Flatulencias: ¿Qué alimentos las eliminan?

Flatulencias: ¿Qué alimentos las eliminan?

1212
0
Compartir
Algunos alimentos, como la fibra y la lactosa, pueden provocar gases con más facilidad.
Foto: Jeremy Tarling

Conocer que comidas hay que preferir al momento de intentar deshacerse de los molestos gases le permitirá evitar momentos embarazosos y mantener un estilo de vida más sano y liviano.

Los gases están siempre presentes en el aparato digestivo. Una parte de los mismos es ingerida al mismo tiempo que los alimentos, con la saliva o voluntariamente -este fenómeno se llama aerofagia- y otra parte es producida durante el proceso de digestión. Una persona promedio puede producir hasta 1.5 litros de gases que usualmente elimina por el recto en forma de ventosidades o flatos. Un exceso de ventosidades se denomina flatulencia.

Algunos componentes de los alimentos son más y otros menos propensos a causar flatulencias. Ellos son:

  • La mayoría de los cereales, que contienen grandes cantidades de hidratos de carbono, producen gases cuando son digeridos, con la única excepción del arroz.
  • La lactosa, azúcar presente en la leche, requiere de una enzima llamada lactasa para su digestión. Algunos niños tienen poca lactasa en su aparato digestivo y la lactosa sin digerir puede fermentar en el intestino grueso, produciendo gases. Otros azúcares como la fructosa, la rafinosa o el sorbitol también pueden producir gases.
  • Las fibras, que forman parte de muchos alimentos, pasan intactas a través del intestino delgado. Las de tipo insoluble tampoco son atacadas en el intestino grueso y facilitan el tránsito y la consistencia de las heces. Las solubles, en cambio, son digeridas en el intestino grueso, produciendo gases.
  • Las proteínas y las grasas producen pocos gases, mientras que por el contrario, los hidratos de carbono y los azúcares producen mayores cantidades. Evitar estos últimos.

Grupos de alimentos que es mejor no consumir

Lácteos: Crema –nata-, helado, leche y productos lácteos.
Alimentos ricos en grasas: Carnes grasosas, comidas fritas, jugos, salsas de bife, pasteles, salsas a base de crema.
Vegetales: Brécol, col de Bruselas, repollos, coliflor, maíz, pepino, pimentón verde, kohlrabi, habas, cebollas, rábanos, rutabaga, sauerkraut, nabos.
Endulzantes artificiales
Legumbres secas: Frijoles guisados o secos, arvejas secas, lentejas, soya.
Frutas: Ciruelas, pasas, uvas
Granos: Cereales o pan de salvado, productos de trigo entero.

Los síntomas ante los que hay que estar alerta

Las molestias que acompañan a los gases son una sensación de hinchazón del abdomen. A veces traen aparejados dolor, eructación y flatulencia.

Eructación: Es un fenómeno normal que se produce para eliminar los gases del estómago que han entrado con los alimentos. Sin embargo, algunas enfermedades pueden ocasionar un aumento de la eructación, como es el caso del reflujo gastroesofágico o la gastroparesia. Algunos sujetos tragan voluntariamente aire para facilitar la expulsión del aire presente en el estómago con un eructo. Sin embargo, esta es una mala costumbre que puede crear hábito, impidiendo que el vientre cumpla esta función por sí solo.

Hinchazón: Muchos pacientes que se quejan de hinchazón tienen realmente un contenido normal de gases. Se cree que esta sensación es el resultado de un aumento de la sensibilidad del sujeto a los gases, como consecuencia de alguna otra condición -como el síndrome del intestino irritable, síndrome de Crohn, adherencias, hernias, etc.-. Una comida copiosa con exceso de grasas también origina una sensación de hinchazón sin ir necesariamente acompañada de un aumento en la cantidad de gases.

Flatulencia: muchas personas se lamentan del número de flatos, sin saber que un número entre 14 y 23 al día es normal. Sin embargo, algunos alimentos ricos en hidratos de carbono originan más flatos que otros. Un exceso de flatulencia puede revelar una mala absorción de los hidratos de carbono

Dolor abdominal: algunas personas pueden experimentar dolor cuando tienen un exceso de gases. Si este se sitúa en el lado izquierdo del colon, puede ser confundido con un dolor cardíaco. Cuando se sitúa en el lado derecho, puede ser similar al de la apendicitis o al de los cálculos biliares. En estos casos, es conveniente consultar al médico para descartar un problema grave.

Precauciones a tomar en tu día a día

Al momento de tomar líquido, puede tomar algunas medidas para evitar la producción de gases:

  1. No use pajillas -pitillos- para tomar sus bebidas o beba de botellas con cuello estrecho. Comer despacio y no fumar también ayuda a evitar la producción de gas. No beba líquidos con burbujas, tales como gaseosas y cerveza.
  2. Intente no tomar los líquidos a sorbos, mascar chicle o chupar caramelos duros le hace tragar aire a menudo. Esto le provoca la producción de gas.

Así se produce la formación de los gases

La aerofagia tiene lugar cuando se come y deglute muy rápidamente, se masca chicle o se beben gaseosas. Algunas personas con dentadura postiza también pueden tragar más aire de lo normal. Mediante los eructos, se pueden eliminar parte de los gases que se han acumulado en el estómago. El resto pasa al intestino delgado en donde son parcialmente absorbidos. Si quedan burbujas de gases, estas se van desplazando con los movimientos intestinales llegando eventualmente al recto. A veces, estos gases producen unos ruidos llamados borborigmos.

Durante la digestión, las enzimas intestinales propias y las presentes en las bacterias de la flora intestinal producen gases. Parte de los alimentos no es digerida -fibras, algunos hidratos de carbono y almidones- pasando al intestino grueso en donde algunas bacterias pueden descomponerlos, produciendo más gases. A veces, estas bacterias producen metano y gases sulfurosos que huelen mal. El tipo de alimentación y la diferencia de la flora intestinal hacen que algunas personas produzcan más gases que otras.

Los gases intestinales están formados por anhídrido carbónico, nitrógeno, oxígeno, hidrógeno y algunas veces metano. El mal olor ocasional del flato se debe a que algunas bacterias presentes en el intestino grueso producen gases que contienen azufre. Aunque todas las persones tienen gases en sus intestinos, si la cantidad es muy grande puede ocasionar molestias y situaciones embarazosas cuando se expulsan.

Compartir
Organización que difunde cómo alimentarse mejor, y asi, optimizar la calidad de vida. Creemos en el dilema: "Somos lo que comemos, y no sabemos como hacerlo". Contacto: alimentacion@gmail.com

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.