Factores que aumentan del colesterol malo

Factores que aumentan del colesterol malo

1270
0
Compartir
La acumulación de colesterol LDL reduce el caudal de sangre que pasa por las arterias, disminuyendo o cortando el flujo de sangre y oxígeno que llega al corazón. Foto: Jason Thien

Aunque comúnmente se suele asociar a una mala alimentación, sobrepeso y sedentarismo, el colesterol puede tener otras causas. La herencia genética e incluso el estrés también pueden causar una sobreproducción de colesterol y una ineficaz eliminación en el sistema.

Las causas de los valores elevados en el colesterol pueden ser muchas, desde un desequilibrio en la dieta, hasta la herencia genética que predispone a al organismo a acumular una cantidad excesiva de esteroles. En este sentido, e independientemente de si la persona lleva una dieta rica y balanceada y realiza ejercicio físico, se pueden llegar a presentar enfermedades cardiovasculares y altos valores de colesterol. En estos casos los altos valores de colesterol y los problemas coronarios suelen presentarse en dos o más miembros de la familia, y es necesario complementar la medicación indicada por el médico con una dieta adecuada y actividad física.

El ritmo de vida moderno, más bien sedentario, acompañado por una dieta poco saludable son factores de riesgo para la obesidad, epidemia que caracteriza nuestros tiempos. Detrás del alto número de casos de personas que sufren problemas de sobrepeso se encuentra el exceso de grasas saturadas, carbohidratos y sal en las comidas en general; escenario que suele ser el más común para presentar colesterol y problemas cardíacos.

¿Qué es el colesterol?

Las lipoproteínas son sustancias que se transportan las grasas por todo el cuerpo, entre ellas el colesterol, sustancia necesaria para crear la membrana que regula la entrada y salida de sustancias de las células. El colesterol tiene dos fuentes, todo alimento de origen animal, y el mismo cuerpo. El hígado produce un 10% de los esteroles, y en menor porcentaje los testículos, ovarios, e intestino.

Una cierta cantidad de colesterol es esencial para el buen funcionamiento del organismo, pero un exceso en su concentración puede causar que se adhiera a las paredes de venas y arterias. De aquí los resultantes problemas coronarios: la acumulación de colesterol reduce el caudal de sangre que corre por las arterias, disminuyendo el flujo que llega al corazón y al cerebro.

El colesterol alto es asintomático, pero es sin duda un alto factor de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

El estrés como disparador del colesterol

La tensión constante resulta en una excesiva liberación y acumulación de esteroles. El estrés -que en inglés significa literalmente agresión- está considerado como una de las causas de niveles altos de colesterol, y por tanto, como factor de riesgo de padecer arterosclerosis.

El trabajo excesivo, angustiante y en constante tensión y presión son muy nocivos para la salud. El trabajo constante y el desequilibrio por falta de jornadas de descanso en un clima de permanente tensión, exigencias y competitividad dan lugar a estados de ansiedad o inseguridad que pueden fácilmente desencadenar hipertensión arterial, altos niveles de grasas y colesterol en sangre, y hasta infarto de miocardio.

Entre las pruebas y estudios que se han realizado al respecto, resulta curioso y a la vez perfectamente claro una prueba que se realizó con un grupo de estudiantes universitarios. Se tomó una muestra sanguínea para estudiar sus niveles de colesterol en dos ocasiones, la primera unas cuantas semanas antes de los exámenes finales, y la segunda unos pocos días antes. El estudio reveló que los niveles de colesterol en sangre habían aumentado notoriamente en los días cercanos a los exámenes, cuando presentaban un cuadro marcado de ansiedad y tensión.

Posibles desencadenantes del colesterol alto

  • Cambio brusco que represente una aceleración en el ritmo de vida del individuo -como mudarse del campo a la ciudad.
  • Competitividad laboral o individual
  • Preocupaciones y problemas económicos
  • Separaciones, divorcios, problemas familiares de gran tensión para la persona
  • Personas con pluriempleo
  • Jornadas de más de 60 horas semanales
  • Ocupar cargos laborales o profesionales de mucha responsabilidad
  • Sensaciones de insatisfacción
  • Mujeres que trabajan fuera y dentro de casa
  • Jubilación
  • Practicar deportes en demasía y sin medir las posibilidades
  • Un deseo excesivo de constante superación que lleve a la auto-presión.

Dejanos tus Comentarios

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO