Queso para todos: cuál elegir a la hora de consumir

Queso para todos: cuál elegir a la hora de consumir

603
0
Compartir
Alimento ideal para cualquier edad, los quesos frescos tienen un mayor contenido de agua y menor aporte calórico.
Foto: Skånska Matupplevelser

Todos los tipos de queso aportan a una nuestra dieta un gran valor nutritivo. Grasos, magros y semi-magros, las distintas variedades de quesos ofrecen una amplia gama de la cual elegir sin tener que sacrificar la salud por darse un gusto.

Con un buen aporte de ácidos grasos, el queso es un alimento fácilmente digerible, ya que el conjunto de bacterias que ofrece en su composición actúan favorablemente sobre la flora intestinal. Combinado con pan integral, preferentemente de semillas, el queso hace de la dieta una alimentación equilibrada, con suficiente aporte de hidratos de carbono del primero, y proteínas y lípidos del segundo.

Alimento ideal para cualquier edad, los quesos frescos tienen un mayor contenido de agua y menor aporte calórico, al contrario de los quesos semi curados o curados, y resultan idóneos para dietas de adelgazamiento.

El consumo de queso y la salud

El consumo de queso, y de qué clase de queso, debe ser evaluado de acuerdo a la salud y tolerancia de cada persona. Debido a su elevado contenido de sodio, no se recomienda para personas con hipertensión arterial o con insuficiencia renal crónica. En este caso, se recomienda optar por las alternativas de quesos elaborados sin sal o requesón.

Debido a que durante el proceso de maduración del queso, la poca lactosa que pueda quedar se fermenta, las variedades maduras del tipo cheddar, parmesano, o gruyere pueden ser consumidas por personas que sufran de intolerancia la lactosa -teniendo siempre en cuenta la respuesta individual y el grado de intolerancia.

Los quesos grasos no son recomendados para personas con hipercolesterolemia o enfermedades cardiovasculares, ya que su grasa es saturada. En estos casos es preferible optar por quesos magros.

Cómo se lee la etiqueta de un queso

La etiqueta es la parte del queso en la que además de identificar el nombre comercial, el fabricante, el comercializador o importador, nos indica algunas características físicas del producto.

Tipo de leche utilizada: se indican por orden descendente los tipos de leche utilizados.

Leche pasterizada o cruda: indica si la leche se ha sometido al proceso térmico de la pasterización o no.

Porcentaje de extracto seco total mínimo, esto significa qué porcentaje del queso no es agua. El queso está compuesto más o menos por un 25% de materia grasa, 25% de proteína, 49% de agua y 1% de otros componentes. Los componentes que no son agua son el extracto seco.

Por otra parte, el porcentaje de extracto seco sobre el peso total del queso va variando, ya que el agua se va evaporando en las cámaras de maduración, mientras que el extracto seco permanece constante. Es por ello por lo que se indica el extracto seco mínimo. Para que se entienda, si un queso indica un extracto seco mínimo del 45%, al extraer todo el agua de 1kg. de queso quedarán 450 gramos de materia seca.

Porcentaje de materia grasa sobre extracto seco. Este apartado indica el porcentaje de materia grasa que hay en la materia seca total. En la medida que este porcentaje sea mayor, hablamos de queso descremado, semi graso, graso y extra graso.

 

 

Compartir
Organización que difunde cómo alimentarse mejor, y asi, optimizar la calidad de vida. Creemos en el dilema: "Somos lo que comemos, y no sabemos como hacerlo". Contacto: alimentacion@gmail.com

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO