Miles de personas optan por los edulcorantes artificiales para controlar su dieta, si bien hay pocos estudios aun sobre sus efectos.

El consumo de edulcorantes artificiales puede incrementar la sensación de hambre y hacernos comer más. Un nuevo estudio no solo reconfirma esto sino que revela por qué se produce esta respuesta.

El trabajo de la Universidad de Sydney, Australia fue publicado en julio del 2016 en “Cell Metabolism”. Dando respuestas sobre los efectos de los endulzantes sobre la regulación del apetito en el cerebro y la alteración del gusto.

Identificando un nuevo sistema en el cerebro que detecta el contenido dulce y la energía de los alimentos.
Encontramos que cuando el dulzor frente a la energía está desequilibrado durante un periodo de tiempo, el cerebro vuelve a calibrarlo y aumenta el total de calorías consumidas“, indica el profesor Greg Neely, encargado del estudio.

Hallamos que el consumo crónico de edulcorante artificial eleva la intensidad dulce del azúcar nutritiva real y esto a su vez aumenta la motivación general a comer más alimentos”, comenta.

Edulcorantes, ¿buenos para la dieta?

Gran cantidad de personas consumen edulcorantes o endulzantes como una herramienta para tratar el sobrepeso y estar a dieta. Aunque hasta el momento se conoce poco sobre el impacto que generan en nuestro cerebro y en la regulación del hambre.

Esta investigación deslumbra un poco más sobre como pueden estimular el apetito, detectando una red neuronal compleja que responde a los alimentos endulzados artificialmente indicándonos que no hemos comido suficiente energía.

“La respuesta a dietas endulzadas artificialmente, hemos podido mapear una red neuronal que equilibra la apetencia (grato al paladar) de los alimentos con contenido energético. Gracias a una reacción al hambre que hace que los alimentos nutritivos sepan mejor cuando te mueres de hambre”, detalla Neely.

Conclusión

Estos resultados refuerzan la idea de que los productos alimenticios procesados “sin azúcar” pueden no ser tan inocuos como creíamos. Los edulcorantes pueden cambiar cómo percibimos la dulzura de la comida, haciendo que este desequilibrio nos provoque comer más calorías.

Adicionando a esto, que los especialistas también confirmaron que los endulzantes sintéticos promueven la hiperactividad, el insomnio y la menor calidad de sueño.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO